Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIAJEROS URBANOS

El color de las hojas en Boston

Rutas y parques para disfrutar del espectáculo cromático del otoño bostoniano

Arces en el Arnold Arboretum, de la Universidad de Harvard. Ampliar foto
Arces en el Arnold Arboretum, de la Universidad de Harvard.

En Boston se adora al otoño. Tras un verano tórrido y húmedo y antes de la llegada del temido invierno, los meses de septiembre y octubre (y hay años que también noviembre) invitan a hacer recorridos urbanos o rurales para admirar el cambio de color de las hojas de los árboles. El llamado fall foliage, la otoñada, es un auténtico espectáculo cromático que nos regalan los árboles de la zona y para admirarlo se pueden hacer deliciosas rutas por alguno de los estados de Nueva Inglaterra.

Este mapa del periódico The Boston Globe nos puede ayudar a decidir nuestro destino dependiendo de si el foliage está en su punto álgido o no. Y si sabemos la semana que queremos hacer el recorrido, en esta web recomiendan rutas para poder ver los colores en esas fechas en su mejor momento. Una de las rutas destacadas cerca de la capital de Massachusetts es la llamada Minuteman Trail. De unos 78 kilómetros de distancia, este histórico trayecto (los minutemen eran los soldados que lucharon en la guerra de la independencia estadounidense) nos llevará a ciudades como Concord y Lexington, escenario de la primera batalla de la Revolución Americana.

Cotinus obovatus, en el Arnold Arboretum. ampliar foto
Cotinus obovatus, en el Arnold Arboretum.

Pero en realidad no hace falta ir muy lejos para apreciar los colores de las hojas (leaf-peeping, como lo llaman los locales). Basta pisar muchas calles de Boston o Cambridge para disfrutar del espectáculo. El arce rojo es una de las especies más comunes en la ciudad y el colorido que ofrece es muy vistoso. El parque más céntrico, el Boston Common, es, junto al adyacente Public Gardens, un buen sitio para observar los cambios crómaticos en sus distintas variedades de arces y robles. En el vecino y aristocrático barrio de Beacon Hill, las hiedras que trepan y recubren muchas de las casas de ladrillo rojo, también se tornan de color rojizo.

Y sin tener que salir de la ciudad, en los barrios de Jamaica Plain y Roslindale, se encuentra el Arnold Arboretum, sin lugar a dudas uno de los mejores sitios para observar el cambio de color de los árboles en Boston. Accesible a través de la línea naranja del metro, este gran parque tiene una superficie de unas 107 hectáreas y más de 5.000 especies de plantas y árboles. El arboreto, que es una colección de árboles destinada a fines científicos, es una asociación público-privada entre la Universidad de Harvard y la ciudad de Boston.

Los auténticos protagonistas del otoño en este espacio son su colección de arces, el árbol de katsura, el gingko o árbol de los 40 escudos, el alerce y los cotinus, también llamados árboles del humo o de las pelucas. Aunque el arboreto no tiene especificada una ruta para seguir los colores del otoño, un buen lugar donde empezar es en la colección de arces, en Meadow Road.

Al otro lado del río Charles, en Cambridge, el Mount Auburn Cemetery también ofrece un lugar privilegiado desde el que dejarse impresionar por los cambios de colores otoñales. Fundado en 1831 como el primer cementerio-jardín de Estados Unidos, al recorrer las 70 hectáreas de este espacio en los puntos álgidos del ‘foliage’ podremos ver tonalidades amarillas, naranjas, rojas y hasta violetas en muchos de sus numeroso árboles.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.