Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Dormir

Desayuno futurista

CERES HOTEL & SPA, una vieja fábrica de harinas situada en el centro de la localidad burgalesa de Lerma

Salón del hotel Ceres, en la localidad burgalesa de Lerma. Ampliar foto
Salón del hotel Ceres, en la localidad burgalesa de Lerma.

Quizá porque el parador de los Duques de Lerma impone su esbeltez arquitectónica sobre el horizonte inabarcable del páramo castellano, el proyecto de convertir en hotel una fábrica de harinas del siglo XIX era para la familia Valderrama una iniciativa rentable. Sin matar por su rango histórico, el edificio construido en 1932 a unos metros del palacio ducal sirvió hasta hace poco para el avituallamiento panificador de toda la Ribera del Duero.

Puntuación: 6,5
Arquitectura 5
Decoración 6
Estado de conservación 8
Confortabilidad habitaciones 5
Aseos 7
Ambiente 6
Desayuno 8
Atención 9
Tranquilidad 8
Instalaciones 6

Su fachada clara predispone a unos interiores aún más luminosos. La ordenación de los espacios sigue una pauta cartesiana, tan utilitaria que ni siquiera la estratégica oferta del spa (dos piscinas de chorros y varias salas de masajes) consigue raptar las miradas ajenas. Torpe en algunos detalles de su diseño, la instalación hace dificultosas las circulaciones, que obliga a los proveedores a pasar por delante de los comensales. Se salva, y de qué modo, el largo corredor de acceso desde el exterior. Si no fuera porque la intervención en el edificio exigía preservar el frontis de la antigua fábrica de harinas y dotar al hotel de una entrada para discapacitados, se diría que el propio Le Corbusier inventó aquí el concepto de promenade para la entrada a un edificio.

Tres plantas de habitaciones con decoraciones pictóricas resuelven lo esencial. La primera exhibe unos frescos de amapolas. La segunda añade unos cuadros con motivos de tejados. Y la tercera, abuhardillada, lleva girasoles o paisajes genéricos de la comarca. En todas, el mobiliario es somero, pero estético. Espacios diáfanos, fáciles para la limpieza, bien insonorizados. Y con iluminación de bajo consumo energético. El lecho matrimonial es hijo de la unión de dos camas mediante unas simples sábanas, sin cubrecolchón que las fije, lo que puede resultar incómodo si se duerme a solas. Las ventanas, batientes con eje central, se quedan cerradas a cal y canto, sin ninguna ventilación.

Habitación del hotel Ceres, en Lerma (Burgos). ampliar foto
Habitación del hotel Ceres, en Lerma (Burgos).

De noche, el principal atractivo se centra en el comedor, donde oficia Íñigo Rodríguez, una joven promesa. Por la mañana, el desayuno adelanta algunas claves de lo que será la hotelería low cost del futuro. Nada de bufé, ni de ofertas culinarias groseras. El menú se sirve en mesa y consta de propuestas caseras preelaboradas, con guiños formales y divertidos como el servicio de zumos y yogures en envases herméticos, bollería dulce en lamas cerámicas y una tarta de queso en doble platillo.

Después de probarlo, lo peor es tener que decir adiós.

CERES HOTEL & SPA

Categoría: cuatro estrellas. Dirección: Hospital, 4. Lerma, Burgos. Teléfono: 947 17 71 50. Internet: www.hotelspaceres.com. Instalaciones: salón, spa, restaurante. Habitaciones: 24 dobles. Servicios: algunas habitaciones adaptadas para discapacitados; animales domésticos, prohibidos. Precios: desde 75 euros, desayuno e IVA incluidos; 10 tapas para dos personas, 35 euros; alojamiento, cena y peeling de uva en el spa, 145 euros para dos personas.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.