Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIAJEROS URBANOS

Museos de Viena: del de la tortura al de los osos de peluche

Recorrido por los museos más variopintos y extraños de la ciudad austriaca

Interior del Museo de las Copias de Arte Falsificadas. Ampliar foto
Interior del Museo de las Copias de Arte Falsificadas.

La oferta cultural de Viena es sobrecogedora. Con más de un centenar de museos e incontables edificios históricos, elegir entre el Belvedere, el Albertina, el Museumsquartier, el Museo de Historia del Arte o la Kunsthauswien, por nombrar sólo un puñado, puede ser una ardua tarea. Klimt, Mozart, Durero, Hundertwasser o Sissi son algunos de los personajes que llenan los museos y exposiciones vieneses. Pero, además, Viena también ofrece una serie de museos únicos y singulares que merece la pena visitar.

Se puede empezar el recorrido por la filial austriaca de Madame Tussauds (en el parque de atracciones de Prater, Riesenradplatz 5, (0043) 18903366). En la versión vienesa del museo de cera más grande y famoso del mundo nos esperan la emperatriz María Teresa I de Austria, el héroe de la Segunda Guerra Mundial Oskar Schindler, los compositores Beethoven y Mozart, el psicoanalista Freud o el físico Einstein, entre muchos otros.

Si las copias en cera de personajes famosos no son lo suficientemente atractivas, se puede probar el Museo Médico Josephinum (Währinger Straße 25, (0043) 1427763422), que alberga una de las mejores colecciones de modelos anátomicos del mundo. Sin salir del campo médico, no debemos pasar por alto el Museo del Aborto y de la Anticoncepción (Mariahilfer Gürtel 37, (0043) 123630002), donde se exploran estos conceptos desde un punto de vista médico y social; o el Museo Dental (Währinger Straße 25, (0043) 1427767123), en el que aprenderemos de dónde vienen los dolores de muelas, y cómo se han tratado desde tiempos remotos.

Algunos museos vieneses no son para aprensivos. La Colección Patológica-Anatómica de la Torre de los Locos (Spitalgasse 2, 0043 14068672) nos ofrece una colección de calaveras de sifilíticos, fetos desfigurados, esqueletos de niños hidrocéfalos y modelos de órganos infectados con enfermedades de transmisión sexual. La colección del Narrenturm puede dejarle a uno sin habla durante un buen rato. La lista macabra continua con el Museo Funerario (Goldeggasse 19, (0043) 1501950), donde se explican los diferentes usos funerarios centroeuropeos y su evolución histórica, así como la especial relación de los vieneses pudientes con las pompas fúnebres y con un cadáver bien presentado. Si aún nos queda aliento, no debemos pasar por alto el Museo de la Tortura (Fritz-Grünbaum-Platz 1, (0043) 15954593), donde se exploran los diferentes medios de tortura y ejecución desde la antigüedad hasta el presente.

Para recuperarnos de los museos anteriores, podemos ir al Museo del Circo y los Payasos (Ilgplatz 7), que nos llevará a un mundo de fantasía e imaginación. Claro que el Museo de las Copias de Arte Falsificadas (Löwengasse 28, 0043 17152296) tampoco es una mala opción. Este museo ofrece una amplia colección de copias de las obras de arte más famosas del mundo. También hace un repaso a la historia de las falsificaciones, y a la de falsificadores famosos.

Si lo que nos gusta es la geografía, sin duda nuestro lugar será el Museo de los Globos Terráqueos (Herrengasse 9, 0043 153410710), la colección de globos terráqueos abierta al público más grande del mundo. Este museo alberga joyas que datan del siglo XVI en adelante, entre las que destacan las manufacturadas por Gemma Frisius y Gerard Mercator, o curiosidades como globos marcianos y lunares.

Claro que a este paso uno debe de tener ya hambre y sed. El Museo de Chocolate (Willendorfer Gasse 2, 0043 1667211019) ofrece un dulce recordatorio de su historia, así como de su proceso de fabricación. ¡Ni que decir tiene que uno puede probar el chocolate recién hecho! Y para digerir un buen atracón de cacao nada mejor que un chupito. En el Museo de los Licores (Wilhelmstraße 19, 0043 18157300) nos mostrarán todos los pormenores e historia de los licores y aguardiantes germanos. Estos licores pueden acompañarse con un buen café. Para ello, debemos ir al Museo del Café (Vogelsanggasse 36, (0043) 6764068728). La relación de Austria y especialmente de Viena con el café data del siglo XVI, ya que esta ciudad fue una de las puertas por las que entró y se popularizó en Europa. En este museo se analiza la historia de su producción y consumo, repasando artefactos y estilos.

Si no puedes esperar a recorrer los museos vieneses, el Museo Vienés de los Osos de Peluche (Wiener Teddybärenmuseum) es tu mejor elección. Aunque cerró sus puertas físicas en 2001, la colección, que cuenta con piezas de más de un siglo de antigüedad, puede aún visitarse online.

El sábado 6 de octubre tendrá lugar en Viena la Noche de los Museos (Lange Nacht der Museen), una cita ya habitual en muchas ciudades de Europa, que tuvo su origen en Berlín en 1997. Esa noche, y con una única entrada, se pueden disfrutar de más de 120 museos por toda la ciudad. Es una noche perfecta para alejarse de los grandes museos de Viena y echar un ojo a los más extraños.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.