Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Rutas urbanas

Calle alta, calle baja

Un paseo por las dos Correderas de San Pablo, en Madrid, con el ‘showman’ Juan Pablo di Pace

Juan Pablo di Pace, en la tienda de ropa 'vintage' Retro City, en Madrid. Ampliar foto
Juan Pablo di Pace, en la tienda de ropa 'vintage' Retro City, en Madrid.

Comienza la ruta en El Hombre Moderno (calle del Pez, 2; 915 21 44 32), un bar-restaurante con especialidades argentinas. Aquí, sentado ante dos empanadas rellenas de carne ecológica y un pequeño recipiente con salsa de chimichurri, Juan Pablo di Pace —el pelo negro y ondulado, la barba de un día— recuerda aquellas noches de 2009 cuando después de interpretar a Tony Manero en el teatro venía a este local para cenar “las empanaditas de mamá”.

El Hombre Moderno, bar en el número 2 de la calle del Pez, en Madrid. ampliar foto
El Hombre Moderno, bar en el número 2 de la calle del Pez, en Madrid.

Di Pace había llegado a Madrid después de haber vivido varios años en Londres, donde estudió danza, canto y actuación. En la Gran Vía encontró “el calor de Madrid”, y se refiere al calor humano, al del termómetro y al fragor callejero. Fue protagonista de Fiebre de sábado noche y Más de 100 mentiras, y también actuó en series de televisión como Física y química. En su nuevo espectáculo, Primer acto, un vibrante y humorístico repaso a su vida en el que canta y hace alarde de su dominio artístico, cuenta cómo consiguió un papel (sin frase) en Mamma mia! al lado de Meryl Streep. Lo mismo se ríe de sí mismo que recuerda emocionado su amistad con un hombre con autismo. Un one-man-show (espectáculo en solitario) que anima la boyante cartelera alternativa de la ciudad.

Calle alta, calle baja

Leyenda del mapa:

1: El Hombre Moderno
2: Se Abre el Telón Cabaret
3: La Mansion de la Lanterne Rouge
4: Retro City
5: La Realidad
6: La Cocina de mi Vecina

Antes de adentrarnos en la Corredera Baja de San Pablo y la Corredera Alta de San Pablo, una misma calle que cambia de nombre en el barrio de Malasaña, nos desviamos hacia el cercano Se Abre el Telón Cabaret (Loreto Prado y Enrique Chicote, 3; 915 22 43 51). De las paredes de este teatro-bar cuelgan ahora cuadros de Marta Maineri, madre de Di Pace. El cantante y actor viene aquí algunas noches y se sienta en cualquiera de estas sillas de colores para charlar con sus amigos y ver algún espectáculo. Él mismo ha actuado aquí.

Avanzamos hacia La Mansion de la Lanterne Rouge (Corredera Baja de San Pablo, 45; 913 10 79 61), una tienda de ropa y accesorios para estar a la última gracias a los diseñadores independientes que venden algunas de sus creaciones. Más tarde nos detenemos ante las vitrinas con muñecas Barbie de Retro City (Corredera Alta de San Pablo, 4), un bazar de ropa vintage. Son prendas de segunda mano compradas en toda Europa. Di Pace elige una chaqueta, luego un sombrero, y posa para el fotógrafo en medio de dos maniquíes. “Si tuvieran de mi talla, me compraría una chupa de cuero o un sombrero gris”, dice sonriendo.

La Realidad, un bar ideal para tomar un 'gin-tonic' en el 51 de la Corredera Baja de San Pablo. ampliar foto
La Realidad, un bar ideal para tomar un 'gin-tonic' en el 51 de la Corredera Baja de San Pablo.

Ahora, una pausa en el bar La Realidad (Corredera Baja de San Pablo, 51; 915 32 80 55). Aquí es frecuente escuchar a declamadores de poesía y a cantantes que improvisan un miniconcierto aprovechando que están en petit comité. “Hace dos semanas vino Julieta Venegas y cantó algunos temas; no solemos anunciar este tipo de cosas, los más asiduos ya lo saben”, dice una de las chicas que atiende la barra. La especialidad de la casa son los gin-tonics, con 27 referencias de ginebra. Pero, de momento, Di Pace pide “una caña fresquita” y cuenta cómo en apenas un par de meses escribió el monólogo que ahora representa en Madrid. “Es un ejercicio sobre el proceso de soñar y seguir adelante”, cuenta. “Quiero decir que uno siempre empieza de cero. Para mí, la belleza de esta profesión es no perder nunca de vista el objetivo y no parar de soñar nunca. El camino tiene muchas piedras, divertidas, ridículas, absurdas. Dije: ‘Voy a contar y cantar lo que me apetezca’. Y así fue. Es el primer acto de algo, que no sé ni siquiera qué es”.

La calle de la Corredera Alta de San Pablo, vista desde La Cocina de mi Vecina, en Madrid. ampliar foto
La calle de la Corredera Alta de San Pablo, vista desde La Cocina de mi Vecina, en Madrid.

Unos minutos después llegamos al restaurante La Cocina de mi Vecina (Corredera Alta de San Pablo, 15; 915 21 06 24). “Lo que me gusta de este lugar es que es un poco nórdico”, dice Juan Pablo di Pace. “Aquí he tenido muchas reuniones de trabajo, he leído guiones, he aprendido guiones. Aquí se come genial. No sé, a mí me gusta desayunar huevos con salmón, por ejemplo, y aquí puedo. Y me gusta esta onda de la mesa grande donde mucha gente se puede sentar”.

En esta mesa grande de madera, acompañado por un té verde, Di Pace rememora el día en que su madre lo llevó a conocer la televisión. “Vivíamos en Buenos Aires, éramos cuatro hermanos y ella estaba un poco harta de tenernos siempre en casa, por lo que un día se le ocurrió hacer una excursión a la tele. Fuimos a Tele2. La cola de las visitas guiadas era enorme. Vimos que había otra cola más corta, pero era para entrar al programa Si lo sabe, cante. Y entonces dijo mi madre: ‘¿Qué tal si nos metemos al programa y tú y tus hermanos cantáis?’. Yo la miré con terror. Cantamos Una canzone di amore, supercutre, tipo Eurovisión de los años ochenta, y ganamos el primer premio: unas zapatillas, un loro y una pelota. Pero al final no nos dieron nada. Todo aquello de los premios formaba parte del programa; era un paripé”.

  • Primer acto, monólogo con canciones interpretado por Juan Pablo di Pace, se representa los días 27 de septiembre y 4 de octubre en el teatro Arenal (Mayor, 6), a las 22.30.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.