Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BUSCAME AHÍ

La invasión de los jacintos

En Dhaka, Bangladesh, ante la imposibilidad de erradicar los jacintos de agua que anegan el río Buriganga, se emplean como fertilizante, biomasa o para producir papel

Jacintos de agua en el río de Buriganga, a su paso por Dhaka, Bangladesh. Ampliar foto
Jacintos de agua en el río de Buriganga, a su paso por Dhaka, Bangladesh.

A veces, una fotografía de viajes incita a la reflexión. En 1989 fue detectada la presencia de una planta nunca vista antes en el lago Victoria, el segundo más grande del mundo, situado entre Kenia, Tanzania y Uganda: el jacinto de agua (Eichhornia crassipes), una planta acuática originaria de Sudamérica que se extiende con gran rapidez, colapsando los ríos y lagos de las regiones tropicales. Nadie sabe cómo llegó hasta allí, pero el hecho es que, favorecido su crecimiento por todo tipo de vertidos, una década después cubría el 15% de la superficie del lago. Los de la foto anegan el río Buriganga, uno de los más contaminados del mundo, a su paso por Dhaka, la capital de Bangladesh, donde, ante la imposibilidad de erradicarlos, se emplean como fertilizante, biomasa para producir metano o fuente de celulosa para papel.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.