Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIAJEROS URBANOS

El ojo de Ámsterdam

El edificio del Instituto Holandés de Cine es una de las nuevas atracciones de la ciudad europea

Eye Film Institute, en Ámsterdam. Ver fotogalería
Eye Film Institute, en Ámsterdam.

El Instituto Holandés de Cine se mudó la pasada primavera de su anterior ubicación en Vondelpark a este increíble nuevo edificio en la ribera norte del río IJ de Ámsterdam al que han llamado Eye (ojo). Un nombre más que apropiado, no solo por su forma, sino también por su mirada al cine y las espectaculares vista que ofrece del río y de la ciudad.

Las instalaciones y el edificio son algo increíble de ver y de utilizar. Pero, además, con la apertura de este museo se da un paso gigante en la remodelación de la orilla norte de la ciudad y de este nuevo distrito urbano llamado Overhoeks. Una decisión bien estudiada por el ayuntamiento y los inversores privados para dar un empujón tanto cultural como social a esta parte del Norte de Ámsterdam que había sido bastante descuidada anteriormente. Eye, junto con la planificación de la línea de metro Norte-Sur, que está previsto que esté acabada en 2017, ya deja ver el renacimiento de este barrio en el que empiezan a aflorar nuevos bares, galerías, restaurantes, etc.

En tan solo dos meses este nuevo edificio ya había recibido más de 225.000 visitas, de las cuales 100.000 habían pagado por alguno de los servicios. Eye quiere ser una puerta de entrada al mundo de la imagen en movimiento, y así fue como lo plasmó en su proyecto el estudio de arquitectos vienés Delugan Meissl Associated, también responsables del Museo Porsche en Stuttgart.

El edificio hace referencia a la experiencia de ir al cine como un juego de luz, espacio y movimiento. La fachada refleja la luz en constante cambio; de hecho, el edificio cambia por completo con el reflejo del sol o con las luces al anochecer, que parecen transformarlo en un cuerpo animado. 

Eye abre 7 días a la semana y cuenta con más de 40.000 títulos que cubren todo el espectro de la historia del cine: del cine mudo hasta las últimas producciones en 3D, de la vanguardia rusa al cine mainstream americano, desde clásicos de Hollywood a las últimas producciones realizadas por jóvenes talentos de todo el mundo. En el sótano, los visitantes pueden vagar de forma interactiva a través de la colección digitalizada del museo.

Este Instituto organiza cuatro grandes exhibiciones al año para invitar a descubrir la riqueza y el poder del cine. Los cuatro cines del edificio muestran películas relacionadas con el tema en cuestión, y la primera exhibición está dedicada a Stanley Kubrick.

Se pueden alquilar salas para todo tipo de eventos y tiene un amplio restaurante para comer y cenar. Desde la terraza, hay una vista espectacular sobre el IJ, la Estación Central y Westerdokseiland, un lugar perfecto para desconectar de la ciudad de casas de cuento y canales y observar su lado más moderno. El menú además está elaborado por los propietarios de dos famosos restaurantes de Ámsterdam, Café Restaurant Ámsterdam y Restaurant Dauphine. También hay wifi gratuito en todo el edificio, y cuenta con licencia para celebrar bodas, todo muy de cine.

La mejor forma de llegar es con el ferry 56 que parte desde la parte de atrás de la estación central de trenes. El barco es gratuito, tarda aproximadamente dos minutos en cruzar el rio y funciona las 24 horas del día.

El Instituto Holandés de Cine fue fundado el 1 de enero de 2010 como consecuencia de la fusión de cuatro organizaciones de cine: Holland Film, el Nederlands Instituut voor Filmeducatie, Filmbank y el Filmmuseum. Este centro se dedica al desarrollo de la cultura cinematográfica en los Países Bajos y tiene como objetivos promover las películas holandesas en el país y en el extranjero y fomentar el debate y la reflexión sobre el papel del cine y los medios de comunicación en la sociedad actual.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información