Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los top

10 playas traslúcidas

Aguas del color del jade y bañistas que parecen flotar sobre el mar

Recorrido por los arenales más limpios de nuestras costas

Aguas transparentes en Cala Conta, Ibiza. Ampliar foto
Aguas transparentes en Cala Conta, Ibiza.

Ni beldad paisajística ni finura arenácea; hoy buscamos tentadoras aguas de claridad cegadora, sabiendo que la naturaleza está de nuestra parte: todavía calentita el agua de mar, y los contaminantes y desagües, alejados del bañista.

01 Ses Illetes

Formentera

Playa de Ses Illetes, en Formentera. ampliar foto
Playa de Ses Illetes, en Formentera.

Bañadores de marca buscan un lugar bajo el sol desde finos arenales bañados por aguas de vidrio inmersas en el Parque Natural de las Salinas de Ibiza y Formentera. Enfrente, el islote ibicenco de Es Vedrà y barcos suspendidos en la transparente lámina de agua. La retina se queda un instante en estado de shock. Esta iconografía del reposo se la debemos a nuestra amiga la posidonia, planta acuática que con el poder oxigenante de sus praderas genera un hábitat que nunca se cansan de ponderar los fotógrafos submarinistas. El peaje de coches y motos baja a 4 euros a partir del día 16 de septiembre; mejor ir en transporte público.

02 Es Talaier

Ciudadela (Menorca)

Conviene madrugar para encontrar plaza en el aparcamiento del Arenal de Son Saura (circula hasta el próximo día 23 de septiembre un autobús-lanzadera desde Ciudadela, 971 38 64 61). Porque de Son Saura parte el tramo de Camí de Cavalls que en 15 minutos nos deposita en la caleta de Es Talaier. La sensación al hollarla es la misma que se tiene cuando alguien te cuenta un secreto. Pinares, arena blanca, un efecto óptico de bañistas que, ingrávidos, parecen levitar. Otra ventaja añadida: los escollos no permiten acercarse a los barcos de recreo. ¡Sueño cumplido!

03 Cala Conta

Sant Josep de Sa Talaia (Ibiza)

Visto desde el acantilado de media altura, un Mediterráneo esmeraldino tachonado de islotes penetra con fuerza en los ojos del playero contumaz. Toda la paleta de blanquiazules se extienden ante su mirada, especialmente desde el pequeño muelle. Una sucesión de blancos retazos de arena refinadísima, de los que el más apartado está consagrado al naturismo. Desde la terraza del restaurante de comida india Sunset Ashram (Tel. 971 80 63 10; www.sunsetashram.com) se disfrutan de inolvidables y musicales atardeceres mojito en mano. A Cala Conta se puede llegar desde Sant Antoni de Portmany en autobús y barco.

04 Figueiras

Islas Cíes, Vigo (Pontevedra)

Su catalogación dentro del Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia, así como la limitación de afluencia al pasaje de los barcos, dan idea de la calidad de los hábitats submarinos de las illas Cíes. Agua translucida, pinos y arenas como de cal... pero lejos de la imagen de folleto, puesto que sus aguas resultan gélidas. En Figueiras predominan dunas de alto porte y menudean los naturistas (sin estropearlas). Está prohibido el fondeo.

05 Sotavento de Jandía

Pájara (Fuerteventura)

Playa Esmeralda, en la península de Jandía (Fuerteventura). ampliar foto
Playa Esmeralda, en la península de Jandía (Fuerteventura).

Es imposible no sentir una punzada observando los 26 kilómetros de playazos que tapizan el sureste de la península de Jandía, declarada parque natural. Y es que, Fuerteventura, a diferencia de otras islas canarias, dispone de plataforma litoral, demostrando con ello que el Atlántico es capaz de pintarse con toda la paleta de colores. Jandía combina aguas cristalinas del color del jade y la malaquita, en torno a 20 grados de temperatura, y la luminosidad africana. Foto obligada desde el mirador de Pecenescal.

06 Caleta de Papagayo

Yaiza (Lanzarote)

¿Quién dijo que Lanzarote carece de playas de alcurnia? De entre los retazos de arena virgen que alfombran su punta suroriental, la caleta de Papagayo, por su perfil aplacerado, logra que resalte la calidad de su océano: toda una invitación al baño frente al islote de Lobos. De hecho, la caleta sirvió de fondeadero hasta la construcción del puerto de Playa Blanca (el canal de varado ocupa la zona central). Nos encontramos en el Monumento Natural de Los Ajaches. A los vehículos motorizados se les aplica un peaje de 3 euros.

07 Isla de Tabarca

Alicante

Nada en su faz pedregosa y rústica anuncia el festival sumergido, con lecho arenoso, que explota apenas se pone el pie en un Mediterráneo de cimbreante movilidad subacuática. Se trata de la primera reserva marina declarada en España, con una notable calidez de sus aguas, en torno a 18 grados. Septiembre es el mes idóneo para evitar las aglomeraciones movidas por arrebatos gastronómicos –léase caldero tabarquino— antes que playero. La inauguración del hotel boutique (www.hotelislatabarca.com) añade interés, puesto que Tabarca cuando se disfruta de verdad es cuando la abandona el último turista. Salidas desde Santa Pola.

08 S’Amarador

Santanyí (Mallorca)

Cala de S’Amarador, en Santayí (Mallorca). ampliar foto
Cala de S’Amarador, en Santayí (Mallorca).

No por guardar las esencias prístinas mallorquinas deja de ser el Parque Natural de Mondragó un destino abarrotado de turistas centroeuropeos. De ahí que elijamos S’Amarador, playa de acceso algo más complicado (el desvío se encuentra entre Santanyí y Cala Figuera), pero de un azul tan restallante como el resto de calas. Su franja arenosa es ancha, dotada con dunas; unos escars (varaderos tradicionales con las viviendas en la parte superior) incrustados en la roca, le otorgan encanto etnográfico.

09 Marina del Este

Almuñécar (Granada)

La luminosidad radiante de la costa almuñequera rinde tributo a las estribaciones de Sierra Nevada, que cae en tajos verticales al mar, sin ríos ni playas de arena que enturbien sus aguas. Ello, claro, para solaz de submarinistas buscadores del pez luna. Todo el año se les ve entrar y salir con sus neoprenos por la playa de Marina del Este, una de las pocas de Andalucía que permiten bucear cuando castiga el viento de poniente gracias a la pantalla natural que ejerce la punta de la Mona. La empresa Buceo La Herradura (www.buceolaherradura.com) cumple este año 20 años de existencia.

10 Cala Estreta

Palamós (Girona)

Debido al riesgo de incendios, el acceso en coche más a mano se encuentra en la playa de Castell, una de las más sobresalientes de la Costa Brava. Buscar en el mirador de la Foradada la senda que, entre pinos, comunica Castell con cala Estreta en unos 40 minutos. Al fin, la caleta soñada, formando una gran poza rodeada de escollos, que revela en su ensimismamiento el litoral más onírico. Conserva la antigua barraca de pescadores y frente a ella surgen las islas Hormigas.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.