Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
24 HORAS EN... VIGO

Una docena de ostras y dos de playas

Del bullicio del puerto a las fundaciones de arte contemporáneo de la calle de Policarpo Sanz

Miradores con vistas a las islas Cíes, y en el centro, un festín de marisco, tapas y albariño

Fundación Pedro Barrié de la Maza, alojada en un edificio de Tuñón y Mansilla. Ampliar foto
Fundación Pedro Barrié de la Maza, alojada en un edificio de Tuñón y Mansilla.

Nadie supo dar con los tesoros de los galeones hundidos en la ría viguesa durante la batalla de Rande (1702): salvo el capitán Nemo, que los usaba como cajeros automáticos. En realidad, el tesoro de Vigo está a la vista: un puerto de seis kilómetros al que llegan 250.000 viajeros al año y un tercio de la pesca fresca que se subasta en España.

8.00 El muelle que nunca duerme

Un crucero en el muelle de Transatlánticos, en el puerto de Vigo. ampliar foto
Un crucero en el muelle de Transatlánticos, en el puerto de Vigo.

Es enorme el puerto de Vigo (1). E insomne. Un gigante que, antes de que la ciudad se desperece, engulle a los barcos que vienen de faenar en el Gran Sol y ofrece su plata olorosa al mejor postor. Dos nadadores colosales de bronce, obra de Francisco Leiro, delimitan la zona más vistosa, la que se extiende desde la plaza de la Estrella hasta el muelle de Transatlánticos. Al lado, en Cánovas del Castillo, se halla el Centro de Recepción de Visitantes (2) (www.turismodevigo.es; 986 22 47 57). Los fanáticos de los ambientes portuarios pueden continuar bordeando el barrio marinero de O Berbés y desayunar café con churros en el legendario bar Das Almas Perdidas (3) (glorieta de San Francisco, s/n; 986 29 77 64) junto con los pescadores y los subasteiros de la vecina lonja. La Autoridad Portuaria organiza visitas para grupos (www.apvigo.com; 986 26 80 00).

10.00 Arenas urbanas o salvajes

Donde acaba el puerto, en el barrio de Bouzas, comienzan las playas. Hay 24, desde rústicas caletas hasta arenales kilométricos con paseo marítimo, cual Samil y O Vao, pero todas de arena fina y blanquísima. Entre las playitas de O Cocho y Os Olmos se levanta el Museo do Mar (4) (www.museodomar.com; 986 24 77 50), dedicado a la pesca. Impactante arquitectura la de esta antigua fábrica de conservas rehabilitada por César Portela: naves de puro granito, ventanales abiertos al cabo Home y a las islas Cíes... Más bellas y salvajes, las playas de las islas Cíes (5) no son para ir solo un rato. La travesía desde Vigo dura 50 minutos y cuesta 18,50 euros. Hay que reservar, porque el número de visitantes está limitado a 2.200 diarios. La principal naviera es Mar de Ons (www.mardeons.com; 986 22 52 72).

TIenda de objetos de mimbre en la rúa dos Cesteiros, en Vigo. ampliar foto
TIenda de objetos de mimbre en la rúa dos Cesteiros, en Vigo.

12.00 Cestas y terrazas

Es buena hora esta, la más animada, para recorrer el casco viejo, sus rúas fragantes a albariño y cocedura de marisco. No hay mejor modo de acceder a él que la pasarela en rampa que lleva del muelle de Transatlánticos al mercado da Pedra (6), del futuro al pasado, atravesando los cubos cristalinos del centro comercial A Laxe (7), proyectado por Oíza. A la izquierda, según se sale de la pasarela, se descubre la rúa Pescadería, donde los más preciados frutos de la ría, las ostras, se venden en puestos callejeros y se comen in situ (de 10 a 18 euros la docena). Poco más arriba, en la colegiata de Santa María (8), se venera al Cristo de la Victoria, del que se dice que ayudó a reconquistar la ciudad de los franceses en 1809. También se decía que era una talla en madera negra, pero en 1998 se limpió y se vio que no. Por la rúa dos Cesteiros, en la que aún resiste algún heroico artesano del mimbre, se sube a la plaza de la Constitución (9), ágora solariega y porticada, idónea para refrescarse en las terrazas de bares y cafés como Soportales, Vinotales, Grettel...

14.00 Bocadillos de jamón asado

Para comer, una buena alternativa a las marisquerías de la rúa Pescadería son las taperías de las calles de Teófilo Llorente, Oliva, Cesteiros y Joaquín Yáñez. En el último concurso de tapas del casco viejo (10) ganó la crepería Cre-Cottê (Oliva, 10; www.crecotte.com; 986 43 82 26) y quedó tercera la taberna A Curuxa (Cesteiros, 7; 986 43 88 57). Segunda fue Retranca (Oliva, 16; www.retranca.es; 986 19 04 21), y eso que es una confitería famosa por sus dulces olivicas y sus suspiros del Cristo de la Victoria. La verdad es que tiene de todo, desde ensaladas hasta bocadillos de jamón asado casero, incluso una merienda para la crisis: café y pastel, 1,50 euros.

16.00 Cinco citas con el arte moderno

Una docena de ostras y dos de playas ampliar foto

Da gusto salir del enrevesado casco viejo y echarse a andar por la ancha calle de Policarpo Sanz (11), entre suntuosos edificios que hablan de la pujanza económica de la burguesía viguesa de finales del siglo XIX e inicios del XX, varios de ellos ocupados hoy por fundaciones culturales. En el número 15 está la Fundación Laxeiro (www.laxeiro.es; 986 43 84 75), que atesora 62 obras del principal representante de la vanguardia pictórica gallega del siglo XX. En el 24, el Centro Social Novacaixagalicia (www.coleccioncaixanova.com; 986 12 00 78), con la mejor colección de arte gallego. En el 31, la sede viguesa de la fundación Pedro Barrié de la Maza (www.fbarrie.org; 986 11 02 20), proyecto laureado de los arquitectos Tuñón y Mansilla. Y en la vecina calle del Príncipe, el Museo de Arte Contemporánea de Vigo (Marco) (12) (www.marcovigo.com; 986 11 39 00). Otra cita apetecible con la modernidad es el campus de la Universidad de Vigo (13) (www.uvigo.es; 986 81 20 00), una futurista ciudad del saber planeada en lo alto de un monte por Enric Miralles. Pilla un poco lejos, así que hay que ir en coche o autobús (líneas U1, U2, 15C y 8).

18.00 El San Francisco de Galicia

Al monte de O Castro (14) sí que se puede subir paseando, porque está en el centro mismo de la ciudad. Aquí hay 11 variedades de camelios, pinos y cedros monumentales, y hay una fortaleza del siglo XVII desde cuyas murallas la vista vuela sin estorbo hasta las islas Cíes. Cercando el monte se ven 10.000 casas que trepan por las calles empinadas desde la orilla del mar. Otro parque que merece la pena visitar es el Quiñones de León (15) (www.museodevigo.org; 986 29 50 70), que está al sur de la ciudad, junto a un pazo del siglo XVII donde se exhiben más de 1.500 obras de arte y piezas arqueológicas. En el jardín, diseñado a finales del XIX, habita un ejemplar de Camellia japonica, conocido como Camelia Matusalén, que si no es el más viejo de Galicia, por ahí le anda.

La mejor vista de Vigo la ofrece el monte da Guía, que visten pinos y robles y corona la ermita de Nosa Señora da Guía (16): se ven desde las Cíes hasta el enorme puente atirantado de Rande (1.558 metros), por el que la autopista AP-9 cruza la ría.

21.30 Rock y más

Se está de lujo en verano tomando la primera en las terrazas de la calle de Montero Ríos (17), junto al puerto deportivo. Para el resto del año y de la noche, hay dos zonas calientes: una más alternativa, la de Churruca (18), donde los imanes son las salas de conciertos La Iguana Club (Churruca, 14) y La Fábrica de Chocolate (Rogelio Abalde, 22). Y otra algo más pija, la del Arenal (19), cuyos locales de referencia son el bar temático americano Twenty Century Rock (Arenal, 18) y la discoteca Pub Ferré (Arenal, 14).

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.