Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Locos por las aves

Descubrir el cortejo de las aves del paraíso, la nube rosada de flamencos en Kenia o los pingüinos en la Antártida desde 10 observatorios privilegiados

Loros arcoíris en el Currumbin Wildlife Sanctuary, en Australia. Ampliar foto
Loros arcoíris en el Currumbin Wildlife Sanctuary, en Australia.

Son menos llamativas que los grandes elefantes o las elegantes girafas, pero las aves pueden quedar igual de resultonas (o mas) en nuestras fotografías viajeras. Existen millones de personas en todo el mundo que practican un tipo de safari fotográfico diferente: armados con cámaras y prismáticos, los ‘cazadores’ de aves acuden espectantes a cotos ornitológicos como estos que las guías Lonely Planet recomiendan.

 01. Albatros y kiwis en Nueva Zelanda

El kiwi es el símbolo de Nueva Zelanda e incluso da nombre a sus habitantes que se llaman orgullosamente “kiwis”. Es una simpática ave con más de 70 millones de años de existencia, tímida, que no vuela y parece una pelotita marrón y esponjosa. Uno de los pocos sitios del planeta donde pueden observarse en libertad es en la Isla Stewart, donde se pasean hurgando en la arena de las playas en busca de insectos.

Albatros en Nueva Zelanda. ampliar foto
Albatros en Nueva Zelanda.

Otro de los lugares más interesantes de la Isla Sur de Nueva Zelanda, es Punta Taiaroa, en la Península de Otago, por sus albatros y sus pingüinos. Los albatros son unas aves increíbles, que llegan a tener hasta 3 metros de envergadura, y en Punta Taiaroa se localiza la única zona de cría del albatros reales que no está en una isla. En la Pilot Beach, en el lado del puerto del aparcamiento, en ocasiones se ven pingüinos azueles, leones marinos y lobos marinos. En esta costa de Otago también habita uno de los pingüinos más raros del mundo: el ojigualdo, en peligro de extinción. Hay dos operadores privados que organizan circuitos a las colonias de pingüinos, que están en propiedades privadas, pero también se pueden en observar en un par de playas públicas, como la Sandfly Bay.

Para visitar el Centro de Albatros Reales de Punta Taiaroa es necesario reservar (+643 4780499). Abre a diario y ofrece diferentes circuitos, así como la oportunidad de observar la colonia de albatros. La mejor época para visitarla es de diciembre a febrero, en la época de cría.

02. Águilas calvas en Alaska

En Estados Unidos el símbolo es otro ave, pero esta vez menos inocente: el águila calva, que infunde el mismo respeto y fascinación que los grandes felinos. Viven en zonas altas, de hasta 3.000 metros y para los norteamericanos es además el símbolo de la libertad. Estas magníficas rapaces de cabeza y cola blancas pueden encontrarse en todo el territorio estadounidense excepto en Hawai, pero abundan más en la costa noroeste. El mejor lugar para ver muchas es en el río Chilkat, en Alaska, de octubre a diciembre, donde acuden todos los años para pescar uno de sus manjares favoritos: el salmón. La Alaska Chilkat Bald Eagle Preverve celebra, además, el Alaska Bald Eagle Festival (www.baldeagles.org/festival) la segunda semana de noviembre, un evento de cinco días que atrae a ornitólogos de todo el país.

La Chilkat Bald Eagle Preserve tiene excelentes zonas de observación a unos 30 kilómetros de Haines por la carretera de Haines. Además, en la zona está el Chilkoot Trail, lo máximo en travesías por Alaska, ya que combina un maravilloso paisaje, un lugar histórico y la emoción de la aventura. Es la ruta de los buscadores de oro de Klondike durante la fiebre del oro de 1898. Los permisos para hacerlo se obtienen en el Trail Centre (www.nps.gov/klgo)

 03. Aves acuáticas en el Delta del Danubio

Pelícanos blancos en el delta del Danubio (Rumanía). ampliar foto
Pelícanos blancos en el delta del Danubio (Rumanía).

La desembocadura del Danubio en forma de delta en el Mar Negro (Rumanía) es uno de los mejores enclaves naturales de Europa. A mitad de camino entre el Polo Norte y el Ecuador, es una zona de paso para miles de aves migratorias que vienen o van de Mongolia, Siberia, la India, África y China. A pesar de la creciente actividad humana, todavía es un paraíso natural en forma de redes de canales, lagunas, islas de juncos, bosques y prados en los que resulta muy sencillo observar de cerca de los pelícanos, garzas, ibis, patos, carriceros y águilas de cola blanca. Algunas zonas de los humedales solo son accesibles en kayak o bote de remos, y con ellos podremos acercarnos a solo un par de metros de distancia de las aves. Los observadores de aves suelen congregarse alrededor del lago Furtuna, Murighiol, las zonas salobres que rodean el lago Razim y el lago Babadag, e Histria.

Para viajar por el delta hay que conseguir un permiso, que se obtiene en las agencias de viajes y hoteles de la población de Tulcea de la que parten los viajes, por unos 4 dólares estadounidenses. Si se va en algún tipo de grupo, el operador se encarga de ello. Si se contrata a un pescador del lugar, este deberá tener un permiso válido.

04. Aves del paraíso, Papúa Nueva Guinea

El colorido ave del paraíso. ampliar foto
El colorido ave del paraíso.

No es fácil llegar a este remoto archipiélago pero merece la pena, sobre todo si eres un observador de aves: aquí se conservan hábitats vírgenes de gran belleza. Las estrellas del lugar son las espléndidas aves del paraíso, con más de cuarenta especies diferentes, pero todas con sus plumajes de llamativos colores y con ritos sorprendentes como las danzas de cortejo en las que saltan, cantan y agitan las plumas como abanicos. Otro habitante de excepción de las islas es el casuario, una gran ave que no puede volar pero que se abre camino en la selva gracias a un estuche córneo que tiene en la cabeza. Tiene también una uña lacerante por la que se ha ganado la reputación de ave más peligrosa del mundo.

El Parque Nacional de Varirata es uno de los mejores lugares para observar aves. Se encuentra muy cerca, en automóvil, de Port Moresby por la carretera de Sogeri.

05. Colibríes en el Pantanal, Brasil

Aunque la Amazonia se lleve toda la fama, el Pantanal brasileño, con sus espacios abiertos, ofrece mejores oportunidades para la observación de fauna salvaje y concretamente es otra de las mecas de los amantes de las aves. En esta región pantanosa se pueden ver bandadas de miles de ejemplares y en una sola rama pueden anidar hasta seis especies diferentes. También es el hogar del ñandú, el ave más grande de Brasil, (similar a un avestruz por aspecto y porque tampoco vuela). Entre las más pequeñas están la gran familia de los colibríes (beija-florbesa flor, en brasileño), diminutos e hiperactivos pajarillos, de deslumbrantes colores, que revolotean incluso marcha atrás, casi como insectos. Todo un espectáculo de color y actividad.

La única carretera que se interna en el Pantanal es la Transpantaneira, una vía sin asfaltar que atraviesa unos 125 puentes de madera y que finaliza en Porto Jofre, 145 kilómetros al sur de Poconé. Se pueden contratar circuitos guiados (o ir por libre) en las poblaciones de entrada al Pantanal: Cuiabá, Corumbá y Campo Grande. En julio, hay que reservar alojamiento. Hay de tres tipos: pausadas, fazendas (tipo rancho) y pesqueiros (perfectos para aficionados a la pesca).

06. Flamencos en el Valle del Rift, Kenia

Flamencos en el lago Nakuru (Kenia). ampliar foto
Flamencos en el lago Nakuru (Kenia).

Kenia es el gran destino de los safaris fotográficos convencionales. Deslumbrados por los elefantes, las jirafas o los leones, a muchos se les pasa por algo una de las grandes bellezas naturales del país: las bandadas de flamencos rosados que cubren el Lago Nakuru, también llamado el Lago Rosa. La película Memorias de África inmortalizó la imagen: una bandada de flamencos que cubre el lago como pétalos de rosas. Pero hay que verlo en directo: es todo un espectáculo emocionante. Las mejores vistas del parque se admiran desde lo alto del acantilado de los Papiones, cuando el sol del atardecer proyecta un resplandor cálido sobre el lago. La pena es que el número de flamencos que regresan al Nakuru cada año va a la baja, no se sabe muy bien la razón, por lo que hay que ir mientras suceda el milagro.

El Parque Nacional del Lago Nakuru está 2 kilómetros al sur del centro de Nakuru. La entrada principal está a sólo 2 kilómetros al sur del centro de Nakuru y allí se pueden comprar entradas y contratar guías oficiales. Hay un gran camping público junto a la puerta principal (adultos/niños 10/5 dólares estadounidenses), diversos guésthouses y hoteles y para los que tengan más presupuestos, Lodges estupendos como el Lake Nakuru Lodge (www.lakenakurulodge.com), o el Sarova Lion Hill Lodge (www.sarovahotels.com).

 07. Las seis grandes en el Parque Nacional de Kruger, Sudáfrica

Ejemplar de avutarda (Parque Nacional de Kruger, Sudáfrica). ampliar foto
Ejemplar de avutarda (Parque Nacional de Kruger, Sudáfrica).

Más conocido por sus “cinco grandes” animales, en el Parque Nacional de Kruger también se pueden observar las “seis grandes” aves sudafricanas (el cálao terrestre, el búho pescador, el buitre orejudo, el jabirú africano, el águila marcial y la avutarda kori). No son las especies de aves más bonitas del mundo pero son enormes e impresionantes y son bastante fáciles de observar en este parque. Otro atractivo para los amantes de la ornitología son los avestruces que corren libres por la sabana, o el pequeño mirlo metálicode El Cabo, que es muy común pero por su color azul iridiscente parece una joya voladora.

En el Kruger hay safaris y opciones de alojamiento para todos los bolsillos; la zona norte, en especial alrededor del río Luvuvhu, es la mejor para observar aves.

08. Loros y compañía en Queensland, Australia

En la aislada Australia, junto con otros animales peculiares, algunas aves han evolucionado de forma extraordinaria. La cucaburra realmente parece que se ríe, mientras que el ave lira, que tiene una cola espectacular, imita cualquier canto o sonido que se proponga (como el del obturador de las cámaras). Pero hay más: los tilonorrincos, compiten por la atención de las hembras con sus imponentes nidos de objetos brillantes, y el emú, que aunque no puede volar, llama la atención por su tamaño (solo lo supera el avestruz). A todo eso se une una selección inmensa de loros de impactantes colores por todas partes. Todas estas aves se pueden ver por todo el país, pero sobre todo en la Reserva Natural de Currumbin en Queensland, el mayor aviario tropical de Australia, donde las bandadas de loros son la mayor atracción y se puede dar de comer a loros arcoiris.

La Currumbin Wildlife Sanctuary (www.cws.org.au) se encuentra en Currumbin, en la Costa Dorada australiana, cerca de Burleigh Heads. Para llegar hay que tomar el autobús Surfside 700 en Surfers Paradise (Burleigh Heads) o el 765 en la estación de trenes de Robina. Una de las mejores formas de ver la reserva es en un circuito de una noche, donde se puede observar la vida de los animales nocturnos.

09. Pingüinos en la Antártida

Crías de pingüinos en la Antártida. ampliar foto
Crías de pingüinos en la Antártida.

Cada vez es más habitual viajar a la Antártida y allí uno de los grandes atractivos es contemplar a los pingüinos, con su graciosa forma de andar y su naturaleza sociable. Suelen acercarse silenciosos a los observadores en medio de los paisajes helados de la Antártida. Una foto imprescindible. Los hay de cuatro especies principales: de Adelia, el barbijo, el papúa y el emperador, con, literalmente, millones de ejemplares. Los últimos son famosos por su valeroso ciclo de reproducción, cuando recorren muchos kilómetros desde el océano hasta sus zonas ancestrales de cría, donde, apiñados, afrontan temperaturas extremas e incuban los huevos, para luego retornar al punto de partida y alimentarse.

Los pingüinos se incluyen en todos los circuitos. La Asociación Internacional de Operadores Turísticos de la Antártida (www.iaato.org) ofrece abundante información al respecto.

10. Tucanes en Ecuador

Junto con Brasil, el otro destino preferido por los amantes de las aves es Ecuador, que cuenta con una enorme diversidad de especies (más de 1.500). Entre todas destacan los tucanes, de enormes y coloridos picos (a veces tan largos como sus cuerpos), con los que alcanzan los frutos de la punta de las ramas. Los tucanes viven en lo alto de los árboles y normalmente se ven mejor desde una embarcación. En la zona alta de la selva también hay guacamayos, en especial de la variedad azul y amarilla. Las torpes payasadas y los estridentes cantos de estos enormes loros acompañan a quienes se animan a explorar la selva de la cabecera del Amazonas.

El pueblo ribereño de Tena es una base perfecta para practicar 'rafting'; en la Avenida 15 de Noviembre hay numerosos operadores turísticos.

Esta información puede ampliarse en las guías Lonely Planet en español publicadas por GeoPlaneta (Nueva Zelanda, Estados Unidos, Rumanía, Brasil, Kenia, Indonesia, Sur de África, Australia y Ecuador), y en el libro de ideas viajeras “1.000 lugares únicos”.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.