Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIAJEROS URBANOS

Verano en la isla del Danubio

Playas, restaurantes y festivales en un gigantesco parque creado de forma artificial en medio del gran río en la capital austriaca

Navegando al atardecer por el Danubio.
Navegando al atardecer por el Danubio.

Cuando uno visita Viena es casi obligatorio acercarse a orillas del Danubio para comprobar si éste es realmente azul o no, tal y como describió el compositor Johann Strauss. Así pues, uno acabará yendo hasta la parada de metro de la Isla del Danubio (Donauinsel). Esta isla es, más allá de la parada de metro, uno de los espacios más desconocidos de la ciudad y, al mismo tiempo, uno de sus mayores atractivos 'naturales'. En ella se dan cita los vieneses (austriacos o no) para relajarse, bañarse, tomar el sol, preparar una barbacoa, o beber cerveza; alejados del ajetreo de la ciudad, pero a escasos 10 minutos del centro.

A su paso por Viena, el Danubio se divide en cuatro: el río, su canal, y dos lagos (el Viejo y Nuevo Danubios). Desde el siglo XVI, el río ha sido domesticado a su paso por la ciudad para evitar crecidas e inundaciones. Sin embargo, la última y más espectacular modificación se produjo en la segunda mitad del siglo XX, con la construcción del Nuevo Danubio (Neue Donau), un lago-canal artificial de 21 kilómetros de longitud. El terreno removido para la excavación del canal se depositó entre el nuevo lago y el viejo río, y así nacieron los 21 kilómetros de la Isla del Danubio.

La Isla es un espacio verde y lúdico, un gigantesco parque para ir a disfrutar de los escasos días de verano austriacos en un ambiente playero. Sí, playero. La isla está salpicada de diferentes playas, en muchas de las cuales el nudismo es abiertamente practicado. Los vieneses pasean, corren, patinan, nadan, practican deportes de remo, ciclismo o voleibol, o, sencillamente, se sientan a tomar el sol o a preparar una barbacoa. Existen decenas de espacios controlados y habilitados para encender una barbacoa y asar una apetitosa comida. Viena se enorgullece presentando esta isla como un espacio recreativo para toda la familia. Y es que, además de ir acompañados con los niños, los progenitores más fatigados pueden dejar a los más pequeños bajo control a la entrada de la isla en una ciudad en miniatura llamada Minopolis.

Igualmente, existen espacios menos 'naturales' pero igualmente lúdicos, zonas de bares y restaurantes para ir a cenar, tomar algo, o salir de marcha. El más popular y el de mayor tamaño es Copa Cagrana, así llamada en eufemística alusión a Copacabana, Brasil. Además, en esta zona destacan los locales de ambiente latino. Copa Cagrana cuenta asímismo con atracciones para niños y no tan niños: trampolines, toboganes, carruseles, alquiler de botes, etcétera.

En la Isla del Danubio tienen lugar diferentes eventos festivos claves en la vida vienesa y centroeuropea, entre los que destaca el Festival de la Isla (Donauinselfest). Durante el último fin de semana de junio, diferentes grupos musicales internacionales ofrecen conciertos simultáneos a casi tres millones de personas a lo largo de la isla. Otro interesante evento son los días de África (Afrika Tage), que este año se celebraron del 26 de julio al 12 de agosto. Durante estos 18 días, diferentes eventos culturales y artísticos acercaron África a los vieneses. Y todo esto, gratis.

Muchos de los rascacielos de mayor envergadura de Viena y de Austria, incluidos los edificios de Naciones Unidas, están a orillas de la isla, y desde la misma se ofrecen espectaculares vistas nocturnas de estas torres de hasta 252 metros. Vistas de la impresionante iglesia de San Francisco de Asís pueden también disfrutarse desde aquí.

La Isla es fácilmente accesible por transporte público. La opción más natural es el metro, línea uno (paradas Vorgartenstraße, Donauinsel y Kaisermühlen VIC) dejan al viajero a diferentes alturas en el centro de la isla. Las líneas seis (Handelskai y Neue Donau) y dos (Donaumarina y Donaustadtbrücke) atajan la isla por el norte y el sur, respectivamente.

A propósito, las aguas del Nuevo Danubio sí son azules.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.