Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIAJEROS URBANOS

Ópera al aire libre en una cantera romana cerca de Viena

El festival de Sankt Margarethen muestra una Carmen ambientada en la Guerra Civil española

Ópera al aire libre en una cantera romana cerca de Viena Ampliar foto

Viena es famosa por su música, valses, teatros y óperas; en esencia, todos los grandes compositores de la historia han pasado por la capital austriaca. Pero con los largos inviernos y no muchas posibilidades de realizar actividades al aire libre, los vieneses gustan de acudir en verano a óperas a orillas del lago Neusiedler, en la provincia de Burgenland, a unos 50 kilómetros al sureste de la ciudad.

El festival de ópera de Sankt Margarethen es sin duda más popular. En funcionamiento anual desde 1996, este año la estrella es Carmen, de Georges Bizet, que ya fue representada en 2005. La Carmen de 2012 no es, sin embargo, la clásica. En esta ocasión, la obra tiene lugar en 1937, en plena Guerra Civil española. Carmen es una luchadora republicana que enamora a Don José, militar del bando nacional, y al que hace unirse a las filas de la resistencia republicana para luego abandonarle por el torero Escamillo. Como es bien sabido, Don José acabará matando a Carmen, celoso de su relación con Escamillo. Guardias civiles, bailes flamencos, una increíble conversión de una calle en una plaza de toros, proyecciones del Guernica de Picasso, fuegos artificiales, y hasta un Franco que saluda al público aparecerán a lo largo de la obra.

La ópera tiene lugar en un escenario de película: una antigua cantera romana en uso desde hace 2.000 años. Este escenario es, además, el más grande de su tipo en Europa, y es visitado anualmente por unas 160.000 personas. Asimismo, la zona no es sólo famosa por las óperas estivales; es también patrimonio de la humanidad, inscrita en la UNESCO como paisaje cultural.

Para los que consideren que la ópera es demasiado pesada, siempre existe la opción de acudir al festival de operetas de Mörbisch, a escasos kilómetros de Sankt Margarethen, donde en 2012 se puede disfrutar de El murciélago, de Johann Strauss II. Mörbisch ofrece un extra “imperial,” ya que uno puede viajar desde Viena a Mörbisch en una réplica del tren usado por el Emperador Francisco José I y la emperatriz Sissi.

A Sankt Margarethen y Mörbisch se puede llegar en trasporte público desde Viena, aunque es preferible acudir en coche o con un viaje organizado. Las entradas están disponibles desde 36 y 23 euros, respectivamente.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.