Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIAJEROS URBANOS

En Boston, la brisa marina suena a jazz

El Instituto de Arte Contemporáneo de la ciudad ofrece conciertos gratuitos los jueves de agosto

El sorprendente edificio del Instituto de Arte Contemporáneo de Boston. Ampliar foto
El sorprendente edificio del Instituto de Arte Contemporáneo de Boston.

Es difícil encontrar mejor plan para pasar una tarde-noche de verano en la ciudad de Boston. Si es jueves, todavía es agosto y te encuentras de visita en la capital de Massachusetts no lo dudes y acércate hasta el Instituto de Arte Contemporáneo (ICA por sus siglas en inglés) para escuchar buena música, ver arte y tomar algo frente al mar. Este día por la tarde la entrada al museo es gratuita y en su espectacular espacio exterior se organizan conciertos, también gratuitos, por parte de músicos del Berklee College of Music, una reconocida universidad dedicada por completo a la música, en especial al jazz, cuya sede está en Boston. La iniciativa se llama Harborwalk Sounds y forma parte de las actividades que el ICA organiza en verano para aprovechar al máximo su privilegiada localización frente al océano.

Los conciertos atraen a un público ecléctico. Empiezan temprano, a las seis de la tarde, así que muchas familias deciden ir con sus hijos pequeños para que estos correteen un poco por la gigante terraza del espacio mientras los padres se intentan relajar con un vino o una cerveza. También hay grupos de jóvenes internacionales, que seguramente están en la ciudad para aprender inglés, que se mezclan con residentes locales y algún que otro ejecutivo que acaba de salir de la oficina en el cercano centro financiero.

En Boston, la brisa marina suena a jazz ampliar foto

Es bueno ver cómo Boston se ha reencontrado con su frente marítimo y como iniciativas tan interesantes como estas dan vida a un barrio en el que antes de que se inaugurara el ICA, en 2006, solo había almacenes. Solo para ver el edificio y las vistas ya vale la pena acercarse al museo. Y si además, en una calurosa y húmeda noche de verano, podemos disfrutar de la música y la deliciosa brisa marina acompañadas de un vaso de vino blanco y bocadillo de langosta, el plan roza la perfección.

Pero no podemos irnos sin ver la exposición del artista Josiah McElheny, residente en Brooklyn y nacido en Boston en 1966, llamada Algunas fotos del infinito. El cosmos y el infinito son temas recurrentes en la obra de McElheny y hasta mediados de octubre se puede ver en el ICA sus espectaculares y escultóricas esferas realizadas con aluminio cromado y vidrio soplado que parecen estrellas que estallan.

 

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.