Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guía ‘El Viajero’ de Tallin

La ciudad se articula en torno a un casco medieval de cuento de hadas, con callejuelas y patios

Guía ‘El Viajero’ de Tallin Ampliar foto

LA CIUDAD

Nuestra visita a Tallin será muy distinta según la estación del año que elijamos. En invierno, por imposibilidad meteorológica, no nos quedará más remedio que refugiarnos en los cafés y abundantes museos que pueblan esta villa medieval de más de 700 años. En verano, con la llegada de las noches blancas, los estonios se sacuden la depresión invernal y pasan a un estado maníaco de festivales de música (el canto coral es un asunto de estado aquí), cerveza local por doquier, mercadillos y vida callejera, con terrazas allá donde queden unos metros de acera disponibles.

La ciudad se articula en torno a su casco medieval de cuento de hadas, con callejuelas, patios privados y públicos y pasadizos inesperados comunicando calles principales a la sombra de varias catedrales luteranas y una ortodoxa. Desde ahí, es posible caminar a cualquiera de los demás barrios.

Podemos elegir entre los lujosos edificios modernistas de los años 30 de la zona de Kadriorg o las casitas de madera del barrio de pescadores de Kalamaja, ambos a un tiro de piedra de la muralla teutónica que envuelve completamente el centro. Más de un palacio zarista escondido nos darán una sorpresa con sus colores y refinamiento. La costa del Mar Báltico, con un puerto y un largo paseo marítimo en dirección al norte completan el panorama.

En los últimos años, han surgido varias cocinas y restaurantes de aspecto muy informal que se centran en desarrollar un nuevo tipo de cocina utilizando ingredientes locales y presentando los platos con cuidado. Si nos vemos en un lugar con decoración creativa sacada de los años 80, platos y cubiertos de distintos juegos y camareros muy jóvenes y sonrientes, es que hemos dado con uno de estos populares locales y podemos estar seguros de que cuanto venga a la mesa será interesante y sabroso.

Los estonios de menos de 35 años nos hablarán en inglés, además de en estonio, una lengua ugro-finesa. Los más mayores pueden hablar ruso, lengua nativa de la mitad de la población de la ciudad. La actividad oficial termina en torno a las 18,00, pero la vida sigue al menos hasta las 22,00 o las 24,00 en invierno o hasta mucho más tarde en verano. La pasión nacional por las nuevas tecnologías, algunos la llaman e-Estonia, garantiza que el wifi sea gratis en todas partes.

Preguntando, es posible realizar todo tipo de actividades fuera del circuito turístico, desde jugar en campos de golf inesperadamente bien cuidados a hacer carreras en viejos ladas en un circuito cerrado o disparar un kalashnikov en una galería de tiro.

DORMIR

Hoteles

  • Tres Hermanas (http://www.threesistershotel.com/ Pikk, 71): Tres almacenes medievales supervivientes del esplendor hanseático de Tallin han sido convertidos en un hotel de lujo a juego con el nuevo aire moderno de la ciudad.
  • Euphoria (http://euphoria.traveller.ee/ Roosikrantsi, 4) Hostal llevado por un grupo de jóvenes que buscan crear un clima hogareño entre todos los viajeros que reúnen a cinco minutos del corazón de Tallin. Guitarras, timbales y piano a disposición del cliente.
  • Nordic Hotel Forum (http://www.nordichotels.eu/ Viru Väljak, 3): Comfortable y en pleno centro de la ciudad. Cuentan con un chef de reconocido prestigio y suele ser sede habitual de conferencias o eventos internacionales.
  • Hotel Viru (http://www.sokoshotels.fi/en/ Viru Väljak, 4): Antiguo alojamiento del Intourist oficial soviético, es hoy un confortable hotel cercano a la muralla del casco antiguo, en pleno corazón comercial de la ciudad. En la última planta, alberga un centro de escuchas a los huéspedes (ya en desuso) del antiguo KGB visitable con un guía.
  • Hotel Bern (http://www.bernhotelestonia.com / Aja, 10): Discreto hotel en pleno casco antiguo. Las reservas a través de Internet están sujetas a descuento.

También puedes dormir en:

  • Knight House (http://www.knight-house.eu/ Rüütli, 18): Uno de los pocos hoteles del mundo que puede presumir de estar en servicio desde 1431. Ubicado en una antigua residencia de los Caballeros Teutónicos, ofrecen siete habitaciones a muy buen precio y en pleno corazón de la ciudad.
  • Academic Hostel (http://v2.ttu.ee/academichostel-eng Akadeemia, 11): La residencia de estudiantes de la Universidad de Tallin ofrece alojamiento a individuos o familias compartiendo cocina y baño con otra habitación.
  • The Monk’s Bunk (http://www.themonksbunk.com/ Tatari, 1): Hostal para mochileros en el que no solo dan alojamiento sino que organizan todo tipo de actividades, como excursiones a parques nacionales o ir probar kalashnikovs en una galería de tiro. No tienen toque de queda.
  • Alur Hostel (http://hostel.alur.ee/ Lai, 20): Situados en una de las calles más tranquilas del casco viejo, prometen una tranquilidad difícil de encontrar en pleno centro turístico.
  • Viru Backpackers (http://www.tallinnbackpackers.com/our-hostels/viru-backpackers/ Olevimägi, 11): Llevado por la misma gente del Monk’s Bunk, ofrecen algunas habitaciones individuales en una de las arterias medievales de la ciudad.

COMER

Restaurantes

  • Le Château (http://www.chateau.ee/ Lai, 19): Situado en los bajos de un edificio medieval, ofrecen hospitalidad principesca en un ambiente del siglo XVI. Peguntar por el menú del día. Tienen muy buenos platos por poco dinero a la hora de comer.
  • Olde Hansa (http://www.oldehansa.ee/ Vana Turg, 1): Clásico de la ciudad. Local alumbrado exclusivamente con velas, incluídos los servicios, en una gran casa gremial del siglo XV. Fabrican su propia cerveza, especias y licores. Es casi parte de la etiqueta comer con las manos cualquier tipo de carne asada. Conciertos de música medieval en vivo y tienda aneja para llevarnos la vajilla a casa.
  • Kohvik Komeet (http://www.kohvikkomeet.ee/home/ Centro comercial Solaris, 4ª planta): Con buenas vistas al teatro de la ópera, sirven todo tipo de platos de la nueva cocina estonia, mezclando cocina internacional con ingredientes locales. Barra libre de matequilla de hierbas con pan negro, ambos hechos por ellos mismos.
  • Nano House (http://www.nanohouse.ee/ Sulevimägi, 5): Patio medieval privado en el que Priit cocina lo que le dé la gana con ingredientes comprados por él mismo en el mercado. Nunca cocina un plato de la misma manera. Sólo sirve almuerzos y lo hace hasta las 16:00, pero merece la pena probar cualquier cosa que se le haya pasado por la cabeza ese día.
  • Boheem (http://boheem.ee/ Kopli, 18): Decorado como si los 90 acabaran de empezar, ofrece platos caseros de la nueva cocina estonia. Buen precio y todo tipo de clientela.

Tapas

  • F-Hoone (Telliskivi, 60A): Los altos tejados de esta fábrica soviética restaurada son muy populares entre los locales. Estudiantes, familias o cualquiera con algo que hacer se acerca a pasar el rato. Sopas, tostadas originales y cerveza estonia a cualquier hora del día.
  • Drink Baar (http://www.drinkbaar.com/ Vaike Karja, 8): Presumen de la mayor selección de cervezas del país (su tienda ofrece hasta 200 tipos) y ofrecen comida de pub con toque local. Punto de reunión para extranjeros, albergan el primer grupo de comedia stand up en Estonia compuesto por extranjeros y estonios.
  • Hell Hunt (http://www.hellhunt.ee/eng/main Pikk, 39): El decano de los pubs de Tallin. Todo tipo de cervezas y platos para picar (el pan negro con ajo es el acompañamiento cervecero local por excelencia) en pleno centro y con un personal perfectamente bilingüe. Las hamburguesas son una buena elección.
  • Drakoon III (Raekoja Plats): En los soportales del ayuntamiento medieval de la plaza mayor, se esconde este agujero iluminado con velas que ofrece “deliciosa sopa de alce” por 2€. Zumo de grosella y bollos hechos en casa completan la oferta. La camarera piensa que vive en el siglo XV y nos puede preguntar por nuestra ropa o plantear acertijos como condición para servirnos la comida.
  • Kohvik Matilda (http://www.matilda.ee/ Lühike Jalg, 4): Representan una de las mejores tradiciones de la ciudad: las tartas y pasteles. En el corazón del barrio medieval alto y muy acogedor. En invierno, un buen refugio del frío y la oscuridad reinantes.

LA NOCHE

Coctelerías

  • Deja Vù (http://www.dejavu.ee/ Vana-Viru, 8): Todo tipo de cócteles y comidas hasta las cinco de la mañana. DJ propio y un animado programa de actividades para cada noche del fin de semana.
  • Butterfly Lounge (http://www.kokteilibaar.ee/en Vana-Viru, 13): Lo suyo son los cócteles. Desde el “sex with ex” al “greiby sheigy baby”, marca de la casa, una estantería con los trofeos que los dueños han obtenido en competiciones cocteleras les avala. Comida y bebida hasta las dos de la mañana.
  • Rumors (http://www.rumours.ee/ Vana-Viru, 13): Para empezar la noche con calma y con una sisha en la mano y una amplia oferta de cócteles y bebidas de todo tipo, dede el champán francés y el lambrusco al mojito XXL de 1,5 litros.
  • Black Taverna (http://www.blacktaverna.com/ Pirita, 20): Alejado del centro, pero frente al mar. Cócteles, comida y decoración llamativa pero muy cómoda. Ideal para estar tranquilo a cualquier hora del día.
  • Café Popular (http://www.popular.ee Vana-Viru, 6): Todo tipo de comidas y bebidas con sisha incluída. Muy popular entre la gente joven.

Clubs

  • Privée (http://www.clubprive.ee/ Harju, 6): Preferido por aquellos que quieren buena música y bailar. Ambiente sencillo, pero bajo el lema “Small club, big DJ”. Entrada: 14€, 7€ registrándose en Facebook.
  • Disco Vabank (http://www.vabank.ee/ Harju, 13): Gente guapa y mucho estilo. Hay reservados en la pista y en el sótano. Ambiente muy cuidado y personal preocupado por mantenerlo. No admiten malos modos. Entrada: 8€; las chicas entran gratis.
  • Club Studio (Sauna, 1): Hip-hop y ritmos negros en un lugar sencillo para gente normal. Se mezclan extranjeros y estonios al 50%. Entrada: 10€, con un 50% si te registras en Facebook.
  • BonBon (http://bonbon.ee/index.php Mere pst, 6): Decoración lujo-decadente a lo Entrevista con el vampiro toda la noche. Son también un club privado pero abierto al público con todo tipo de ventajas para los miembros. Exclusividad y fiesteros a partir y alrededor de la treintena. Solo mayores de 20 años.
  • Club Teater (http://www.klubiteater.ee/ Vabaduse Väljak, 5) Uno de los últimos en llegar por todo lo alto a la noche talinesa. Ambiente exclusivo en un teatro construido en 1926. Gente en la treintena y bien vestida sin exagerar. Djs invitados y un programa de eventos cada fin de semana. Entrada: 8€ (VIP, 13€).

QUÉ HACER

Barrios

  • Kadriorg: A unos minutos a pie (o en tranvía) desde el centro, nos encontramos un barrio modernista con casas elegantes del siglo XIX y XX, rodeado de parques boscosos. Alberga el palacio de verano de la zarina de Pedro el Grande (s. XVIII), hoy convertido en museo de arte y el palacio presidencial con sus guardias inmutables.
  • Kalamaja: Casas de madera combinadas con restos de fábricas pueblan el antiguo barrio de pescadores, hoy convertido en favorito de escritores y gente bohemia en general. Cocinas caseras escondidas se añaden a un buen paseo junto al mar. A cinco minutos a pie del centro.
  • Rotermanni (http://www.rotermannikvartal.ee/eng/ ): Un antiguo complejo industrial de los años 20 (escenario de la película Stalker, de Tarkovsky) remodelado en la última década. Tiendas de todo tipo que cambian cada seis meses, restaurantes (como el español Alter Ego), una galería de arte y una exposición veraniega sobre la vida cotidiana en la Unión Soviética completan la oferta.
  • Toompea: La parte alta del barrio medieval alberga el parlamento estonio, una catedral ortodoxa y la catedral luterana de Santa María, con los escudos barrocos de los nobles alemanes de la ciudad expuestos. Cafés, músicos callejeros y miradores sobre toda la ciudad completan las posibilidades.
  • Puerto: En verano, el puerto deportivo y comercial, que recibe los cruceros del báltico y los ferris de Helsinki, está lleno de vida y alberga festivales, mercadillos e incluso un circo por algunas semanas.

Qué hacer

  • Kultuuri Kiometer: En realidad, son 2,2 kilómetros que recorren el camino del puerto a Kalamaja por la costa iniciado durante la capitalidad cultural de 2011. Buena vista sobre el mar, paseo ciclista, el museo marítimo y la prisión de Patarei son algunos de sus atractivos.
  • Mirar o comprar en el mercado de Balti Jaam: El mercado ruso de la estación y las tiendas de antiguedades de la ciudad tienen un buen surtido de piezas de la historia reciente. Desde armas e insignias alemanas de la Segunda Guerra Mundial a objetos cotidianos y uniformes soviéticos.
  • Tomarse un algo en la terraza del hotel Radisson (Rävala puiestee, 3): La planta 24 del hotel ofrece las mejores vistas sobre Tallin y el mar y está abierta a todo el mundo.
  • Ir al cine en lo alto de una azotea en pleno centro de la ciudad (http://www.katusekino.ee/en ). En las noches de primavera y verano, proyectan todo tipo de películas, clásicos o novedades, al aire libre y expuestos al viento báltico.
  • Visitar el KUMU (http://www.ekm.ee/ Weizenbergi, 34): El Museo de Arte de Estonia alberga varias colecciones de arte estonio y moderno en un edificio multifuncional muy interesante.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información