Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIAJEROS URBANOS

La mejor pizzería de Buenos Aires

Los porteños defienden su pizzería favorita con la misma pasión que a su club de fútbol

La barra de la pizzería El Cuartito. Ampliar foto
La barra de la pizzería El Cuartito.

No hay porteño a quien no le guste la pizza. Cada uno tiene su pizzería o gusto favorito y lo defiende a muerte como al club de fútbol de sus amores. Están los fanáticos de las “tartas de queso” de Las Cuartetas (Av. Corrientes 838), los fundamentalistas de la media masa a la leña para la pizza canchera de Angelín (Av. Córdoba 5270), los desvelados de la pizza al paso, de pie y con queso tostado de Guerrín (Av. Corrientes 1368) o los barra bravas de la fugazzeta rellena con jamón de Punto y Banca (Honduras 4002).

Si de barrios periféricos se trata, los de Villa Crespo hacen cola en la calle por la grande de acelga y salsa blanca o la fugazzeta rellena de El Trébol (Av. Ángel Gallardo 3); los de Boedo empeñan a su madre por la clásica de la casa de la pizzería San Antonio con longaniza, jamón, morrones, tomates y mucha mozzarela (Av. Juan de Garay 3602) y desde el inicio del siglo y como símbolo de un barrio olvidado por muchos, El Cedrón (Av. Alberdi 6101) ofrece una grande con doble queso y una fainá con cebolla que hacen brillar al viejo y querido barrio de Mataderos. En Villa Ortúzar los tacheros pierden clientes pero se hacen felices con las gigantes de La Mezzetta (Av. Alvarez Thomas 1321); por Palermo (y ahora por toda la ciudad) los jóvenes invierten su previa con la grande de provolone de Kentucky (Av. Santa Fé 4602) y dicen que por Liniers hasta Maradona repitió el gol a los ingleses a cambio de una grande de jamón, queso y morrones de El Fortín (Av. Alvarez Jonte 5299).

Desde mi lado de la mozzarela y la aceituna, doy mi reino y a mis trescientos espartanos por una grande napolitana o una fugazzeta de El Cuartito (Talcahuano 937). Sus pequeños salones vestidos de historia futbolera, teatral y pop de Buenos Aires, la cercanía al Teatro Coliseo para armar un tándem teatro-pizza y un grupo de mozos de la vieja guardia, lo convierten en un templo ineludible para descubrir cómo corre la mozzarella por la sangre de los porteños.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.