Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIAJEROS URBANOS

Teatro en la casa de la portera

Los actores de la obra Iván-Off interpretan su papel en una casa de Madrid

El público debe ir cambiando de habitación para seguir esta peculiar función

José Martret y Alberto Puraenvidia, los fundadores de La Casa de la Portera.
José Martret y Alberto Puraenvidia, los fundadores de La Casa de la Portera.

Una puerta normal en un portal normal de una calle normal entre los madrileños barrios de La Latina y Lavapiés. Nada indica que ahí dentro hay un teatro. Pero no es un teatro al uso. Donde antes vivía la portera de este vetusto edificio, los dos socios fundadores de La Casa de la Portera (calle Abades, 24), José Martret y Alberto Puraenvidia, decidieron utilizar el espacio, que este último tenía alquilado, para montar la obra Iván-Off, basada en Ivanov, la primera obra en cuatro actos que escribió Antón Chéjov.

La obra, que dura dos horas y en la que participan nueve actores con Raúl Tejón encabezando el reparto (no confundir con otras interesantes propuestas de microteatro que se ofrecen en la ciudad, esto es, digamos, macroteatro en espacios reducidos), tiene lugar en dos de las habitaciones de la vivienda. Una representa la vivienda del protagonista Ivanov, y la otra la de sus vecinos. En vez de cambiar de decorado en cada acto, el público, que no supera las 25 personas por función, cambia de sala. Por cierto, que entre los 25 espectadores se encontraba hace unos días el premio Nobel de literatura Mario Vargas Llosa, que elogió el proyecto.

El texto ha sido adaptado por José Martret y, aun habiendo sido escrito hace más de un siglo (en 1887) está de completa actualidad: la crisis económica, la avaricia, la decadencia de las clases acomodadas, la falta de sentido de la existencia y los problemas mentales que acarrea la vida ociosa. “Es una obra que no se comprendió muy bien en la época y que a los actores les costaba”, explica Martret, “Sigmund Freud todavía no había escrito sus obras y ya aquí se habla de neurosis, depresión, bipolaridad y demás. Hay muchas similitudes con la actualidad”.

“Pensábamos hacer el Ivanov como una experiencia puntual”, continúa, “pero la gente ha comenzado a hacer propuestas para el espacio y hemos empezado a programar más cosas”. Entre ellas El Trompopoetista, los lunes, un monologo lírico basado en la obra de Mario Benedetti, Sexageración, de Jesús de la Torre y Tomás Gayo, los martes, cuatro historias de temética sexual y la obra Peceras, los miércoles, una historia sobre la violencia escrita y dirigida por Carlos Be.

Para ser uno de los 25 asistentes a cada función es imprescindible llamar al teléfono 649 397571 (de 11 a 14h y de 17 a 20h).

 

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.