Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIAJEROS URBANOS

Ruta por los techos de Boston en busca del español Guastavino

Algunos de los techos más bonitos de Boston y Cambridge son de este arquitecto valenciano

Su nombre no es muy conocido porque no diseñaba edificios, solo se ocupaba de las bóvedas

En EEUU hay unas mil construcciones con el sello de este maestro de las bóvedas catalanas

Bóveda de la iglesia de Cristo y un detalle de esta.
Bóveda de la iglesia de Cristo y un detalle de esta.

Las ciudades de Boston y Cambridge esconden una particular ruta arquitectónica con sabor español. Algunos de los techos más bonitos y curiosos de importantes instituciones de estas ciudades son obra del arquitecto español Rafael Guastavino, que emigró a Estados Unidos en 1887 con su hijo pequeño y cuya compañía dejó su huella en más de mil edificios en todo el país.

“Guastavino es uno de los arquitectos más importantes del siglo XIX y principios del XX, pero es muy poco conocido porque su nombre no consta en la construcción de los edificios”, explica John Ochsendorf, profesor de arquitectura del MIT y director del proyecto Guastavino en esta universidad. Su nombre no aparece porque él y su hijo sólo diseñaban y construían las bóvedas. “Los arquitectos dejaban espacios en blanco y escribían ‘Guastavino aquí’”, añade Ochsendorf.

Guastavino, que nació en Valencia y se formó en Barcelona, patentó la construcción de las llamadas bóvedas catalanas o tabicadas, una técnica basada en la construcción de bóvedas rebajadas a partir de piezas cerámicas planas, en Estados Unidos y tuvo mucho éxito ya que se trataba de un sistema a prueba de incendios.

Claustro de la Universidad de Boston.
Claustro de la Universidad de Boston.

Su primera gran obra fue en la Biblioteca Pública de Boston y a partir de ahí fue imparable y solo en la capital de Massachusetts y sus alrededores hay un centenar de edificios con su estampa.

Es aquí mismo, en la Public Library, donde podemos empezar esta suerte de ruta ‘guastavina’. “Es la biblioteca más antigua y grande del país y un edificio muy importante para la historia de Estados Unidos”, afirma Ochsendorf en un perfecto español. Y será precisamente aquí donde el 28 de septiembre el MIT inaugurará una exposición sobre el arquitecto titulada “Las bóvedas de Guastavino: Palacios para el ciudadano”. La muestra viajará después a Washington DC y a Nueva York.

Muy cerca está el impresionante edificio de la Iglesia de Cristo y la sede de la Sociedad Horticultural de Massachusetts, ambas con bóvedas ‘guastavinas’. Nuestra siguiente parada se encuentra en el claustro de la Universidad de Boston, cuyas bóvedas azules son preciosas.

Guastavino trabajó en las mejores universidades del país, y al otro lado del río Charles, en Cambridge, Harvard y MIT también tienen edificios con sus arcos. Estos son, entre otros, la biblioteca principal de Harvard, Widener Library, y Maseeh Hall, uno de los edificios más antiguos del MIT.

En la Universidad de Harvad hay varias bódevas del valenciano.
En la Universidad de Harvad hay varias bódevas del valenciano.

A unos 25 minutos al norte de Boston, en una localidad llamada Woburn, todavía se puede visitar la sede de la empresa de construcción fundada por el arquitecto valenciano y su hijo.

Para entender la importancia de Guastavino, el experto del MIT apunta que este participó en la construcción de cinco capitolios, más de diez museos, veinte edificios de universidades y más de cien iglesias en todo el país. Quizás, con la exposición que está organizando esta universidad, 2012 será el año del redescubrimiento de su figura. Se puede consultar una lista completa de todos los proyectos en la web del MIT

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.