Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIAJEROS URBANOS

Templos del libro de Buenos Aires atendidos por escritores y poetas

Ruta por destacadas librerías porteñas en las que trabajan autores de las letras argentinas

Son el Ateneo Grand Splendid, la librería Norte o la Biblioteca del Congreso de la Nación

Vista del Ateneo Grand Splendid; en el ángulo inferior izquierdo, con corbata, el escritor Luis Mey. Ampliar foto
Vista del Ateneo Grand Splendid; en el ángulo inferior izquierdo, con corbata, el escritor Luis Mey.

La fama de ciudad cultural de Buenos Aires se subraya en gestos pintorescos. Si uno visita hoy el Ateneo Grand Splendid, un cine y teatro inaugurado en 1919 y reconvertido en librería desde 2000, que el diario británico The Guardian situó segunda(1) entre las más hermosas del mundo por su esplendor arquitectónico, puede que le atienda Luis Mey, uno de los jóvenes escritores argentinos de moda, que trabaja allí como librero.

El Ateneo Grand Splendid (Av. Santa Fe, 1860. (054 11) 48136052) tiene tres plantas que incluyen un café y cómodos sillones para apoltronarse a leer lo que uno guste, con una superficie de 2.000 m2 dedicados a libros, música y actos culturales. A Mey puedes hacerle firmar alguna de sus tres novelas, potentes narraciones en las que la violencia marca la vida de los protagonistas: Los abandonados, Las garras del niño inútil (ambas publicadas por Factotum) o Tiene que ver con la furia (Emecé), escrita a cuatro manos con Andrea Stefanoni (quien trabaja en la misma librería).

Algo similar sucede en Norte (Av. Las Heras, 2225. (054 11) 48033944/48072039). Esta tradicional librería de Recoleta fue fundada en 1967 por Héctor Yánover, escritor y maestro de libreros, quien llegó a ser director de la Biblioteca Nacional (su edificio, muy cercano a la librería –Agüero, 2502. (054 11) 48061926–, luce una arquitectura retro futurista que parece sacada de la película Blade Runner). Hoy Norte sigue funcionando bajo la batuta experta de su hija, Débora. Allí el poeta Sandro Barrella puede asesorarte sobre novedades en teatro, poesía, ensayo y ficción. O hablar de sus propios libros: El álbum de Pascal (Último Reino), El golf (Alción) o Los pájaros (Bajo la luna), todos publicados por pequeñas editoriales argentinas independientes.

Y si eres noctámbulo y te das una vuelta por la Biblioteca del Congreso de la Nación (Hipólito Yrigoyen,1750. (054 11) 63107219) pregunta por un bibliotecario con décadas de experiencia en el turno noche, de 0 a 7 de la mañana: Federico Jeanmaire, escritor de prestigio y ganador, entre otros, del Premio Clarín de Novela, uno de los más importantes de América Latina, por su novela Más liviano que el aire. Autor polifacético, a quien se deben desde una biografía ficticia de Cervantes –Miguel– hasta literatura para niños, Jeanmaire sintetizaba en un artículo reciente el valor simbólico de una biblioteca cuya Sala Pública está abierta las 24 horas, seis días a la semana, jugando con la noción de “ratón de biblioteca”: “Una biblioteca siempre abierta, independientemente de la masividad de su público, es en realidad un refugio, una alegría tranquila, un lugar donde las ratas no pueden hacer ningún daño, sólo pueden leer”.


(1) La primera en la lista de The Guardian era Boekhandel Selexyz Dominicanen, en Maastricht (Holanda).

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.