Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIAJEROS URBANOS

La postal de Shanghái

La silueta futurista de los rascacielos de Pudong simboliza el nuevo rumbo de China

El camaleónico paseo del Bund va transformándose a lo largo del día. Ampliar foto
El camaleónico paseo del Bund va transformándose a lo largo del día.

Vale, sí, de acuerdo, es el lugar más turístico de Shanghái. Pero cuando un sitio es visitado por millones de personas, algo ha de tener. Y el Bund -Waitan en chino- es uno de los pocos paseos de la ciudad en el que se puede tener su polémico pasado y su prometedor futuro al alcance de la mano. Sólo los separa el río Huangpu, y es difícil decidir cuál resulta más atractivo. Sin duda, los edificios de corte colonial tienen más glamour y un aire romántico que no se estila en China, pero la silueta futurista de los rascacielos de Lujiazui simboliza mejor el rumbo que ha tomado el Gran Dragón.

Aunque el paisaje es espectacular, lo mejor del lugar es el paisanaje. Y disfrutar de cómo va cambiando según avanza el día no tiene precio. El paseo más famoso de Shanghái es un camaleón. Los primeros rayos de sol alumbran los movimientos lentos pero decididos de los residentes que practican tai-chi, y que componen una de las postales con mayor contraste de la ciudad. Las hordas de turistas que comienzan a llegar a eso de las 9 provocan una estampida. Hasta aquí viajan chinos de los cuatro puntos cardinales, ansiosos por fotografiarse en la postura más ridícula posible frente a la ciudad que mejor representa el sueño económico de su país. Afortunadamente, la masa humana come, y a primera hora de la tarde llegan las parejas de recién casados que, aunque sólo pueden casarse por lo civil, se fotografían con impolutos vestidos blancos y esmóquines propios de la realeza. Al atardecer, el neón eleva la temperatura: se acercan los shanghaineses más jóvenes y se liberan del pudor. Sin duda, en ningún otro sitio desfila China con tantos matices.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.