Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La llamada de Shoreditch

Mercadillos, bares de moda y galerías de arte en la zona más vanguardista del East End

Un parque en el barrio de Shoreditch, en Londres. Ampliar foto
Un parque en el barrio de Shoreditch, en Londres.

El East End londinense, símbolo de la cultura obrera, se ha convertido en los últimos años en el barrio de moda de la capital británica. El reconvertido y vanguardista mercado de Spitafields o el área bengalí de Brick Lane son ya paradas obligadas para los viajeros más modernos. Pero aún queda una nueva zona por descubrir Shoreditch. Lo último de lo último.

El primer escollo con el que se encuentra el visitante es conseguir distinguir su ubicación dentro de los barrios que forman el East End. Muchos londinenses suelen utilizarle indistintamente los nombres de Hoxton y Shoreditch para hacer alusión a una zona comprendida entre la rotonda de la estación de metro de Old St y el barrio de Brick Lane. El nombre Shoreditch surgió en el siglo XII para designar un asentamiento erigido en torno a la unión de dos vías romanas importantes: Kingsland Rd y Old St. Era la parroquia donde se ubicaba el pueblo de Hoxton. Actualmente, Hoxton se identifica con la zona situada al norte de Old St, hacia Kingsland Road. Y Shoreditch se corresponde con las calles ubicadas al sur, que van hacia el este, hasta Brick Lane.

Una vez situados, llega el momento de descubrir los secretos del barrio. El fenómeno Shoreditch comenzó a finales de la década de 1990, cuando creativos y artistas huyeron del West End ahuyentados por los alquileres prohibitivos y comenzaron a comprar almacenes en lo que entonces era un páramo urbano, abandonando tras el colapso de la industria textil. En unos años la zona se transformó por completo con la aparición de clubes de vanguardia, galerías y restaurantes. La regeneración actual de la zona ha dado vida a algunos de los rincones hasta entonces más pobres de Londres y se ha extendido a los vecinos Hackney y Bethnal Green.

01 ARTE

A la última y la penúltima

White Clube Gallery (Hoxton Sq 1, www.whitecube.com) Ganó su reputacion en la década de los noventa con exposiciones de artistas nada conocidos entonces como Damien Hirst, Antony Gormley y Tracey Emin. Ahora forma parte del establishment británico, pero merece la pena echar un vistazo a las últimas exposiciones.

02 COMER

Mucho más que pubs

Leila’s Shop (17, Calvert Ave) Bocadillos recién hechos, desayunos sabrosos y grandes ventanales con flores naturales. Está en la prometedora zona de la avenida Calvert.

Les trois garçons (1 Club Row. www.lestroisgarcons.com) Sirve cocina francesa pero en realidad es un pub victoriano reformado, con las paredes llenas de animales disecados y lámparas de araña. La comida es excelente, aunque algo cara, y el pequeño ejército de sigilosos camareros reparte sabrosos obsequios, cortesía de la casa. Entre semana hay menús del día con buena relación calidad/precio (2/3 platos, 17,50 / 22 libras).

Princess of Shoreditch (76 Paul St. www.theprincessofshoreditch.com). Con buen ambiente y frecuentado por yupis de la City y periodistas. La comida es la típica de un gastropub, pero muy bien elaborada, con platos del día y un servicio educado.

Eyre Brothers (70 Leonard St. www.eyrebrothers.co.uk) Ofrece cocina luso-española con un toque africano en un local elegante. El cerdo ibérico de bellota, poco común, es de una calidad excepcional. Todo se acompaña con una amplia lista de vinos portugueses y españoles.

03 CÓCTELES

Grafiti en el barrio londinense de Shoreditch.

Agitado y revuelto

Worship St Whistling Shop (63 Worship St. www.whistlingshop.com). Una guarida del “beber victoriano” que da a los cócteles una dimensión molecular: una whitling shop (“tienda silvante”, nombre que los victorianos daban a los sitos de venta ilegal de alcohol, por el silbido de contraseña para acceder) con brebajes inusuales de elaboración experta, a partir de pociones fabricadas en su propio laboratorio. Se aconsejan el Panacea, el Black Cat Martini y el Bosom Caresser (con leche infantil).

Calooh Callay (65 Rivington St. www.calloohcallaybar.com) Dado su nombre –inspirado en Jabberwock, el poema-galimatías de Lewis Carroll –la decoración excéntrica no sorprende.

Loungelover (1 Whitby. www.lestroisgarcons.com). Es toda una institución en Shoreditch, gracias a los cócteles supremos y al estilo que le da su decoración de segunda mano.

04 TEATRO

Noches de comedia

Comedy Café (66-68 Rivington St. www.comedycafe.co.uk). Es una importante sala construida, cómo no, para la comedia, que recibe la visita de buenos profesionales. Puede resultar demasiado forzado y extravagante, pero las presentaciones de los principiantes, los miércoles por la noche, están bien para echarse unas risas.

05 SALIR

La marcha más divertida

Bar Kick (Shoreditch High St. www.cafekick.co.uk). Lleno de vida y con cuatro futbolines que apenas dejan sitio a unos sofás de piel y algunas mesas y sillas sencillas.

Mason & Taylor (Bethnal Green Td. www.masonandtaylor.co.uk). En una esquina en la que Banglatown pasa a ser Shoreditch, se encuentra esta cervecería de diseño con una variedad extraordinaria de cervezas de barril.

En la categoría de clubs nocturnos, son imprescindibles Cargo (Rivington St. www.cargo.london.com) de ambiente ecléctico y bajo los arcos de ferrocarril de ladrillo, o el Plastic People (Old St. www.plasticpeople.co.uk) especialmente recomendable las noches de viernes y sábado dedicadas a grupos de DJ, con mezclas de house y electrónica.

Queen of Hoxton (1,5 Curtain Rd. www.thequeenofhoxton.co.uk). Es un bar chic industrial, con sala de juegos, sótano y noches de música variada. Su verdadero atractivo es la enorme azotea, decorada con flores, lucecitas de coleres e incluso una pecera, además tiene unas vistas fantásticas de la ciudad y un club de cine al aire libre muy popular, que abre de junio a septiembre.

Catch (22, Kingsland Rd. www.thecatchbar.com) En la planta de arriba suena de todo, desde música de los años noventa hasta funk y hip-hop, además de una gran selección de grupos nuevos y ya consagrados. En la planta de abajo se disfruta de un ambiente de fiesta house, con DJ que mezclan casi cualquier cosa, ya sean exitazos o temas electro y techno. La entrada a esta parte es gratis, abre hasta tarde y la diversión está garantizada.

06 COMPRAS

Café Kick en Shoreditch High Street, en Londres.

Vintage y nuevos diseñadores

Start (42-44 Tiviengton St. www.start-london.com). Es un conjunto de tres boutiques dirigido por la antigua guitarrista de The Fall, Brix Smith, una rockera de culto amante de la ropa aniñada. Predominan diseñadores como Mulberry y Helmut Land, y Smith se enorgullece de su selección de vaqueros favorecedores (ofrecen servicio de arreglos).

No-one (1,Kingsland Rd. www.no-one.co.uk). Situado dentro del bar de la estación de Old Shoreditch, vende revistas de moda, extraños accesorios y zapatos.

Absolute Vintage (15 Hanbury St. www.Absolutevingtage.co.uk). Ofrece una inmensa colección de zapatos retro: desde calzado de marca hasta piezas que podrían salir del armario de cualquier abuela. En la parte de atrás hay ropa para hombres y mujeres.

07 HOTELES

Sueños de diseño

Hoxton Hotel (81 Great Eastern Street. www.hoxtonhotels.com). Desde 59-199 libras. Situado en el barrio de moda Shoreditch, este hotel de diseño ofrece una relación calidad-precio (casi) sin competencia, y un sistema de reservas inspirado en el de las compañías aéreas de bajo coste. Las 205 habitaciones son pequeñas, pero confortables, y el vestíbulo de entrada tiene una decoración de manoir urbano posmoderno. El hotel ofrece cada día 10 de sus habitaciones a precio de saldo, con cinco habitaciones a 1 libra por noche y otras cinco a 29 libras por noche, reservando con tres meses de antelación.

Shoreditch House (Ebor Street. www.shoreditchhouse.com) Habitaciones a partir de 85-120 libras). Situado en un antiguo almacén que en la actualidad alberga uno de los clubs privados más populares de Londres, este hotel de diseño ofrece 26 habitaciones, pequeñas pero luminosas. Algunas disponen de terraza con vistas a la City, pero la gran ventaja de ese hotel es que permite el acceso al club, con su piscina en la azotea, su jardín colgante, sus bares siempre animados, así como su spa.

Boundary (2-4 Boundary Street. Entrada por Redchurch St. www.theboundary.co.uk) Este hotel abierto en un antiguo almacén es el primero de Terence Conran, el creador de Habitat, y es una obra maestra. Cada habitación ha sido decorada en un estilo diferente, sea por el mismo Conran, sea por otros diseñadores o decoradores, como Andrée Putman. El restaurante en la azotea tiene una vista impresionante sobre la City.

08 MERCADOS

Flores, ropa y muebles

Basta con ir al East End un domingo para verse atrapado entre mercados. Se puede empezar en el mercadillo de flores de Columbia Rd y después ir al sur a disfrutar de un paseo entre ropas coloridas y económicas. El mercado de Brick Lane (domingos de 8 a 15 h) se extiende por varias calles circundantes, con puestos de artículos para el hogar, baratijas y ropa de segunda mano. Junto a Brick Lane está el mercado de Backyard (sábados y domingos de 11 a 17 h), con puestos de ropa, cerámicas y muebles, todo de estilo retro. Un poco más al sur, al otro lado de la avenida, jóvenes diseñadores venden en el Sunday UpMarket (domingos de 10 a 17 h) ropa, música y artesanía; además, hay un espacio de comidas excelente, con productos de todo el mundo, desde platos vegetarianos etíopes hasta manjares japoneses. Si aún quedan fuerzas, un paseo por el mercado de Spitafields será la guinda perfecta. Abre seis días a la semana con distintas temáticas. Los mejores son los jueves (antigüedades), viernes (moda) y domingos, cuando el bullicio alcanza su clímax y abundan los puestos de ropa, joyas, comida y música.

La 6ª edición en español de la guía de Londres de Lonley Planet (GeoPlaneta. Junio 2012) acaba de publicarse con 464 páginas llenas de datos prácticos, planos e informaciones actualizadas sobre la ciudad.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.