Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:DORMIR

Vistas a los picos

LES CAPÇADES, habitaciones con terrazas en Beceite y Calaceite

Piscina del hotel Les Capçades
Piscina del hotel Les Capçades

Todo comenzó en el hotel Miralles, dentro de la pintoresca villa de Horta de Sant Joan, zócalo de entrada a los puertos de Beceite y Calaceite. O, mucho antes, en la masía de Baubo, donde el niño Salvador Miralles cuidaba las ovejas de la familia en un Maestrazgo todavía sin luz, ni televisión, ni casi carreteras. Formado tras años de duro trabajo en un hotel de la Costa Brava, el joven Miralles abrió junto a su mujer ("la Pepita", como él dice) una fonda en el pueblo que terminó convertida en un señor hotel de 50 habitaciones y restaurante para 300 comensales donde no se jubila "ni queriendo", asistido ahora por sus hijas. Un lugar imprescindible para comer bien en la zona.

Animados por el éxito de su afanoso negocio, los Miralles se atreven desde hace dos años con otro establecimiento a las afueras, en la zona baja del pueblo, que goza de unas vistas privilegiadas sobre la montaña picuda de Santa Bárbara (imposible no distinguirla a varios kilómetros a la redonda). No es que su arquitectura, de nueva planta, provoque entusiasmo, pero el aplacado de piedra actúa de convincente camuflaje entre los peñascos que se recortan a su alrededor. El jardín da profundidad al paisaje, enhebrado de olivos y pinos silvestres. Huele a romero y tomillo. Muy denso.

LES CAPÇADES

PUNTUACIÓN: 7

Categoría oficial: 3 estrellas. Dirección: avenida de la Generalitat, 19-21. Horta de Sant Joan (Tarragona). Teléfono: 977 43 55 55. Fax: 977 43 55 77. Internet: www.hotellescapcades.com y www.hotelmiralles.com. Habitaciones: 1 individual, 9 dobles, 4 suites. Precios: desde 200 euros la habitación doble estándar, desayuno e IVA.

De puertas adentro mejora la cosa. La decoración se vale de algunos elementos mobiliarios reconocibles por su firma. En los encuentros, que proporcionan rincones agradables para el descanso, se notan ciertos guiños estéticos provenientes del exterior: el cielo azul, la montaña gris, el bosque verde. Obviando los defectos estructurales de la casa y de una insonorización no demasiado exigente, lo cierto es que la tranquilidad del paraje augura felices sueños. Aquí se duerme en buen colchón y todas las horas que hagan falta.

L'Oliver, La Roca, Ginebre, Natura, L'Encant, Caçador, Mirador... Unas, con vistas al monte; otras, al caserío piramidal, y las demás, a los puertos. Las mejores habitaciones, sin embargo, son aquellas que ofrecen terraza en la cimera del edificio, denominadas Picasso y Óscar Mariné. Una rinde homenaje al pintor malagueño, que pasó varias temporadas en Horta de Sant Joan. La otra lo hace con el artista, tipógrafo y diseñador gráfico autor de las guías de Hoteles con encanto, amigo personal de Salvador Miralles.

La primera hora se festeja con un desayuno de zumos plasticosos (¡ay!) y un suculento pa amb tomàquet amañado con el típico pan de espiral de Tarragona.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.