Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:EXTRA Cruceros

Petrodólares en el mar de Simbad

Un litro de gasolina, 25 céntimos, y una botella de agua, un euro. De Dubái a Omán, crucero por el golfo Pérsico, entre rascacielos, pozos petrolíferos e islas artificiales

El Costa Favolosa es un reloj en el que 1.200 tripulantes tienen asignadas sus tareas para conseguir que unos tres mil pasajeros, que no se conocen de nada, convivan a bordo. Italianos, filipinos, españoles, rusos, franceses, alemanes y holandeses destacan entre viajeros de unas 40 nacionalidades que se apuntan de diciembre a marzo a un crucero por el golfo Pérsico. En verano, con temperaturas de 45 grados, no hay quien visite esta zona. El barco zarpa cada sábado desde Dubái hacia Muscat, en el sultanato de Omán, en una travesía de 319 millas náuticas en la que recorre la costa de los Emiratos Árabes Unidos y el estrecho de Ormuz, hasta el golfo de Omán.

DOMINGO: Muscat

El día despunta con el atraque en el puerto de Muscat. En los siglos XVI y XVII, entre 1507 y 1650, los portugueses llegaron aquí para establecer relaciones comerciales entre las Indias Orientales y Europa, y testimonio de aquella época son unas torres vigía que todavía jalonan las montañas. Desde el crucero se ofrecen cada día diversas excursiones, que se pagan aparte. Del puerto de Mina Qaboos de Muscat salimos en autocar hacia la gran mezquita. Estamos en el emirato de Omán y casi todas las casas responden a un mismo patrón arquitectónico: poca altura y fachadas blancas. En Omán el litro de gasolina cuesta 25 céntimos de euro, pero una botella de agua mineral vale un euro.

La mezquita, con cinco minaretes, está en las afueras de la ciudad, y destaca por su gran lámpara con cristales de Swarovski, de 14 metros, y una impresionante alfombra de 24 colores que tejieron 64 mujeres iraníes durante un año. Siguientes paradas: el museo Bait Al Zubair y el palacio de Al Alam. El principal problema de las excursiones es la aglomeración. En Muscat se puede, además de esta excursión turística, dar un paseo a bordo de un dhow, típica embarcación de madera (69 euros), observar delfines en su medio natural (74 euros) o visitar en 4×4 pequeños pueblos de montaña y adentrarse en el desierto omaní de Wahiba (109 euros). Las actividades finalizan a media tarde y a las 17.30 el Costa Favolosa zarpa hacia Khor Fakkan.

LUNES: Khor Fakkan

Fujairah es el emirato más pobre de los siete Emiratos Árabes Unidos. Y Khor Fakkan, su puerto. Situado en el golfo de Omán, tiene montañas escarpadas y bellas playas naturales. Una caravana de 40 vehículos todoterreno transporta a unos 250 turistas por las montañas de Masafi para contemplar el paisaje cambiante del desierto y los wadis, cauces secos. Una breve parada en un safari para fotografiar camellos permite escuchar el silencio del desierto de piedra y contemplar cómo los árboles van desapareciendo y el desierto de arena pide paso. Unas altas dunas rojas nos conducen hasta la roca del camello, curiosa formación que emula la cabeza de ese animal. Por la tarde, de nuevo en el barco, música diferente en directo en cada salón. Y para acabar el día, una fiesta árabe alrededor de una de las piscinas de la cubierta.

MARTES: Abu Dhabi

Tras una noche de travesía llegamos a las 9.00 a la capital de los Emiratos Árabes. Abu Dhabi está ubicada en una pequeña península rodeada de islas, la mayoría artificiales, construidas en la última década (la ciudad fue fundada en 1761). Impactan sus rascacielos y grandes avenidas en medio del desierto y de la nada. Una gran autopista de 27 kilómetros atraviesa la isla de Sadyat, donde está previsto construir un futuro Guggenheim, el Louvre de Abu Dhabi y otros centros culturales. En la isla de Yas está el nuevo circuito de fórmula 1 y el primer parque temático de Ferrari, con una montaña rusa que alcanza los 240 kilómetros por hora. Pero el icono de la ciudad es la gran mezquita blanca de Sheik Zayed, la segunda más grande tras la de Estambul. Sus obras finalizaron en 2008, caben 40.000 personas y en su interior destaca una alfombra de 6.000 metros cuadrados que pesa 35 toneladas. El sistema de iluminación exterior del templo cambia en función de las fases lunares y la lámpara central tiene 40 millones de cristales de Swarovski. Otras luces, las de las plataformas petrolíferas, nos acompañarán en la travesía nocturna hacia Khasab.

MIÉRCOLES: Khasab

El barco llega por el fiordo de Khawr Khasaibi. De nuevo estamos en Omán. La península de Musandam y su capital, Khasab (enclaves fuera del territorio de Omán pero que pertenecen al sultanato), tienen poco interés salvo por su fortaleza construida por los portugueses en el siglo XVII. Este día se ofrecen desde el crucero tres excursiones: paseo en dhow por el fiordo de Omán, safari para ver una villa beduina y visita a Khasab. Mientras, en el barco la vida sigue. Unos pasan horas al sol leyendo, otros participan en actividades (juego de damas, dardos, lecciones de mambo...) Por la noche, espectáculo musical de patinaje sobre hielo y de acrobacias.

JUEVES Y VIERNES: Dubái

El jueves por la mañana, con el barco acercándose a Dubái, se informa a los pasajeros sobre el desembarco definitivo el día siguiente y los horarios para dejar los camarotes libres. A mediodía, el equipo de animadores del Costa Favolosa ofrece una fiesta de despedida en una de las piscinas, mientras el barco atraca en Dubái, capital financiera de los Emiratos Árabes. La mezquita Jumeirah inspiró al arquitecto Adrian Smith a construir el edificio más alto del mundo, la torre Burj Khalifa, desde cuya planta 124, de acceso público -previo pago de 30 euros-, se divisan las 300 islas artificiales que dibujan el mapa del mundo. Se trata de un ambicioso proyecto que contemplaba la construcción de zonas residenciales y hoteles lujosos, pero la crisis frenó en seco esta aventura en 2009.

La excursión continúa con la visita a la zona residencial de la Marina, con decenas de rascacielos. Luego espera la isla de la Palmera Jumeirah, un complejo turístico en el que destaca el hotel Golf & Atlantis the Palm, una ciudad dentro de la ciudad. El almuerzo de la excursión será en el hotel exclusivo Burjh Khalifa. Luego, compras en el Souk Marinat Jumeirah. En el Mall of the Emirates, podemos visitar Ski Dubai, uno de los resort de esquí interiores más grandes del mundo, con 22.500 metros cuadrados de pistas. Por último: el castillo Al Fahidi del siglo XVIII, con un museo en el que explica cómo era la vida en los emiratos antes de descubrirse el petróleo. Y de nuevo al barco, para disfrutar de la última noche en el golfo Pérsico.

Guía

Información

» El golfo Pérsico es el escenario de las travesías del Costa Favolosa -Costa Cruceros

(www.costacruceros.es)-, el buque del que se habla en el texto, inaugurado el pasado verano. Hasta el 6 de abril permanecerá en Dubái, desde donde realiza cruceros de lujo de siete días por aguas de Omán y los Emiratos Árabes Unidos, con precios que parten de 520 euros por persona, incluidas las tasas (hay que sumar los vuelos).

» Navieras como Royal Caribbean (www.royalcaribbean.com) realizan travesías similares.

» Emirates (www.emirates.com) tiene un vuelo diario entre Madrid y Dubái, y a partir de julio, desde Barcelona, más un segundo vuelo al día desde Madrid. Desde 555 euros. I. M.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información