Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:EXTRA Cruceros

Y Colón las bautizó

En barco por las caribeñas Antillas Menores para redescubrir los legendarios viajes de las carabelas. Y un salto a San Salvador, donde se tocó tierra en 1492

La isla Tórtola es la de mayor tamaño y la más poblada de las Vírgenes Británicas.
La isla Tórtola es la de mayor tamaño y la más poblada de las Vírgenes Británicas. EVERON MACDUFF

El Caribe es un edén con islas y playas de arenas inmejorables y aguas de azules o verdes casi infinitos. Recorrerlo, navegarlo, bucearlo es un placer. Pero si a eso se une algo de historia, mucho mejor. Por ejemplo, en las Pequeñas Antillas, las que Cristóbal Colón descubrió primero. Basta con coger un mapa para darse cuenta de que seguir las huellas de Colón no es fácil, ya que muchas islas no conservan el nombre castellano que les puso el navegante en su día. Fernandina, por ejemplo, se llama ahora Long Island, y la que Colón llamó Isabela se convirtió luego en Crooked Island. Ponemos rumbo a San Salvador, donde empezó esta historia.

La primera: San Salvador

Casi 520 años después, no hay seguridad absoluta sobre cuál fue la primera isla divisada por Colón al otro lado del Atlántico. Pero la que ha sido escogida por mayoría es San Salvador, así bautizada por Colón, una de las orientales del archipiélago de las Bahamas. Ya en 1891, el periódico The Chicago Herald colocó en Crab Cay, al noreste de la isla de San Salvador, una esfera de piedra caliza local para conmemorar el Cuarto Centenario del Descubrimiento. España estaba ocupada en su declive y aún esperaría un siglo para hacer algo. En 1956, la artista e historiadora Ruth Durlacher Volper promovió la colocación de una cruz blanca en Long Bay, al oeste. Una placa metálica en su base reza: "Aquí o cerca de este lugar desembarcó Cristóbal Colón el 12 de octubre de 1492".

A unos metros, otra placa de azulejos de cerámica en un monolito es el único vestigio español en un paraje tan singular. Dice (en inglés): "Esta placa fue regalada por el Gobierno de España con motivo de la visita de las réplicas de las carabelas de Cristóbal Colón el 10 de febrero de 1992 en conmemoración del primer desembarco en San Salvador en 1492".

La isla mide apenas 20 kilómetros de largo por 10 de ancho, cuenta con lagos interiores y una sola carretera que la circunda. Está fuera de los circuitos de los cruceros y turísticamente dominada casi en exclusiva desde 1992 por el Club Med francés, situado al norte, pasada la pequeña capital, Cockburn Town. Su apuesta al anunciarse es clara: han cambiado el nombre de San Salvador por el de Columbus Isle.

Cambios de nombres

Los grandes barcos cruceros no llegan a San Salvador como lo hacen a Nassau, la capital de las Bahamas. Sí que llegan a otras pequeñas islas que son propiedad privada de diferentes navieras. Al norte, por ejemplo, en las Berry Islands, están Great Stirrup Cay (de la empresa de cruceros Norwegian) y Coco Cay (nombre puesto por Royal Caribbean a la isla de Little Stirrup Cay). Más al este, Half Moon Cay, rebautizada así por las navieras Holland y Carnival, y que se llama en realidad Little San Salvador Island.

Las Bahamas son el destino estrella de los cruceros que salen de Miami y Port Everglades (puerto a unos 50 kilómetros más al norte, en Fort Lauderdale), con rutas que van desde un fin de semana -con salida a Nassau los sábados a las cinco de la tarde y regreso a las siete de la mañana del lunes- hasta varios días. No todos los barcos fondean en las mismas islas. Las más habituales en las rutas son aquellas dotadas de puertos en cuyos muelles cualquier naviera puede atracar. Es el caso de Barbados, Saint Thomas o Saint Kitts. En gran parte de las islas más pequeñas solo es posible fondear a unas millas y usar las lanchas de salvamento para trasladar a los pasajeros a la costa. Como hizo obligatoriamente Colón.

Los grandes barcos cruceros solo fondean contadas veces en las de menor tamaño. Únicamente si la isla es suficientemente rentable en excursiones y compras hacen el esfuerzo. Ejemplos de ello son Santa Lucía (donde ver los Pitones, dos montículos volcánicos, es una atracción) o Tórtola (para ir luego a las fotogénicas playas, The Baths, de otra isla, Virgin Gorda). A la mayoría de islas menores solo van barcos más pequeños, el mejor sistema para conocer el gran rosario isleño. Como Saint Barth, Dominica o Grenada, entre otras.

Colón completó el arco sur de las Antillas en sus dos últimos viajes y bautizó sin cesar. En el tercero, en 1498, tras Trinidad, llegó a San Vicente (ahora Saint Vincent and the Grenadinas) y a la Grenada actual, que llamó Concepción. Después, otros navegantes españoles le pusieron Granada, y la pronunciación inglesa convirtió la primera "a" en "e", Grenada. En el cuarto viaje, en 1502, arribó a Martinica (que bautizó así por llegar un martes) y a Santa Lucía (posiblemente llamada así por el día de la santa). Pero fue en su segundo viaje cuando más bautizó en el norte. Entre otras, La Deseada, la primera que tocó en 1493 (ahora, La Désirade), María Galante (por una de sus carabelas), Dominica (que alcanzó un domingo), Guadalupe (por la virgen extremeña), Montserrat (por la montaña catalana), San Cristóbal (por su santo; ahora se llama Saint Kitts), Virgen de las Nieves (Nevis, por las nubes que había en su cumbre), San Bartolomé (la exclusiva Saint Barth, por su hermano), Santa María la Redonda y de la Antigua (por las vírgenes riojana y sevillana, respectivamente), San Martín (por san Martín de Tours; ahora repartida entre Francia, St. Martin, y Holanda, St. Maarten), Saba (por llegar un sábado) y San Eustaquio (hoy Sint Eustatius, también holandesa).

Las islas Vírgenes

Más cerca de Puerto Rico están las Once Mil Vírgenes, en recuerdo de la leyenda de santa Úrsula. Islotes incluidos, son en realidad unas 200 (de las 700 islas que conforman las Bahamas). Los nombres que puso el almirante a las principales islas Vírgenes son vivos recuerdos. Las británicas, tan sonoros como Tórtola o Virgin Gorda (por su forma). Las tres estadounidenses, Santo Tomás (Saint Thomas, la principal), San Juan (Saint John, la más hermosa, casi en su totalidad parque nacional gracias a Lawrence S. Rockefeller, que la compró) y Santa Cruz (Saint Croix). En esta, la más sureña, Colón llegó por Salt River Bay, al noroeste. Solo allí se puede encontrar otro sitio histórico nacional. Una placa metálica sobre un rústico monolito de adoquines lo recuerda desde 1975: "Lugar en que tocó tierra Colón". Santa Cruz, como Saint Thomas, fueron largos años danesas antes de ser estadounidenses. Españolas, solo un suspiro, aunque profundo.

Guía

Información

» Muchos Caribes son posibles. De la península de Yucatán a la isla de Vieques, en Puerto Rico, pasando por Cuba, Jamaica y las Bahamas. Al sur, Aruba, Curaçao y Bonaire, frente a la costa de Venezuela. Y hacia el este, el rosario de islas de las Pequeñas Antillas. La mejor época del año: de diciembre a agosto. Fiel a la fórmula del "todo incluido" y con una programación diseñada para el público español, Pullmantur (www.pullmantur.es) propone dos rutas de ocho días -Caribe maya, y Antillas y Caribe sur- desde 540 y 779 euros, respectivamente (más tasas y vuelos; consultar en la agencia).

Princess (www.princess.com) tiene camarotes en oferta para las próximas salidas de sus barcos Caribbean Princess y Grand Princess, desde 322 y 1.227 euros, respectivamente (más vuelos y tasas). Ambos viajarán en primavera hasta Europa, en cruceros transatlánticos de 15 días desde 333 euros más tasas. Para los que prefieran algo diferente, los veleros de Star Clippers (www.starclippers.com) tienen viajes de ocho días por el Caribe desde 1.175 euros. Se encuentran ofertas para el Caribe y otros destinos en agencias como Un Mundo de Cruceros (www.unmundodecruceros.com), Viajes El Corte Inglés (www.viajeselcorteingles.es), Logitravel (www.logitravel.com), Mundomar (www.mundomarcruceros.com), XYO (http://xyocruceros.com), Barceló (www.barceloviajes.com), Viajes Iberia (www.viajesiberiacom) o la recién creada Nautalia (www.nautalia.com).

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información