Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VAMOS A... PORTUGAL

Para no repetir playa este verano

Oporto, Cascais o el Algarve. Arenales de calidad certificada a tiro de coche en la costa de Portugal

Desde las deportivas como Portimão y las urbanas como Matosinhos hasta las volcánicas en los archipiélagos portugueses de Azores y Madeira. La costa lusa y sus 271 zonas balnearias galardonadas con la bandera azul se convierte este verano en la número uno del ranking mundial de países con esta certificación en términos relativos. Recorrerlas todas, una locura. Elegir diez, casi imposible. Una propuesta para comprobar que los jueces que les han otorgado el estándar de calidad, seguridad y limpieza no se equivocan. Y para complementar en plan, siempre pescado fresco en el menú cocinado de formas infinitas.

01 Como una reina

A pocos kilómetros de Lisboa, Cascais es una zona de baño con aires aristocráticos, pues fue el centro de veraneo escogido por el rey de Portugal Luis I en el siglo XIX. Los nobles le imitaron y construyeron allí sus palacetes, así que un día de playa en Cascais se enriquece casi sin querer con unas vistas agradables. Reflejo de esta vida burguesa es el nombre de la Praia da Rainha (de la Reina), una de las que se suma este verano a la lista de arenales con el certificado de bandera azul. Es un rincón pequeño pero bien situado, cerca de la estación de tren. Su acceso a pie, en una ensenada muy protegida, permite descubrir un lugar vigilado en el centro de la localidad, con lo que se evita el mal humor de tener que buscar un hueco para el coche a pie de mar.

02 Cita para regatistas

En la región sureña de Portimão, la Playa da Rocha tiene una merecida fama por sus aguas cálidas en las que vivir con anticipación el verano. Una bahía custodiada por acantilados con una ajetreada agenda de ocio y un puerto animado que convoca a los amantes de los deportes náuticos a una nueva edición de la Portimão Portugal Match Cup, del 22 al 26 de junio, una cita anual en la que participan los mejores regatistas del mundo para dar la bienvenida al periodo estival. Aparte de la playa, no hay que perderse la población de Alvor, a unos cinco kilómetros, que conserva todo el encanto portuense con sus casas blancas y sus barcos amarrados en la ría.

» www.visitalgarve.pt

03 A la playa en tranvía

En la zona norte, desde Oporto se puede llegar a la arena de Matosinhos con el metro tranvía que atraviesa el centro de la ciudad. En verano toca madrugar para encontrar un hueco en este arenal con asiduos fervientes, ya sea por el combo de sol y mar o por los diferentes deportes náuticos, como surf, vela y windsurf, propiciados por los vientos del norte. Unas copas al aire fresco de la ribera del Duero complementan el día perfecto en la capital del norte de Portugal, donde brindar en sus noches llenas de cultura y ocio marcado por el ambiente cosmopolita.

04 Con certificado de tranquilidad

A un lado el Océano Atlántico y al otro la ría Formosa. Todavía existe otro mundo en los arenales de la isla de Tavira, parte del cordón de islas arenosas entre ambas aguas. Agradable para dar paseos con marea baja, su acceso se realiza en barco desde la ciudad de Tavira, que no tiene desperdicio, considerada uno de los principales centros históricos del Algarve por su riqueza patrimonial escondida entre sus estrechas callejuelas. La playa está situada en la punta este de un arenal inmenso y, en la zona oeste, en pleno Parque Natural de la Ría Formosa, la playa Homem Nu (hombre desnudo), es la zona naturista más antigua, con protección legal desde principios de los años noventa.

05 Un spa natural

Porto Santo, en Archipiélago de Madeira, es una isla dorada que presume de playas bañadas por unas aguas de color turquesa que no solo alegran la vista sino que también cuentan con propiedades terapéuticas reconocidas contra problemas de circulación. Un spa natural con muchas horas de sol durante todo el año, donde además de la tranquilidad, la simpatía de su pueblo hospitalario bien merece una mención. Al margen de la playa, la ciudad de Vila Baleira revela historias y leyendas, como es el caso de la Casa Museo donde residió Cristóbal Colón. Para acceder a ella, quince minutos en avión desde Madeira o dos horas en barco.

» www.visitportugal.com

06 Tres en uno en las Azores

Recortada por bahías profundas, la isla de Santa María no solo cuenta con las más bellas playas de las Azores sino también con más horas de sol. El mar, con temperaturas templadas y aguas transparentes, maravilla a cualquiera. La más famosa es Praia Formosa, reconocida por su extenso arenal fino. Anjos y Maia también cuentan con la bandera azul. Fruto de la erosión de las lavas basálticas del archipiélago, de arena negra, proporcionan un contraste magnífico con el blanco de la espuma y el azul añil del mar. Imposible resistirse a un baño cálido en sus piscinas naturales formadas en rocas volcánicas.

07 Destino para surfistas

En la playa Grande del Guincho (el nombre de un ave marina), el viento se despacha a gusto y permite a los windsurfistas hacer sus acrobacias y exihibiciones sobre sus tablas. Las olas alcanzan entre uno y dos metros y, además, la nortada garantiza hasta un 90% de días navegables. Muy cerca, para cumplir con el rito obligado de saborear los pescados y mariscos de la costa portuguesa, acompañados por supuesto por un vino blanco bien helado, el restaurante Porto Santa Maria, en la carretera de Cascais al Guincho, se ha hecho un hueco por su cocina típica que le ha merecido una estrella Michelín. En Trivago se puede reservar el hotel Quinta da Marinha Resort, un complejo de lujo famoso por sus campos de golf a un precio nada desorbiado, desde 105 euros la noche en pleno mes de julio.

08 Pescadores entre festivales

¿25 playas a tiro en coche desde el hotel para no repetir? En los alrededores de Albufeira es posible, uno de los centros turísticos por excelencia del sur de Portugal y uno de los más animados, de día y de noche, donde contrasta el color dorado de la arena y el rojizo de los acantilados. Una de las más populares es la Playa de los Barcos, también conocida como la Playa de los Pescadores. El gran arenal de aguas cristalinas da la bienvenida a los visitantes con su bonita estampa de barcos pesqueros de colores. En verano, acudir a esta zona puede suponer codearse con los más fiesteros entre sus numerosos festivales de música.

09 Playa 'lounge' frente al mar

Para espíritus más cosmopolitas, amantes del glamour, las compras y el ocio, la referencia es Vilamoura, destino habitual de la jet set internacional. En esta zona del Algarve, durante el día, elegir entre los tres kilómetros de playas de Vilamoura, son una interesante opción para fieles del culto al cuerpo. Durante la noche, su marina, bares y restaurantes de diseño, lounges frente al mar y coquetas terrazas con vistas ofrecen mil y una posibilidades de diversión con un estilo propio.

10 Despedir el verano con un atardecer

La costa sur de Portugal abruma con sus pequeñas calas con atardeceres. Coquetos hoteles con vistas al océano y todo tipo de detalles para incentivar el romanticismo. El plan propone fugarse a una de las playas desiertas de Ría Formosa, alejadas del turismo, pero con las mismas arenas blancas y aguas transparentes. Ubicadas entre Isla de Armona y la Isla de Culatra, mirando a Ría Formosa de un lado y al Atlántico de otro, ofrecen el entorno íntimo para disfrutar entre dos el final del verano.

Guía con toda la información sobre las playas de Portugal con bandera azul pinchandoaquí.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.