Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
renfecuenca

Vete a Cuenca

De la Ermita de Las Angustias al Arco de Bezudo, Nuestra Señora de la Luz o el impresionante Ars Natura, ruta por los mejores rincones de la ciudad manchega

Amabilidad, paisajes, monumentos y una clara obsesión por preservar su medio ambiente tan rico como espectacular. Es Cuenca, una apuesta segura, una ciudad en la que perderse es una suerte.

Visitar al casco antiguo de la capital conquense obliga a frenar en seco el reloj a los visitantes venidos de las grandes urbes, es como si un cartel a la entrada obligara a dejar aparcadas las prisas en la parte moderna de la ciudad invitando al paseo relajado por las empinadas calles, callejuelas y mil vericuetos de la villa.

La ruta más aconsejable para recorrer el casco antiguo es subir al castillo en la línea 1 de autobús urbano, es el lugar perfecto para vislumbrar la extraordinaria estampa de las hoces que han horadado el Río Júcar y su afluente el Huécar alrededor de Cuenca, a partir de aquí se puede comenzar a descender disfrutando de todas las sorpresas que nos esperan. En el camino encontraremos la Ermita de Las Angustias, la Iglesia de San Pedro, El Arco de Bezudo o Nuestra Señora de la Luz bellos monumentos religiosos que dan paso a una Plaza Mayor presidida por la Catedral de Santa María y San Julián.

El Puente de San Pablo es visita y paso obligado, aunque no es apto para personas con vértigo. Esta pasarela nos une al Convento del mismo nombre situado al otro lado y que ahora ocupa un Parador de Turismo, además nos permite tener una perspectiva diferente de las hoces que rodean la ciudad, la mágica vista de las Casas Colgadas y de los peculiares rascacielos de Cuenca, edificios que por la parte delantera (Calle de Alfonso VIII) tienen cuatro alturas pero que llegan a los diez pisos en su parte posterior enganchados milagrosamente sobre el Barrio de San Martín.

No se deben obviar los diferentes museos de arte contemporáneo que se encuentran debidamente señalizados en el camino: La interesante Casa Zavala alberga en su interior la Fundación Antonio Saura con una biblioteca de arte moderno, por su parte La Fundación Antonio Pérez ubicada en el Convento de las Carmelitas acapara obras de Gordillo, Torner, Valdés, Equipo Crónica o Barceló. El Museo de Arte Abstracto, ubicado en el interior de las famosas Casas Colgadas reune obras de Mompó, Chillida, Saura, Oteiza o Tàpies entre otros. Todo un lujo para los sentidos concentrado en un unos pocos cientos de metros.

Avistando ya bajo los arcos del Ayuntamiento la calle de Alfonso VIII con su peculiar amalgama de colores y perfectamente integrado entre las enrevesadas calles del casco antiguo nos encontramos el moderno Museo de las Ciencias de Castilla-La Mancha con un Planetario que recrea el cielo nocturno, los planetas observables a simple vista, y la Luna con su sistema de fases, todo en una curiosa cúpula hinchable donde se proyecta el cielo real.

Cuenca en el Siglo XXI

Cuenca mira hacia adelante mimando su pasado y dejando huellas en el presente como el Centro Ars Natura, toda una declaración de intenciones que se ha forjado en un edificio diseñado por DeLaPuerta+Asensio Arquitectos Asociados situado en el Cerro Molina. En las salas de su cálido y futurista interior se dan a conocer los problemas y soluciones a dilemas globales como el Cambio Climático pero a la vez se muestra la etnografía local o la forma de abordar en Castilla-La Mancha el desarrollo sostenible.

La flora y fauna de la comunidad manchega disponen de su espacio en Ars Natura incluido un acuario que alimentado por agua del Júcar nos enseña en un entorno que simula el fondo de un rio las especies que viven en los mismos. Truchas, Carpas o cangrejos de río se muestran a la curiosa vista del visitante.

Alrededor del museo hay casi seis hectáreas ajardinadas con especies autóctonas con senderos y pequeños lagos que invitan a pasear y a asomarse a un espectacular mirador que dejará grabada en la retina la imagen de la antigua Qunka árabe.

Para sellar en condiciones la visita a Cuenca es indicado dejarse llevar por los yantares de la tierra que van desde los zarajos, el morteruelo o el ajoarriero hasta los dulces de origen árabe como el alajú y como broche tomarse un licor resolí una combinación de café, aguardiente, canela y corteza de naranja.

Hostal Restaurante Bayo en Villalba de la Sierra (Ctra. Cuenca - Tragacete, Km. 20 Teléfono - 969 28 12 75) es una estupenda opción para degustar un buen pisto manchego a sólo 20 minutos en coche .

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.