Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
FUERA DE RUTA

Este sitio me suena

Escenarios convertidos en iconos de una época gracias a su aparición en portadas de vinilos (y algún cd) hoy históricos, que marcaron a una o varias generaciones. Permanecen vivas en sus memorias, y también existen en el mundo real

El planeta, especialmente Londres y Nueva York, está repleto de lugares comunes que un día dejaron de serlo por haber protagonizado la portada de un disco, más o menos mítico. Icónicas localizaciones, no obstante, de las que nadie escuchará comentario alguno en una oficina de turismo, pero que brindan una gran oportunidad para endulzar el viaje si se está de paso por la ciudad. Y si no, al menos, garantizan una historia que contar.

01 ¿Qué tiene Greenwich Village?

En la celebrada y homenajeada portada del segundo disco de Bob Dylan, Freewheeling, una sencilla fotografía en la que una pareja pasea abrazada por Nueva York bastó para pasar a la posteridad. Caminaban por la esquina de Jones Street con West 4th Street en Greenwich Village. Por aquel entonces lo que se estilaba a la hora de elaborar una portada era el esfuerzo y la dedicación. La misma joven que acompañaba a Dylan en aquel invierno de 1963, Suzie Rotolo, ha narrado en un libro de reciente publicación cómo "fue ese aire casual de espontaneidad y sensibilidad lo que hizo de esta portada un símbolo cultural. Con el tiempo, muchos artistas han homenajeado la instantánea llegando incluso a las salas de cine en una famosa escena de la película Vanilla Sky.

02 Criaturas de la noche

Sin abandonar el Village, una interesante historia de influencias y coincidencias recorre la memoria musical neoyorkina. Aunque Tom Waits nunca lo ha reconocido, se ha dado por hecho que la ilustración de Nighthawks At The Diner estaba cargada de la influencia de la archiconocida obra de Edward Hopper, Nighthawks (Criaturas nocturnas). En la portada puede verse a un Tom Waits con una mirada tan (o incluso más) perdida como la del protagonista del célebre cuadro de 1942. Aunque muchos han situado el famoso restaurante Phillies en este inspirador barrio neoyorkino, lo cierto es que la controversia sobre su ubicación aún perdura, pues todos los archivos indican que en el supuesto emplazamiento original nunca hubo un restaurante.

Algo similar ocurre con Toms dinner , uno de los sencillos más conocidos de Suzanne Vega, que también posa frente a la cámara con un café en la mesa. En esta ocasión el enclave no tiene pérdida, ya que Suzanne se inspiró en el famoso Monk's Cafe de la popular serie Seinfield, situado entre Broadway y la 112, a la hora de escribir la letra de la canción y de posar para la cámara.

03 ¿Qué fue primero, el disco o la tienda?

Aunque en la portada del sexto disco de Led Zeppelin pueden verse dos bloques de pisos de tres plantas, lo cierto es que los números 96 y 98 de St. Mark's Place, Nueva York, albergan hoy edificios de cuatro plantas y una pequeña tienda de ropa en su sótano llamada Physical Graffiti. No se sabe si fue primero el huevo o la gallina, pero sí se sabe que la fijación del ilustrador Mike Doud por decorar el disco con este bloque de edificios fue tal que tuvo que recurrir al Photoshop de 1976 para reestructurar su tamaño con tal de que cupiese en la portada. Esto sumado a una impresionante presentación le valió el Grammy a mejor portada del año. Cinco años después, un grupo llamado The Rolling Stones grabó el videoclip de Waiting On A Friend en las escaleras del mismo portal.

04 Refugio canalla para estrellas del rock

En el número 39 de Große Freiheit, Hamburgo, hubo una vez un local llamado Star Club cuyo interior tuvo el lujo de albergar actuaciones de gigantes como los Beatles, The Who, Chuck Berry o Jimi Hendrix. En 1964, uno de los primeros y más viejos rockeros aún con vida ofreció un concierto en directo que más tarde sería recogido en Jerry Lee Lewis Live at Hamburg. En su portada puede verse la hermosa fachada del lugar, que cerró en 1969 y décadas después ardió. Hoy, una bonita placa de mármol con una guitarra eléctrica recuerda algunos de los grandes nombres que visitaron este lugar entre 1962 y 1969.

05 Tradición, modernidad y satanismo

¿Qué extraño motivo llevaría a los Black Sabbath a ilustrar la portada de su primer disco con un molino que data del siglo XV? La histórica construcción, tan tétricamente reflejada con una misteriosa mujer frente a ella, se llama Mapledurham Watermill y aún hoy se mantiene en funcionamiento. En su día fue el corazón del pequeño distrito de Mapledurham, en el condado inglés de Oxfordshire. Hoy en día, satánicos intereses aparte, es un punto de interés turístico perfectamente visitable.

06 Londres 'vintage'

También en suelo británico, los hermanos Gallagher se fueron al Soho londinense para darse un paseo e inmortalizar de una manera que recuerda inevitablemente a Abbey Road (entre Camden y Westminster) su celebrado What's the story morning glory. Con Berwick Street de fondo, es posible darse un paseo por sus calles y hacerse una fotografía idéntica a la de la portada del disco de Oasis. El vintage y el aroma a old school de la zona hacen el resto.

07 Retrato del punk

Aunque se titule London Calling, no fue en la capital inglesa, sino en Nueva York, donde Paul Simonon decidió estampar su bajo Fender contra el suelo. Concretamente la fotografía fue tomada en el Palladium neoyorkino durante un concierto en 1979 y la verdad es que, intencionadamente o no, el simbolismo de la escena fue instantáneo. De clara inspiración en el álbum debut de Elvis Presley, la portada del disco de The Clash fue una de las diez seleccionadas por el Reino Unido para figurar en una colección de sellos postales dedicada a grandes portadas del rock británico. Los curiosos que deseen ver en qué estado quedó la guitarra no tienen más que desplazarse al museo del Rock and Roll Hall of Fame de Cleveland.

08 Lynyrd Skynyrd se dice así

En 1973 los integrantes de Lynyrd Skynyrd aún necesitaban explicar al mundo cómo se pronunciaba el nombre del grupo. La portada del disco (Pronounced 'L?h-'nérd 'Skin-'nérd) mostraba a los siete integrantes del grupo apoyados en un edificio a pocos metros del lugar donde Burt Reynolds y Jerry Reed cargaron un camión lleno de cerveza ilegal en la película de 1977 Smokey and the Bandit. Se trata de la Main street de Jonesboro, Georgia. Después de vender dos millones de copias del disco (y sobre todo después de Free Bird) la banda no precisó tener que aclarar más los problemas en torno a la correcta pronunciación de su nombre.

09 Palmeras y playa

Cuando Eric Clapton decidió poner en orden su vida solucionando sus problemas con las drogas, salió de su reclusión sacando un disco con nada más y nada menos que la dirección de su casa en Florida. Hoy, en el 461 Ocean Boulevard de Miami las palmeras como la que presidía la hermosa casa del artista aún son las protagonistas; un paraíso de sol, playa y hermosas fachadas con el mismo estilo arquitectónico que inspiró al cantante en 1974 a la hora de compartir con el mundo, entre otras, su interpretación de I shot the sheriff. Arquitectura muy similar a la del Hotel California que dio nombre al más famoso disco de The Eagles. No obstante, su verdadero nombre es el de Beverly Hills Hotel y está localizado en pleno Sunset Boulevard.

10 Inspiración subterránea

Tranquilo y pausado, como un viaje en metro, así es el Poem on the Underground Wall de los geniales Simon and Garfunkel, cuya inspiración brotó de una sesión de fotos realizada, precisamente, en la estación de metro de la Quinta Avenida de Nueva York. De esta sesión, en la que se tomaron cientos y cientos de instantáneas, nació la fotografía para la portada del primer disco del dúo formado por Paul Simon y and Art Garfunkel. Con su inmortal aroma a posteridad aún bien presente, resulta sencillo sumergirse en el suburbano de la Gran Manzana, dejarse llevar por la melodía e imaginar que aún estamos en 1966.

Hay un fin de semana gratis para el ganador del concurso 'Sonríe, es Andalucía'. ¡Envía tus fotos!

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.