Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Con la tabla de surf al desierto

Mucho más que dunas. Rutas por cinco desiertos donde puedes desde marcarte el 'topicazo' de subir a lomos de un camello hasta montar en una Harley, ver una colonia de leones marinos o cruzar el Trópico de Capricornio

El desierto del Namib. Un cinco estrellas en la categoría de desiertos. Uno de los aspectos más atrayentes del Namib es el intenso tono rojizo de su arena. Pero además, presume de ser el más antiguo del mundo y uno de los más grandes. De hecho, en lengua Nama Namib significa enorme. El desierto está protegido por el parque Namib-Naukluft, que abarca 50.000 kilómetros cuadrados. Las dunas de Sossusvlei, supuestamente las más altas del mundo, son la gran joya de Namib. La mayoría de ellas superan los cien metros, aunque algunas alcanzan los 300. La más codiciada es la llamada Duna 45, uno de los mejores lugares de la tierra para ver amanecer. Un plan perfecto para admirarlas en su conjunto es a través de un recorrido en globo aerostático.

Namib ofrece sorprendentes contrastes, desde los paisajes lunares del norte hasta las formaciones rocosas de las montañas del Naukluft pasando por las colonias de leones marinos, como la de Capre Cross hasta el Fish Canyon, el segundo más profundo del planeta. El parque Skeleton Coast es la parte fantasmagórica del viaje. La zona, una de las menos accesibles del país y barrida por fuertes vientos, está salpicada de esqueletos de ballenas y cascos de barcos naufragados.

Actividades en el Namib: Sandboard, recorridos en globos aerostáticos, quad por las dunas y surf en las playas de Cape Cross.

Cultura Africana tiene una ruta de 14 días que visita el desierto y los osos marinos de Cape Cross. El precio, desde los 2.942 euros, incluye 11 noches de acampada en Safari móvil, transporte y guía. Tiene otro recorrido de 12 días, con seis noches de alojamiento en campamento de lujo. Desde 4.500. Tiene otro recorrido aquí:

El viaje de Club Marco Polo se detiene en el parque Naukluft. Incluye también Botswana y Cataratas Victoria en una ruta de 19 días. El precio del viaje es desde 1.995 euros.

Desierto rojo de Australia. Hablar de los desiertos de Australia es hacerlo en enormes proporciones. La mayoría de los desiertos se encuentran en la zona central y en noroeste del país. El llamado desierto central, el Red Centre de Australia, forma parte de Parque Nacional de Uluru-Kata Tjuta. Es uno de los desiertos más accesibles, ya que hay carreteras que pasan junto a varios puntos del parque. Este desierto depara experiencias como conocer a la tribu aborigen Anangu, que venera al Uluru, conocido también como Ayers Rock, un monolito de más de 300 metros. El Uluru se encuentra a 440 kilómetros al suroeste de Alice Springs y es Patrimonio de la Humanidad desde 1987. Australia considera a los anangu los verdaderos propietarios de este parque nacional por haber preservado esta tierra durante siglos. De hecho, las autoridades intentan que el turista respete al máximo las costumbres aborígenes, por lo que se pide a los visitantes que visiten el Uluru que no suban ni escalen el monolito. No está prohibido, pero sí recomendado por respeto a las creencias de la tribu.

Igual de impresionante y sagrado para los aborígenes es el Kata Tjuta (conocido también como The Olgas), 36 cúpulas de piedra rojizas situadas a sólo 41 kilómetros del Uluru. Una visita original The Olgas y Ayers Rock es hacerlo subido en una Harley Davidson con rutas que organizan empresas como Uluru Cycles y que ayudan al viajero a organizar el recorrido, desde los 50 a los 100 kilómetros. Tampoco hay que descartar un atardecer en el Uluru a lomos de un camello y además celebrar el espectáculo con una copa de champán (un tipo de excursión de unas dos horas y media que organizan muchos operadores ). Para los amantes de las alturas, siempre están los vuelos panorámicos en helicóptero o paseos en globo.

Para entrar en el parque (ver aquí horarios de visita) hay que pagar un pase de 25 dólares que sirve para una estancia de tres días consecutivos. Para menores de 16 años es gratis.

Para quienes no viajen a Australia en viaje organizado pero quieran visitar el desierto con guía, tienen la opción de contratar un tour desde Alice Springs, una ciudad que además dispone de aeropuerto. Si se va por libre al parque nacional, lo mejor es visitarlo en coche o en autobús.

El aeropuerto más cercano al parque nacional es Connellan Airport. Desde allí mismo se puede alquilar un coche. De Alicia Springs a Uluru hay unas cinco horas y media por carretera.

Kirunna Travel dispone de ofertas para circuitos de 12 días (desde 3.560) para salidas en junio o 22 días (desde 4.662 euros) para salidas en julio (incluye Ayers Rock, Kings Canyon y Alice Springs).

La agencia Catai tiene una ruta de 15 días a la Australia romántica que incluye Ayers Rock desde 3.945 euros (hay que estar de regreso antes del 30 de junio)

Nobeltours tiene una oferta de 13 días desde 3.730 euros y que incluye en la ruta Ayers Rock (hay que estar de regreso antes del 30 de junio.

Desierto de Atacama: Es el más árido del planeta. De hecho, se han llegado a registrar hasta más de 300 años sin lluvias en algunas zonas de este desierto. Una de los sitios más interesantes de Atacama es el Valle de la Luna (a unos 13 kilómetros al oeste de San Pedro de Atacama), con formaciones de piedra, sal petrificada y arena. Dicen de él que es uno de los lugares más inhóspitos del planeta. Atacama también brinda al viajero sorpresas como los géiseres del Tatio en medio de un desierto, la Cordillera de la Sal o las lagunas del Altiplano, situadas en insólitos lugares.

La mejor forma de acceder es hacerlo en avión hasta la ciudad de Calama y de allí dirigirse por carretera hasta San Pedro de Atacama (una hora y 45 minutos en coche, aproximadamente). Otra gran puerta de entrada es la ciudad de Antofagasta, "donde el desierto termina en el mar", un lugar poco explorado y con fantásticas playas. Además, a muy pocos kilómetros de esta ciudad uno puede darse el placer de cruzar el Trópico de Capricornio. Frente al aeropuerto de Cerro Moreno hay un monumento construido en conmemoración de la delgada línea y que sirve de orientación al viajero. La zona es un lugar de encuentro en las noches de verano para los amantes de la astronomía.

La agencia Sanga tiene dos viajes que incluyen el desierto de Atacama. Uno de ellos, el "Volcanes y salares del altiplano", incluye el ascenso a tres volcanes de más de 5.000 metros. El viaje dura 20 días y cuesta desde los 1.920 euros, sin el billete incluido.

Pasaporte 3 cubre Atacama en varios de sus viajes. Uno de ellos es el "Gran ruta transamericana", que también incluye Argentina, Bolivia y Brasil durante los 25 días que dura el viaje (desde 2.190 euros, sin tasas de billete).

Actividades en el desierto de Atacama: Sandboard en el Valle de la Muerte, descendiendo por dunas de más de 120 metros. Desde San Pedro hay muchas posibilidades de caminatas, desde rutas de entre 3 ó 4 horas en el Valle de la Muerte o en el Valle de la Luna, hasta a algunas más complicadas, como la que de la laguna Lejía a laguna Miscanti, a unos 4.000 metros de altura, en pleno altiplano. Debido a las condiciones de altura y a que son normalmente rutas poco transitadas es recomendable hacer estas excursiones acompañado de guías expertos.

Desierto de la sal de Uyuni, Bolivia: Uyuni, en el sureste de Bolivia, es una superficie de 10.582 kilómetros cuadrados de desierto blanco, un desierto de sal cuya imagen es la de un inmenso glaciar. Situado a más de 3.600 metros sobre el nivel del mar, este salar situado en la región de Potosí es el más grande del mundo.

Rodeado de montañas y volcanes de más de 5.000 metros, el salar de Uyuni es uno de los paisajes más alucinantes de América del Sur, además de ser una de las mayores reservas de litio del mundo. Los puntos obligados para visitar este desierto blanco son el Parque Nacional Eduardo Avaroa y las lagunas Verde y Colorada, llamadas así por el color que los sedimentos les dan a sus aguas.

La isla Pescado (isla Incahuasi), llamada así por su forma, está repleta de cactus gigantes que pueden llegar a medir más de diez metros de altura. La isla está situada en la parte central del salar y es el mejor lugar para contemplar desde lo alto toda la llanura de Uyuni.

La puerta de entrada para visitar este desierto es la ciudad de Uyuni, a unas siete horas y media en coche desde La Paz. Tanto desde esta ciudad como desde Sucre o Potosí hay trenes que trasladan hasta la ciudad de Uyuni. Desde estas ciudades también es posible contratar viajes o guías para visitar el desierto. Algo recomendable debido a la dificultada para orientarse en el terreno.

Otro atractivo turístico es el pintoresco hotel Luna Salada. Está construido con bloques de sal, material que impregna desde la estructura y los suelos hasta los muebles del alojamiento. Está situado a sólo 500 metros del salar, con lo que su ubicación es perfecta.

La mejor época para viajar es de julio a noviembre.

Pasaporte 3 incluye en su viaje "Gran Ruta Transamericana" la visita al salar de Uyuni, con la isla Pescado y las lagunas Verde y Colorada en la ruta prevista. El viaje dura 25 días y el precio base es de 2.190 euros.

Club Marco Polo tiene una ruta específica para el salar que lo recorre durante seis días. El precio es de 492 euros sin el incluir el vuelo.

Desierto del Sáhara: Un gran clásico. Este enorme desierto de nueve millones de kilómetros cuadrados se extiende a lo largo de toda la franja norte del continente africano, desde el Atlántico hasta el Mar Rojo y es propiedad de Marruecos, Argelia, Túnez, Libia, Egipto, Sudán, Chad, Níger, Malí, Mauritania y Sahara Occidental. Los recorridos en camello y en 4x4 durmiendo en jaimas son ya unos clásicos del Sáhara pero no por eso hay que evitar marcarse este placer. Tradicionalmente el país que más ha explotado el turismo del Sáhara ha sido Marruecos. Allí está Ouarzazate, la ciudad conocida como la puerta del desierto, y donde se pueden visitar los estudios donde se rodaron escenas de películas como La joya del Nilo, La Momia. Además, muy cerca se puede aprovechar para conocer las casbah de Tiffultute y de Ta Urit. Muy cerca, en sureste del país, en la frontera con Argelia, se encuentra el desierto de Erg Chebbi, una de las joyas mejor guardadas de Marruecos, un auténtico campo de dunas móviles.

Cultura Africana ofrece un recorrido que combina ciudades imperiales, desierto y costa y que incluye el desierto de Erg Chebbi. El viaje dura 16 días y cuesta 965 euros, sin el vuelo incluido.

Aún siendo Marruecos una buena opción, no hay que descartar disfrutar del Sáhara en otros países. La agencia Pasaporte 3 incluye en sus propuestas el Sáhara libio en 4x4 durante 10 días. El precio es desde los 1.165 euros sin incluir el vuelo intercontinental.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.