Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"La vida del crucero es adictiva"

Marta Rossi es directora de entretenimiento del crucero Pacific Dream que recorre el Caribe

Lleva más de 20 años dedicados al mar, recorriendo el mundo en cruceros. Su trabajo es entretener a los pasajeros, confeccionar programas de espectáculos y actividades para todos los públicos. Ahora recorre el Caribe como directora de entretenimiento en el Pacific Dream de Pullmantur.

Lleva en el mar desde el año 89, ¿cuál es el crucero más interesante en el que ha estado?

El más fácil de coordinar es el del Adriático. Mucha gente repite y se queda a disfrutar del barco. Antes sólo se quedaban 20 personas y ahora llegan a estar hasta 500. Se nota la crisis pero sobre todo son pasajeros que repiten año a año. ¡Llegan a viajar hasta cinco veces!

Pero me arriesgaría a decir que el Sovereign , que recorre el Mediterráneo, es el barco que más me gustó.

¿Y cómo se prepara la animación en un crucero?

Hay un equipo permanente de innovación pero tenemos un manual con las actividades básicas. La selección que le gusta al equipo luego se prueba con pasajeros. Hay mucho de prueba y error. Cuando se cierra la idea son cuatro meses de entrenamiento. Para agosto ya están definidos los espectáculos para la temporada de marzo. Noviembre, diciembre y enero son meses de ensayo para los bailarines.

Y la gente parece disfrutar...

Al final conseguimos calidad. Me acuerdo que una vez al terminar un obra homenaje a The Beatles se nos acercó una señora para felicitarnos por el espectáculo. ¡Y resultó ser la hermana de Ringo Star!

¿Notáis diferencias en el gusto por nacionalidad?

Al pasajero español le gusta muchísimo bailar y las actividades comunitarias. También el bingo y la música en vivo. El karaoke gusta aunque no es muy multitudinario. Y son exigentes.

¿Organizáis fiestas privadas?

Sí, tienen espacios que se pueden reservar, como la sala de conferencias. A veces se celebran aniversarios o bodas pero no lo demandan mucho. Las bodas celebradas aquí no tienen validez legal ya que tienes que subir al barco a un juez de paz, como hizo una pareja que incluso se trajo a sus 120 invitados.

¿Cómo entretener al que entretiene?

Tenemos un club de tripulantes y se organizan eventos para el personal. Si no el barco termina por absorberte y tampoco es bueno. Tuve una muy buena maestra que cuando nos veía con mala cara nos mandaba al camarote hasta que se nos pasara. Creo que es una actitud natural que uno va tomando y que en definitiva nos termina ayudando a nosotros. Y otra cosa que siempre me preguntan es ¿y si te enfermas que pasa? Y yo, a bordo, ¡jamás me enfermo! Nunca he tenido "días off" por enfermedad y eso que trabajo 8 meses seguidos.

¿Es cierto que hay fecha de caducidad para estar en el mar?

Es una vida adictiva. Uno sube al barco y se olvida de las obligaciones de la casa: el baño limpio, la comida preparada y servida...es una vida cómoda. Pero sí, creo que llega un momento en el que te quieres anclar en tierra. Personalmente, cada vez me cuesta más salir de casa. Cuando me estoy habituando tengo que volver al barco. ¡La última semana es muy dura! Además es difícil compaginar este trabajo con una vida familiar y, en mi opinión, es totalmente incompatible con tener hijos. No es un espacio para que un niño crezca. Si hubiera sido mamá no hubiera embarcado.

Cruceros Pullmantur: http://www.pullmanturcruises.com/

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.