Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

León en 24 horas

Un breve recorrido para disfrutar de la historia, el arte, y de sus ya famosas tapas en el Húmedo

Desconocida aún por muchos, la ciudad leonesa se abre al visitante ofreciendo desde sus imponentes edificios cargados de historia, a la modernidad del MUSAC que la ha internacionalizado. León es un lugar para perderse y descubrir el pasado y caminar por su casco antiguo, además de marcarse un homenaje en sus innumerables bares de tapas. El Barrio Húmedo ya tiene un lugar propio en la gastronomía.

10.00 La catedral y los cubos: El recorrido arranca con una visita a la pulchra leonina (s.XIII), el edificio que marca la seña de identidad de León. De gran influencia francesa, lo que más llama la atención de quienes la visitan son sus impresionante vidrieras policromadas. Recomendamos también detenerse por la noche a contemplar la vista de la catedral iluminada.

Además, y aprovechando la fase de restauración, la catedral permite ahora un recorrido especial por una plataforma instalada a 14 metros de altura desde la que se puede contemplar desde un lugar privilegiado las vidrieras. Las visitas son guiadas en grupos reducidos y hay que concertar cita al menos con 45 minutos de antelación. A partir del mes de abril también se organizan visitas nocturnas a la plataforma, de 23.30 a 00.30.

Ver horarios y precios para el museo catedralicio, ya que varían según la estación. Los domingos y festivos suele estar cerrado. Web del Ayuntamiento de León: http://www.aytoleon.es/

Tras visitar la catedral la ruta continúa bordeando el edificio. Giramos en la calle Cien Doncellas, donde nos encontraremos con el edificio del Archivo Histórico Provincial antes de bajar las escaleras y dar con la Avenida de los Cubos para ver las torres de la muralla dando un paseo. Bordeando los Cubos llegamos a la Puerta Castillo, desde donde la ruta entra en el interior del casco viejo de León.

12.00: Desde la plaza Santo Martino se baja hasta la plaza de San Isidoro por Sacramento o Descalzos. Allí comienza el nuevo tramo de la ruta, en la Real Colegiata de San Isidoro (s.XII). Es una de las joyas de la ciudad y una de las obras clave del románico. El precio de la entrada (4 euros) incluye una visita guiada al museo y panteón. Las bóvedas del panteón están decoradas con pinturas murales que le han valido el sobrenombre de capilla Sixtina del románico. Más información y horarios de visita en la página web.

13.00: Frente a la Casa Botines se encuentra el Palacio de los Guzmanes, actual sede de la Diputación Provincial de León. La fachada de este edificio renacentista con elementos platerescos domina la entrada al casco antiguo de la ciudad. La entrada es gratuita e incluye una breve visita guiada. Merece la pena entrar para ver el patio columnado.

Consultar horarios aquí. Excepto en verano, cierra sábados, domingos y festivos.

13.30: Al entrar en el Palacio de los Guzmanes el viajero ya habrá visto la fachada de la Casa de Botines. Diseñado por Gaudí, el edificio de estilo neogótico se ha convertido en uno de los más queridos por los leoneses. El edificio está situado en la plaza de San Marcelo y sirve como una de las antesalas para la Calle Ancha. La casa es propiedad de Caja España, pero se puede visitar, ya que hay una sala de exposiciones en el interior, donde se puede ver los pilares metálicos que utilizó Gaudí para sustituir al ladrillo y dar más espacio a las estancias. Justo enfrente del edificio hay un banco con una estatua de Gaudí sentado, un lugar perfecto para descansar y admirar la fachada gaudiana.

14.00: En dirección al Barrio Húmedo. Es la hora del almuerzo, así que tras dar un paseo por la Calle Ancha conviene desviarse y entrar en el popular barrio de tapeo de León. Una buena opción es acceder a la zona desde la calle Mariano Domínguez Berrueta, que desemboca en la Plaza Mayor, donde los sábados hay mercado. Es la típica plaza castellana, rodeada de casas con soportales. En verano se puede disfrutar de la vista tomando algo en una de sus terrazas. De aquí la ruta sigue hacia la calle Matasiete, una de las más estrechas de la ciudad, que desemboca en la plaza de San Martín, el corazón del Barrio Húmedo, lugar de encuentro de locales y turistas para ir de cortos o de chatos. En cualquiera de las tabernas de esta zona al pedir la bebida los camareros agasajan al cliente con una tapa generosa. Además de bares para tapear y tomar unos vinos, el Húmedo cuenta con numerosos restaurantes. La vida en este barrio se estructura en torno a la Plaza de San Martín y partir de allí lo mejor es callejear y aventurarse.

Recomendaciones para tapear en el Húmedo: La Bicha (en la plaza de San Martín). Este local suele poner pincho de morcilla para acompañar la bebida, y tiene fama de ser una de las mejores de León. El garbanzo negro, que suele poner para acompañar la bebida un pequeño recipiente de barro con garbanzos. Además, tiene una amplia carta de raciones. El Rebote suele poner un pincho de croqueta gigante de innovadores sabores (morcilla, queso, pizza, entre otros) con cada bebida. El Botijo es otro de los lugares más populares. Su tapa típica son las patatas fritas caseras. La especialidad de La Alpargata, otro lugar tradicional, es la oreja guisada. Para comer en la zona uno de los sitios más populares es la Pizzería La Competencia. Este local comenzó la costumbre de servir el vino italiano canei y la extendió a todo León.

17.00. Café en el Parador: Las distancias en León no son grandes y es una ciudad que está hecha para disfrutarla paseando. Una vez contentado el estómago la ruta continúa hacia la Plaza Conde Luna y de allí salimos al comienzo de la Calle Ancha. Desde la Plaza Santo Domingo y siguiendo la Gran Vía de San Marcos, al fondo se divisa el Hostal de San Marcos, la próxima para en la ruta. El convento, que en la actualidad es Parador de Turismo, es uno de los edificios que no hay que perderse en León. En un principio el lugar fue destinado a hacer las veces de hospital y posada para los peregrinos camino de Santiago. Pero sus paredes han visto mucha historia. El edificio fue utilizado como prisión. Aquí estuvo encerrado Quevedo y siglos después sería utilizado como campo de concentración de presos republicanos durante la Guerra Civil. Es agradable tomar un café en la cafetería del Parador antes de continuar el paseo.

18.00. MUSAC (Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León): Es la imagen del León más moderno. Incluso para aquellos a los que no les guste el arte contemporáneo solamente admirar el edificio colorista, que homenajea a las vidrieras de la catedral, en sí mismo ya merece la pena. Obra de Mansilla y Tuñón Arquitectos, recibió el premio Mies van der Rohe de arquitectura en 2007. El auditorio también fue construido por el mismo estudio y está situado muy cerca del museo. La entrada al MUSAC es gratuita. El museo también ofrece visitas guiadas gratuitas para grupos como mínimo de diez personas. Consultar horarios en la web del museo.

19.00: Antes de regresar a lo viejo merece la pena hacer una parada para descansar y conocer el tapeo en la zona de la Junta. Uno de los lugares más conocidos aquí es el café El Chorco. Su especialidad es una tapa parecida al san Jacobo, aunque tiene una extensa carta de raciones y tapas. Llevan fama sus tostas.

20.30 Despedida y cierre en el Húmedo, un barrio al que hay que volver para ver su ambiente de tapas nocturno. Antes de dar por concluido el día es obligado volver a la catedral, para ver su fachada iluminada. Una imagen con la que merece la pena quedarse.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.