Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
RUTAS URBANAS

Las mejores tapas de Sevilla

Recorrido de selecto tapeo alrededor de La Maestranza por El Arenal y en barrio de Triana. De tapas de diseño a una taberna del siglo XVII

Abril es tiempo de feria en Sevilla y de tardes de corrida en La Maestranza. Cuando se apagan las luces de la plaza y, con suerte, se abre la puerta grande, llega el turno de la tertulia torera en los alrededores del coso. Ruta por el mejor tapeo de Sevilla, por El Arenal y Triana.

Para empezar, ambiente taurino y rabo de toro en el popular Mesón del Serranito (www.mesonserranito.com), antiguo torero. En la misma calle de Antonia Díaz, la bodega de Antonio Romero (www.bodeguitaantonioromero.com) cuenta con un amplio y excelente surtido de tapas. En la aledaña calle Arfes, La Isla (www.restaurantelaisla.com) ofrece marisco selecto, mientras que en La Barbiana (www.restaurantebarbiana.com) conviene apostar por sus guisos marineros y la tortillita de camarones.

En la famosa calle Reyes Católicos se puede parar en la esquina de El Cairo (www.hosteriasalas.com) para degustar buen marisco, o regresar a la vera de La Maestranza para catar los ibéricos y chacinas del Mesón 5 Jotas (www.mesoncincojotas.com). Para sentirse torero lo mejor es el Burladero (www.gran-melia-colon.com), donde Dani García insufla nuevos e innovadores aires a este clásico sevillano. Tapas de diseño para paladares sibaritas, amparadas, eso sí, en los ingredientes de toda la vida y una buena bodega.

Croquetas de puchero en Triana

La primera parada en Triana es casi obligada. Aunque el popular Quiosco de las Flores ha cambiado de nombre, ahora es El Faro, mantiene su delicioso pescaito frito con vistas al Guadalquivir y la Torre del Oro. Allí mismo, calle Betis, la Primera del Puente maravilla con sus pavías y las croquetas de puchero.

De clásica a clásico. Trianero, grande y muy antiguo, Casa Cuesta (www.casacuesta.net) obliga a detenerse. La tapa de paloma en el Bar Bistec, junto a Santa Ana, raciones de buena comida casera andaluza en Casa Chema (Calle de San Jorge) y para la despedida dos típica abacerías de Triana: Casa Peral (www.casaperal.com) y la Antigua Abacería de San Lorenzo, en la calle Pureza: buena bodega y original morcilla de hígado.

Quedan dos joyas imprescindibles en el centro: los selectos pescados de El Copo (calle Almansa) y El Rinconcillo (www.elrinconcillo.es), taberna fundada en 1670. En su interior se pueden cometer dos pecados imperdonables: no degustar sus deliciosas espinacas con garbanzos y arrancarse por bulerías. El cante está "terminantemente prohibido".

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.