Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
paradoressemanasanta

Jugando al escondite en Salamanca

Ruta histórica para sentirse como un personaje histórico en los paradores de León, Salamanca y Zamora y descubrir las curiosidades de estas ciudades

El 2010 es un buen momento para visitar el antiguo Reino de León, principalmente por dos motivos: se cumple el 1100 aniversario de su fundación y es año Jacobeo. Continuar la ruta por Zamora y Salamanca proporcionará un viaje no sólo por Castilla y León, también por la historia

1100 años del Reino de León

Uno de los grandes atractivos de León es su centro histórico, que aún se encuentra cercado en gran medida por las murallas. En la calle Ancha, vía de referencia, se localiza la Casa Botines, un edificio ideado por Gaudí y que sorprende por sus cuatro torres. Como curiosidad, enfrente del edificio hay un banco con una estatua de Gaudí que mira un cuaderno donde está plasmada otra de sus construcciones. Por su parte, la Catedral de Santa María, de estilo gótico, es la joya de la corona de la ciudad gracias al color de sus vidrieras. A la salida del templo puede ser un buen momento para acercarse a la zona del Húmedo e ir de "cortos". Otra cita obligada en León es la Colegiata de San Isidoro, de la que se ha llegado a decir que es "Capilla Sixtina del Románico" gracias a los frescos que decoran el Panteón Real.

Para finalizar la jornada, una buena opción es ir a San Marcos, hoy en día Parador Turístico de León. De él los leoneses siempre comentarán que es ahí donde estuvo encerrado Quevedo cuando el edificio funcionó como cárcel. Sin embargo, mucho antes de que eso ocurriera, la construcción era un hospital de peregrinos y casa matriz de la Orden de Santiago. Su arquitectura actual corresponde a la del antiguo monasterio de San Marcos y actualmente el viajero que se aloje aquí puede contemplar uno de los claustros más bonitos de España.

Zamora y sus murallas

La ruta continúa por Zamora, la bien cercada. La ciudad aún conserva parte de los tres recintos amurallados que tuvo la ciudad, por lo que es fácil que el viajero pasee cerca de ellas. La Catedral de San Salvador es, posiblemente, el edificio más emblemático de la ciudad. Es imprescindible fijarse en su cúpula o cimborrio que muestra una hermosa sobriedad. En la zona sur de la catedral destaca la Puerta del Obispo o de Olivares, una entrada integrada en el recinto amurallado. Asimismo, el Palacio Episcopal, del siglo XVIII, cuenta con una modesta fachada, pero en su interior se descubre un bonito patio porticado.

Próximo a la catedral, esta el Parque del castillo una zona verde por la que el viajero puede descansar o dar un pequeño paseo hasta el castillo que aún conserva el foso, la puerta de acceso y la torre del homenaje. En la zona más céntrica del casco histórico se encuentra el Palacio de los Condes de Alba y Aliste, ahora Parador Nacional de Zamora. Se trata de un edificio del siglo XV y XVI de estilo renacentista que destaca por su patio rectangular con arcos y galería acristalada de madera y escudos heráldicos. Aquí el viajero se puede alojar y sentirse como un caballero o dama del Medievo gracias a las camas con dosel, tapices y armaduras del Parador.

Jugar al escondite en Salamanca

El tercer día los viajeros pueden completar la ruta en Salamanca, ciudad a tan solo una hora en coche de Zamora y declarada Patrimonio de la Humanidad en 1988. Su Plaza Mayor es una de las más famosas de España gracias a la vida que desprende y a su estilo churrigueresco. En tres minutos a pie se llega a la Casa de las Conchas, una edificación que esconde varios enigmas. Por ejemplo, si es verdad que debajo de las conchas hay monedas de oro y si la causa de esta iconografía se debió a que su propietario pertenecía a la Orden de Santiago o porque en el escudo familiar de su mujer aparecía una concha.

Salamanca cuenta con la universidad más antigua de España, data del siglo XII. Mientras se contempla la fachada plateresca se puede jugar al escondite con el relieve de la famosa rana. Serán los estudiantes, sobre todo, quienes más se esfuercen en esta labor, ya que cuenta la leyenda que si descubre dónde está aprobará todos los exámenes. El juego de buscar relieves puede continuar en la Catedral nueva, aquí se esconden un astronauta y un dragón que se come un helado. Por su parte, la catedral vieja, que se inició a construir en 1140, posee una singular cúpula llamada Torre del Gallo.

En la margen izquierda del río Tormes el viajero puede descansar en el Parador Turístico de Salamanca que, aunque no cuenta con una larga historia como los anteriores, destaca por las vistas que posee hacía el casco antiguo de la ciudad. La cena se puede realizar en el Parador de Salamanca y degustar la repostería en la que destacan las Duquesitas del Tormes de Alba o Paciencias de Ledesma.

Guía Práctica

Parador de San Marcos en León: Plaza de San Marcos, 7. Tel.: 987237300. leon@parador.es (http://www.paradores.es/)

Parador de Zamora: Plaza de Viriato, 5. Tel.: 980514497. zamora@parador.es (http://www.paradores.es)

Parador de Salamanca: calle de Teso de la Feria, 2. Tel.: 923192082 Email: salamanca@parador.es (http://www.paradores.es/)

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información