Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FUERA DE RUTA

Diez parques temáticos para el delirio

De un gulag soviético al colorido del Suoi Tien vietnamita pasando por la Costa del Sol. Ruta por los parques de recreo más insólitos

Plan de vacaciones: talar árboles en un bosque lituano con nieve hasta los tobillos, aprender el himno de la URSS, intentar escapar de un laberinto con una máscara de gas en la cara y, de postre, ser interrogado por un miembro del KGB antes de caer rendido en el camastro de un bunker. Festival de placeres y relax en Deportation day. A su lado, el delirante mundo del Parque Suoi Tien en Vietnam, resulta incluso convencional.

01 Vacaciones en el Gulag

Bienvenidos al gulag, para una edificante jornada en un campo de concentración stalinista: trabajos forzados talando árboles sobre la nieve, sobrevivir a un interrogatorio del KGB y hasta diseñar e intentar llevar a cabo un plan de huida. Que nadie se apure por el desenlace: el día siempre acaba con el reconfortante anuncio de la muerte del dictador y una amnistía general.

Se trata de www.deportationday.eu, el último proyecto de 1984: the survival drama, un parque temático alojado en un bunker real de la antigua URSS (tiempos de Brezhnev), situado cerca de Vilnius, capital de Lituania. Regresión directa y total al comunismo y la guerra fría, en la que participan (como actores) ex militares soviéticos. ¿Las actividades? De lo más animado: ajustarse una máscara de gas, aprender el himno soviético, degustar el exótico menú del día y ¡hasta una revisión médica!

www.sovietbunker.com

02 Dragones con bufandas de colores

Hasta 39 atracciones de colores que chorrean agua y humo, con cara de dragón, colmillos, hombrecillos gordos plateados o diosas enfadadas con las orejas puntiagudas. También hay serpientes pitón y ratoneras, tortugas como mesas de camilla y un par de lagartos graciosos. El rio Don Nai baña la playa Tien Dong, en la que pequeños y grandes vietnamitas chapotean entre budas lisérgicos. En la orilla descansa el ave fénix y uno dragones vestidos de Benetton que echan agua por las orejas. Es el universo del Parque Suoi Tien, al sur de Vietnam, cerca de Ciudad Ho Chi Minh. Delirante.

http://www.vietnamhost.com/suoitien_park/main.html

03 La primera montaña rusa

Coney Island, símbolo del Nueva York de barrio, puro Brooklyn, e icono estadounidense: abrió la veda en montañas rusas y perritos calientes. Hasta García Lorca recogió su muelle y paisanaje en Poeta en Nueva York. Versos dedicados a las masas obreras que, cada domingo, reventaban literalmente de comida y bebida durante los años 20. The Cyclone (www.coneyislandcyclone.com), la mítica atracción del parque de atracciones donde Tom Hanks creció demasiado deprisa gracias a la máquina de Zoltar, se levantó en verano del 27, la primera en su especie. Y quién no ha probado un hot dogs en Nathan's. Desde Al Capone y Cary Grant, hasta Jackie Kennedy, quien los encargaba desde la Casa Blanca.

www.coneyisland.com

04 Un muelle sin barcos

La Ruta 66 nunca terminó en Santa Mónica, aunque un famoso cartel de neón así lo indique. Tom Hanks (de nuevo) lo retrató al pasar su arco en esa revisión de la historia reciente de Estados Unidos que es Forest Gump. Agrandó la leyenda de este muelle californiano de 1909, hoy sin barcos pero con una leyenda en forma de tiovivo como es el carrusel tallado a mano de 1922, que un resacoso Henry Gondorff (Paul Newman) reparaba durante su primera aparición en El Golpe. Al sur del muelle, el actual Pacific Park (www.pacpark.com) mantiene viva la leyenda del añejo Pacific Ocean Park, escenario del festivo y surfero ambiente de Santa Mónica en los años 60, y que agonizó bajo el imparable empuje de Disneylandia.

www.santamonicapier.org

05 Windsor a la vista

El doble de rápido que una tortuga al sprint. Pausado y solemne, el London Eye forma parte del skyline londinense desde el año 2000. Una flamante y gigantesca noria de 135 metros de altura sobre el Támesis, que ya es una de las máximas alturas de la ciudad. Sus cabinas acristaladas permiten panorámicas de 360 grados desde la cumbre, que en días alcanzan hasta el castillo de Windsor, a unos 45 kilómetros de la ciudad. Y ofrecen mucho más: desde que sirvan champan en una "capsula privada", hasta montar tu propia boda en uno dentro del habitáculo. Hasta el amarillo matrimonio Simpson ha volado sobre Londres.

www.londoneye.com

06 Legoland

De sencillos juguetes modulares a un emporio transoceánico que incluye varios parques de atracciones (próxima franquicia en Asia). Como suele ocurrir, la historia comienza en el humilde taller de un carpintero danés allá por 1920 y se convierte en Lego, multinacional de juegos de construcción para niños. Billund, localidad danesa, inauguró en 1968 el sector del entrenamiento con el primer Legoland, un parque temático con elaboradas construcciones a escala: de ciudades en miniatura al monumento a los presidentes americanos del Monte Rushmore. La fórmula funcionó, se multiplicó (Reino Unido, Alemania, California) e incorporó las nuevas tecnologías. Lo último: visionados en cuatro dimensiones mezclado con la misma filosofía didáctica que el original juego de las piezas de colores.

www.legoland.com

07 El camino del cielo

Centenario y emblemático, el Tibidabo es algo más que un parque de atracciones para Barcelona: el propio ayuntamiento lo salvó de la ruina en 1999 cuando parecía abocado a la desaparición. Símbolo de la ciudad, nació con el siglo XX y antes de la Guerra Civil ya marcó tendencia mediante sus atracciones y algunos curiosos extras: contrataba tribus africanas que mostraban sus costumbres y estilos de vida a los visitantes. Tras la guerra, el parque resurgió con nuevas ampliaciones y atracciones: la montaña rusa, el Circuito Indianápolis de Karts, el Scalextric... El actual Camí del Cel propone un paseo por algunas de las joyas más representativas del parque, como la Atalaya o el mítico Avión, inaugurados en los años 20, o el inquietante Museo de los autómatas, con 40 piezas de los siglos XIX y XX.

www.tibidabo.es

08 Caída libre en Madrid

Setentero y castizo, el Parque de Atracciones de Madrid se parece poco al que abrió sus puertas en 1969. De las carismáticas Alfombras Mágicas o los escalofriantes chirridos de los Siete Picos, se ha pasado a un elenco de atracciones mecánicas, seguras y futuristas que intentan lograr el batido digestivo definitivo entre sus visitantes: caída libre y giros de 360 grados a toda pastilla en cualquier dirección posible. De tiempos pasados se mantienen clásicos como el Tiovivo (menos un puma regalado a José Luis Rodríguez, el Puma), las Cadenas voladoras, la cafetería-árbol (aunque ya no ejerce como tal) y un vagón de los desaparecidos Siete Picos, expuesto donde estuvo tan sencilla y aterradora montaña rusa.

www.parquedeatracciones.es

09 En verano, Pantoja y Los Morancos

La costa del Sol no sería lo mismo sin su Tivoli, con su Pasaje del Terror, su barco misterioso, sus restaurantes temáticos, sus Twister o su Poseidón para celebrar entrañables guerras de barcas. Además, Tivoli es siempre un hervidero de actividades, a saber: la III edición de coros rocieros, la celebración del Día Nacional de los Bomberos, la Feria de la Tapa, el segundo Festival del Día de los Pueblos o el I Encuentro de bandas de música. Y luego están las noches estivales. Ropa limpia que empieza el show: Los Morancos, Raphael o Isabel Pantoja siempre vuelven en verano.

www.tivoli.es

10 Cierra al salir, por favor

Cuando algo se deja de usar se recoge, se desmonta, se reutiliza. Y más si es algo que ocupa una extensión tan considerable como la de un parque de atracciones. Pero la noria del parque japonés Takakonuma Greenland sigue en pie, y la enorme montaña rusa y los caballitos del tiovivo. Este parque, inaugurado en 1973, fue en su día uno de los más populares de Japón. Perdió clientela y nadie se molestó en recoger. Lleva más de diez años cerrado, oxidándose entre la maleza. Vale como escenario de película B, para una persecución de los Rangers de Texas o un paseo bucólico con niños de fondo.

» Ver vídeo

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.