Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VAMOS A... MARANELLO

El campanario que aguarda a Fernando Alonso

En Maranello, ciudad que acoge el cuartel general de Ferrari, suenan las campanas cuando gana la escuderia de 'Il Cavalino'

Maranello es rojo y amarillo. Tiendas, calles, plazas, restaurantes, hasta el mobiliario urbano está salpicado por los colores de la escudería Ferrari. En cualquier esquina se puede encontrar un coche de Il Cavallino o gente equipada de pies a cabeza con la ropa oficial de la escudería, banderas... Ni la Iglesia es ajena a la reina de la Fórmula 1. Cuando la escudería logra una victoria, sus campanas suenan en este municipio italiano, nuevo centro de operaciones de Fernando Alonso tras su fichaje por Ferrari.

Situada a 18 kilómetros al sur de Módena, en la comarca norteña de Emilia-Romagna, que acoge las casas más importantes de coches deportivos, Maranello respira en torno a Ferrari. En 1963, el creador del emporio, Enzo Ferrari, fundó una escuela de aprendizaje en la ciudad, de la que salen casi todos los técnicos e ingenieros de la Escudería, y muchos de sus poco más de 15.000 habitantes trabajan directamente o indirectamente para la firma de coches.

Las calles lucen los nombres de los pilotos más importantes de la escudería, desde la via Kimi Raikkonen hasta la de Niki Lauda, pasando por el adorado Gilles Villeneuve, que cuenta además con una estatua. También algunos edificios han sido nombrados como Le Mans o Suzuka, los míticos circuitos de carreras.

Esto no es Disney

Maranello da la bienvenida con una estatua del Cavallino Rampante, símbolo universal de la Ferrari desde 1932. La imagen fue cedida por la familia del héroe italiano de la aviación en la Primera Guerra Mundial, Francesco Baracca, que la llevaba en su avión.

El caballo original estaba pintado en color rojo sobre una nube blanca, pero Ferrari prefirió pintarlo en negro en señal de luto por los aviadores fallecidos en la guerra y le añadió un fondo amarillo, color local de Módena, dónde originalmente se hallaba la factoría.

Muy cerca de esta rotonda del 'Cavallino' se encuentra la Fábrica, un inmenso complejo que combina tradición - el viejo edificio de ladrillo de color rojo en el que empezó Enzo Ferrari que se ha conservado exactamente igual - e innovación, con las nuevas instalaciones y el Túnel del Viento.

La entrada está prohibida a todo aquel que no sea un distribuidor o clientes de la casa y después de haber concertado una cita. Es muy difícil entrar en las instalaciones. Los lugareños insisten: "Ferrari no es Disney". Los aficionados se tienen que contentar con apostarse en la entrada y esperar la salida de los prototipos o simplemente recrearse con el tráfico constante de modelos de Ferrari recién acabados, que salen de la fábrica en dirección al circuito de Fiorano, para ser probados antes de ser entregados. Este trazado cuenta con toda la tecnología de cualquier circuito de competición. De nuevo, acceso denegado, sólo se puede escuchar de lejos el bramido de los Ferrari.

Más información en la Guía de Italia Parasaber.com: Equipación de Fernando Alonso en Ferrari

GUÍA PRÁCTICA

Qué ver

Galleria Ferrari. Historia de la escudería, desde los coches más clásicos hasta los últimos deportivos y modelos de competición, junto con los trofeos y todos los cascos de los pilotos que han hecho historia en Ferrari. Incluso hay una recreación de un box con los monoplazas de Kimi Raikkonen y Felipe Massa, aparcados como si estuvieran listos para arrancar. El horario de visitas de la Galleria es de 9,30 a 18h, todos los días de la semana, El Precio; 13 ¤ adultos, niños de 6-10 años 9 ¤, estudiantes y mayores de 65, 11¤ Se puede reservar la entrada en www.ticketone.it.

Dónde comer

El restaurante más emblemático es el Il Cavallino, situado frente a la Fábrica, donde Enzo Ferrari solía comer. Conviene reservar mesa, ya que sólo dispone de 180 plazas, www.ristorante-cavallino.it. También recomendable es el Montana, que ha dado mesa a Michael Schumacher o Villeneuve, entre otros (www.ristorantemontana.it/eng/storia.htm).

Para bolsillos más modestos, el restaurante Pit Lane, ambiente rojo Ferrari a precios más asequibles.

Dónde dormir

El complejo residencial Maranello Village se creó en un principio para el alojar a los trabajadores de Ferrari. Hoy alberga además un hotel de cuatro estrellas y ofrece la posibilidad de alquilar apartamentos, eso sí, mínimo por un mes.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información