Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rincones sorprendentes en el Caribe venezolano

Sol, playas, monumentos y parques naturales invitan a recorrer el país con las recomendaciones de los lectores

Venezuela, más allá de Caracas, es un país de paraísos tropicales en los que perderse y disfrutar del sol. Extensas playas de arena blanca, parques de bellos paisajes naturales y ciudades con aires coloniales en el mar Caribe dan la bienvenida a los viajeros que buscan alejarse de las grandes urbes.

Y es que, como señala Bartolo Gutiérrez, "Caracas no es la ciudad más recomendada para pasar unas vacaciones, a pesar de la importancia de conocer la capital del país al que se viaja". Por ello, este lector sugiere "una breve visita a esta caótica ciudad" y sumergirse de lleno en lugares más tranquilos en los que disfrutar de un viaje de relax como Isla Margarita y Sucre.

En este sentido, Manuel Liceras comenta que Isla Margarita es un destino ideal para aquellos que deseen conjugar naturaleza en estado puro y jornadas de sol y mar en su viaje. Por un lado, se encuentra el Parque Nacional Cerro Copey cuyos escasos mil metros sobresalen por sus verdes bosques rodeados de zonas desérticas en la planicie, y por el otro, playas como la de El Yaque hará las delicias de los amantes del sol, ya que su viento impide que se llegue a temperaturas demasiado altas y además, sus aguas se convierten en un lugar perfecto para practicar deportes como el windsurf.

Sin embargo, esta isla también tiene una oferta cultural interesante. Manuel señala que lo "mejor para conocer la historia de la isla es visitar varios monumentos que te hacen regresar a la época colonial. Desde el Fortín de la Galera, en Juan Griego, construida para defenderse de los piratas del siglo XVI y XVII; al Fortín de Santiago de la Caranta, actualmente en ruinas, o el Fortín España, en Santa Ana".

Además este viajero añade que "merece la pena ver la Iglesia de Nuestra Señora Del Valle o la Iglesia de la Asunción. En cuanto a museos, hay más de media docena como el Museo Nueva Cádiz en la Asunción o los museos Diocesános y la Casa Natal de Santiago Mariño en el Valle del Espíritu Santo".

En cuanto al alojamiento, Nelson Sánchez recomienda el Aloa Spa Hotel que destaca por "su atención, servicio y un íntimo spa donde descansar. Además, las habitaciones están muy bien decoradas y te encuentras en un ambiente sencillo y caribeño al cien por cien".

Otro de los puntos imprescindibles de la zona oriental de Venezuela es Sucre, en el que Rafael Latorre propone a los visitar Parques Nacionales "como el de Mochima, el de la Península de Paria y el de Turuépano". Pero en el estado venezolano no sólo hay parajes naturales, en su capital, Cumaná, se alzan "las iglesias Catedral y de Santa Inés, además de la casa natal del Mariscal de Sucre y del recordado poeta, autor de Angelitos Negros, Andrés Eloy Blanco". Museos, calles coloniales y los parques de Guaiquerí y Ayacucho completan el escenario de una ciudad que no deja indiferente.

Dejando atrás el asfalto de Cumaná, Sucre es a su vez un estado donde "disfrutar de las playas más bellas", indica Cándido Arribas. Otros alicientes de la zona, señala Cándido "son la cordialidad de su gente y la cantidad de festividades que a través del año, como el carnaval en Carúpano, las fiestas populares y folclóricas de Mare-Mare o los tambores de San Juan, entre otras".

Otro punto imprescindible de esta ruta es el Lago de Maracibo. "Con más de 13000 kilómetros cuadrados y 30 metros de profundidad -explica Graciela Ramos- este lago está conectado al mar Caribe por el Estrecho de Maracaibo, en cuya bocana está el puente de Rafael Urdaneta".

A pesar del deterioro de la zona, debido a la extracción de petróleo, este lugar conserva rincones sorprendentes como los palafitos (viviendas asentadas sobre pilares o estacas en zonas inundables como canales o lagos). Uno de las propuestas de Graciela es visitar los de Santa Rosa, en la zona norte: "es habitual ver personas de rasgos indígenas bañándose en las aguas o remando en canoas".

Asimismo, esta lectora comenta que "Santa Rosa ha guardado en su estructura el recuerdo de sus antepasados, convirtiéndose en un parador turístico donde degustar y disfrutar de los más ricos manjares al aire libre y sobre las aguas".

¿Has viajado a Venezuela? Comparte tus fotos con otros lectores y manda tus recomendaciones

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.