Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
VAMOS A... LA FÓRMULA 1

Shanghai, en las entrañas del dragón

Tercera parada del circuito mundial en Shanghai, motor económico de China, que recorremos junto a Roldán Rodríguez, piloto de GP2. Aviso para fetichistas, Fernando Alonso se proclamó en esta ciudad Campeón del Mundo por primera vez.

El Circuito Internacional de Shanghai es uno de los mejores ejemplos de la mezcla de caracteres omnipresente en la capital financiera de China: lo tradicional con lo moderno. Construido en el año 2000, la arquitectura de este circuito intenta asemejar a los Jardines Yu Yuan, en virtud de sus edificios, dispuestos como pabellones en un lago. Para que los caprichosos monoplazas de los Alonso, Button, Hamilton... pudieran rodar a sus anchas por Shanghai, el equipo del arquitecto Hermann Tilke tuvo que estabilizar la zona, ya que era pantanosa. Y lo hizo a lo grande -como casi todo en China-: se necesitaron 40.000 pilares de piedra antes de iniciar la construcción.

La dicotomía entre esencia y vanguardia, que ya comprobamos en el circuito, la iremos descubriendo en Shanghai en el tiempo libre que nos reste tras los entrenamientos (viernes), la ronda de clasificación (sábado) y la carrera (domingo a las 15.00). Roldán Rodríguez, piloto del equipo Piquet GP de GP2, ya ganó en Shanghai la pasada temporada y conoce a la perfección la ciudad: "en Shanghai me dio mucha pena el enorme contraste entre lo rico y lo pobre: arriba, rascacielos; abajo, casas bajas donde la gente cocinaba en la calle".

1. ¡Más adrenalina!

En China, actualmente, todo el glamour del mundo del motor lo acapara el Circuito Internacional de Shanghai, pero los fanáticos del asfalto pueden visitar también, el primer autódromo permanente que se construyó en el gigante asiático, el Circuito Internacional de Zhuhai. Dicho circuito, a dos horas en avión desde Shanghai, fue inaugurado en 1996, y en la actualidad alberga carreras de todo tipo, como el Festival Pan Delta Super Racing, el Festival Asiático de la Velocidad, o más recientemente, el Campeonato Chino de Superbikes.

Además, en Zhuhai podrás ponerte al volante de un coche o una moto, especialmente preparados para los aficionados. Para los menos atrevidos, los karts o las mini motos son una divertida opción.

2. Salud y tranquilidad...

El Jardín Yu, ubicado en Fangbang Zhonglu, es uno de los puntos turísticos más demandados por el visitante occidental, precisamente porque es un jardín tradicional chino de cuatrocientos años de antigüedad. Abierto de 8.30 a 16.30, está situado junto al Templo de los Dioses, y cuenta con 30 pabellones, montañas artificiales y rocas de todos los tamaños y formas imaginables. Todo está modelado según los preceptos de la jardinería china, y los pabellones tienen nombres de lo más pintorescos, como la Torre de la Vitalidad.

3. Es la hora del té

Al salir del Jardín Yu por la zona principal, nos encontramos casi de frente con la Casa de Té en medio del lago o Huixinting Chashi. "Esta casa del té parecía casi un museo", nos cuenta Roldán Rodríguez. El piloto de GP2 recomienda a los internautas visitar este icono de Shanghai, donde "un experto en té nos estuvo enseñando diferentes variedades y dándonos de probar a todo el equipo continuamente... al final fue el sitio donde más tiempo estuvimos, una hora y media".

El edificio, un pabellón pentagonal de dos plantas, recibe el nombre por su ubicación, en medio de un estanque rectangular que está unido con tierra firme por un camino zigzagueante.

4. Poder colonial

Pocos viajeros pierden la ocasión de pasear por el Bund cuando van a Shanghai. También conocido como Zhongshan Lu, el Bund es la zona donde se encontraba el Shanghai colonial, símbolo del esplendor capitalista occidental. Por tanto, que no se extrañe el viajero si encuentra esta zona cuajada de lujosos hoteles, bancos, clubes, oficinas... previas al revolucionario Mao. El Bund es un paseo situado a la ribera del río Huangpu, un buen enclave para pasear, ver pasar barcos o cómo practican tai chi los lugareños. Una vez allí, es recomendable visitar el Banco de Hong Kong y Shanghai, que data de 1921 y nos dará una idea de por qué el Bund llegó a ser el tercer centro financiero del mundo.

Roldán Rodríguez quedó fascinado con esta zona cuando visitó Shanghai, hace apenas seis meses: "es la parte más típica de la ciudad, pero para mí, también la más bonita. Desde el Bund se pueden admirar los rascacielos de Shanghai y el enorme río. Yo diría que es la zona más chic de Shanghai".

5. Regreso al aeropuerto... a 400 por hora

¿Un poco frustrado por no poder pilotar el R29 de Fernando Alonso? Te proponemos un retorno al aeropuerto de Pudong a toda pastilla, a bordo del Maglev. Sube al único tren de levitación magnética y siente el placer de superar en más de 100 kilómetros por hora la velocidad que alcanza el motor de los monoplazas. Considerado el segundo medio de transporte más rápido del mundo tras el avión, apenas te dará tiempo a acomodarte en este tren de fabricación alemana y 3,75 miles de millones de dólares de coste, porque tardarás ocho minutos en recorrer los 30 kilómetros que separan la zona oriental de Shanghai del aeropuerto.

Guía práctica

Comer y beber

- Da Marco. (103 Dong Zhu An Bang Road Golden Bridge Garden - +86 (21) 6210-4495). Restaurante italiano recomendado por Roldán Rodríguez: "Allí iban muchos pilotos de Fórmula 1".

Dormir

- Captain Hostel. (37 Fuzhou Lu - (021) 6323 5053. El hotel ideal en relación calidad-precio y cercanía respecto al Bund. http://www.captainhostel.com.cn/en

- Hengsheng Peninsula Intl Hotel. http:// www.hs-peninsulahotel.com

Información

- Oficina de Turismo de China en España. www.turismodechina.org

- Circuito Internacional de Shanghai. www.icsh.sh.cn/en/special/node_21834.htm

- Circuito Internacional de Zhuhai. www.zic.com.cn

- Tren Maglev. www.maglevboard.net

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información