Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuando los griegos quisieron tocar el cielo

Ruta por los monasterios ortodoxos de Meteora, levantados en el siglo XIV sobre la cima de espectaculares pilares de roca para evitar los saqueos de turcos y albaneses

Meteora se encuentra en el corazón de Grecia, a 320 km de Atenas, en la región de Tesalia. Es un enclave mágico esculpido a lo largo de los siglos por el paso de un río extinto, la acción de los terremotos y la labor tenaz de la erosión. El resultado es un valle salpicado de imponentes atalayas de roca que se yerguen ante los ojos de los viajeros como monumentales columnas que sujetan la bóveda del cielo.

Su espectacular orografía ha conferido a Meteora un halo espiritual que ya fue apreciado en el siglo XI por los primeros ascetas que se retiraron a estas tierras para sentirse más cerca del Creador. Según los escritos de estos cristianos, las enormes rocas fueron enviadas por el cielo para el retiro y la oración.

Tras varios siglos viviendo en las fisuras de las rocas y ante el avance hostil de turcos y albaneses, los cristianos ortodoxos comenzaron a construir monasterios en las cimas de las masas rocosas. A mediados del siglo XIV, San Athanasio, un monje erudito, comenzó a levantar el Gran Meteoro, el primero de los 24 monasterios que llegaron a cubrir los cielos de Meteora en la etapa de máximo esplendor.

Seis supervivientes

En la actualidad, sólo seis monasterios continúan siendo habitados por monjes o monjas: el Monasterio de San Nicolás, el de San Esteban, el Monasterio de la Santísima Trinidad, el Monasterio de la Transfiguración (Gran Meteoro), el de Rousanou y el de Varlaam. Su espectacular ubicación, unido a los tesoros religiosos, los frescos, los iconos y los viejos manuscritos de sus bibliotecas, llevaron a la UNESCO a declarar Patrimonio de la Humanidad al conjunto monasterial de Meteora.

El acceso a los monasterios ha mejorado con el paso del tiempo. Inicialmente, los monjes accedían a los claustros mediante cestas izadas por un sistema de poleas. Ahora, los visitantes disponen de escaleras y puentes que conectan los monasterios. A pesar de estas facilidades, la dificultad de acceso marca la ruta que conecta los diferentes conventos.

Los templos cierran sus puertas una o dos veces por semana, por lo que es recomendable consultar los horarios previamente, así el esfuerzo que supone plantarse ante sus puertas no será en vano. La entrada a las abadías tiene un precio simbólico aunque se exige que las mujeres cubran sus piernas, incluso vistiendo pantalones, con faldas que se entregan a la entrada. Por su parte, los varones deben vestir con pantalón largo.

Existen rutas planificadas que parten de Kalambaka, una de las ciudades más antiguas de Tesalia, donde el viajero puede degustar la típica cocina helénica o echarse a dormir tras haberse saciado de la belleza visual que emana de los monasterios que cuelgan del el cielo.

Más propuestas e información en la guía de Grecia de EL VIAJERO

Los seis supervivientes

Monasterio de San Nicolás(2432-022375): Es el primero en encontrarse en el trayecto desde Kastraki a Meteora. El Katholikon, dedicado a San Nicolás, es una iglesia de forma cuadrada construida a principios del siglo XVI. Fue decorada por el pintor cretense Theophanis Strelitzas o Bathas, en 1527. Horario: 9.00-18.00 (cerrado en invierno).

Monasterio de San Esteban (2432-022279): Es uno de los monasterios más accesibles, ya que no requiere subir largos tramos de escaleras. Pequeña iglesia rectangular dedicada a San Esteban, fue construida a mediados del siglo XVI y decorada en 1545 aproximadamente. El Katholikon, que rinde homenaje a San Charalambos, fue construido en 1798. El viejo refectorio del convento es utilizado como museo. Horario: 9.00-13.00 / 15.00-17.00 (invierno) y 9.00-13.00 / 15.20-18.00 (verano). Cierra los lunes.

Monasterio de la Santísima Trinidad (2432-022220): Difícil de alcanzar. El visitante tiene que cruzar el valle y subir hasta lo alto de la roca. Fue construido sobre 1475 y decorado en 1741. El pequeño skeuophylakeion fue añadido a la iglesia en 1684. Horario: 9.00-12.30 / 15.00-17.00 (invierno) y 9.00-12.30 / 15.20-17.00 (verano). Cierra los jueves.

Monasterio de la Transfiguración (2432-022278): El Gran Meteoro es el más grande de los monasterios. La iglesia Katholikon, dedicada a la Transfiguración, fue erigida a mediados del siglo XIV y decorada entre 1483 y 1552. El viejo monasterio es usado como museo. Horario: 9.00-13.00 / 15.00-17.00 (invierno) y 9.00-13.00 / 15.20-18.00 (verano). Cierra martes y miércoles.

Monasterio Rousanou (2432-022649): Dedicado también a la Transfiguración, aunque rinde homenaje a Santa Bárbara. Fue fundado a mediados del siglo XVI y decorado en 1560. Horario: 9.00-13.00 / 15.00-17.00 (invierno) y 9.00-17.50 (verano). Cierra los miércoles.

Monasterio Varlaam(2432-022277): El Monasterio de San Varlaam es el segundo en tamaño, después del Gran Meteoro. La iglesia rinde homenaje a los tres Obispos. Fue construido hacia 1541 y decorado en 1548. El viejo refectorio es usado como museo. En el norte de la Iglesia se puede admirar el parekklesion de los Tres Obispos, construido en 1627 y decorado en 1637. Horario: 9.00-13.00 / 15.00-17.00 (invierno) y 9.00-13.00 / 15.20-18.00 (verano). Cierra jueves y viernes.

Guía práctica

Dónde comer

Tres propuestas para degustar cocina tradicional griega:

Archontariki. Riga fereou, Kalampaka. (2432022449 - 697 3767385 / 6501785). www.kalampaka.com/archontariki

The Panellinion. Hall square, Kalampaka (2432024735 - 697 2324370). www.kalampaka.com/panellinio

Aigineio: Trikalon 35, Kalampaka (2432024809 - 693 2522887). www.kalampaka.com/aigineio

Dónde dormir

Trigona: Trigona, Kalampaka (2432 070119). www.kalampaka.com/trigona

Orfeas: Pindoy 58, Kalampaka (2432 077444). www.hotel-orfeas.gr

Epavlis: Koymaries, Kalampaka (2432 024830 / 697 4450798). www.hotel-epavlis.gr

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información