Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diez destinos para 2009

EL VIAJERO sugiere una decena de propuestas para el nuevo año, con destinos para todos los gustos

Aunque la crisis planea sobre los bolsillos de todos, el sector turístico sigue siendo optimista. Y es que viajar sigue siendo un manjar demasiado apetecible como para renunciar a él por las buenas. Todo parece indicar que 2009 será un año económicamente duro, pero qué mejor manera de afrontarlo que recurriendo a la ilusión del viajero que se emociona recorriendo el mundo.

Ahí van diez propuestas de lo más variado para dejar volar la imaginación, desde los parajes más lejanos y recónditos a los rincones más cercanos. Tentaciones difíciles de excluir de la lista de propósitos para 2009:

1. Submarinismo con tiburones en Tahití.

Tahití y sus islas son un destino desconocido y remoto pero con muchas similitudes con la idílica imagen de paraíso. El osado viajero que se atreva a llegar a la otra cara del globo para alcanzar este archipiélago de Oceanía, obtendrá una segura recompensa: relax, cruceros, ritos tahitianos, playas e islas de ensueño y submarinismo.

En islas como Moorea, Raiatea Bora Bora y Manihi se organizan excursiones para ir al encuentro de tiburones grises de arrecife y tiburones de punta negra, especies no peligrosas. Ocasionalmente se observan tiburones limón, unos escualos que pueden llegar a medir 3,40 metros y que se identifican por su apariencia amenazadora de ojos grandes y dientes afilados.

Tahití completa su oferta con un amplio paquete de ocio activo, que servirá para convertirle en una de las sorpresas turísticas de 2009.

2. Bosnia-Herzegovina, una nueva perla por descubrir.

Bosnia-Herzegovina será la principal novedad turística de 2009. Se presenta por primera vez en Fitur, el escaparate turístico español, con su patrimonio cultural, naturaleza, nieve y playa como sus bazas más potentes.

Atrás queda ya la guerra de los Balcanes que asoló el país para dejar paso a un pequeño estado con mucho que ofrecer. Desde el casco antiguo de Sarajevo al viejo puente de Mostar, hasta llegar a la pequeña franja de Neum, la única parte del país que se asoma al soleado Adriático y un lugar perfecto para disfrutar de la playa.

3. Brasil, siempre presente.

Tal es la diversidad de Brasil que se ha convertido ya en un clásico del turismo internacional y no podría ser menos en 2009. Selva, playa, megalópolis inabarcables, el encanto de Río de Janeiro, ... Un destino que se ajusta a las necesidades de todos los viajeros.

Siempre presentes los dos brasiles: el más negro, de origen africano, el de la magia, que representa Bahía; y el más blanco, el de las grandes ciudades como Sao Paulo, donde se aprecian perfectamente los grandes contrastes: desde la opulencia a los niños de la calle.

4. Renacimiento turístico de Suráfrica.

El verdadero año de Suráfrica será 2010, cuando se celebre allí el gran acontecimiento internacional para todo el continente africano: el mundial de fútbol. Sin embargo, 2009 es el momento de descubrir el país en cambio, antes de que se convierta en el gran escaparate.

Es el momento de conocer su conservación de la naturaleza, la belleza natural de su paisaje, su diversidad cultural, su gastronomía y sus vinos.

5. Filipinas, el paraíso oculto.

A pesar del supuesto vínculo colonial de España con Filipinas, la relación turística es prácticamente inexistente. A causa de la lejanía y de la mayor promoción de otros países de Indochina como Tailandia o Indonesia, Filipinas es casi desconocido para el turismo español.

Pero ese desconocimiento ha contribuido a preservar un edén natural sin multitudes ni la erosión de un turismo que se reduce a un puñado de japoneses y australianos. Archipiélagos que dejarán al visitante con la boca abierta, fauna autóctona exclusiva y paraísos marinos perfectos para el submarinismo son sólo algunos de los puntos fuertes de un destino más que apetecible.

6. Bulgaria, el resurgir de historia

Bulgaria se presenta en 2009 como un pintoresco país con más de 13 siglos de historia, a caballo entre Oriente y Occidente. Su agitada historia le convierte en un apetecible destino para los amantes de las ciudades imperiales y las grandes extensiones naturales.

Además, la proliferación de vuelos de bajo coste hacia su capital, Sofía, convierten a este país en uno de los países que más éxito tendrán en 2009 en la llegada de viajeros.

7. Marruecos, el país de las mil kasbashs.

Siempre tan cercano, Marruecos será un buen destino para 2009 por su perfecta combinación entre vecindad y salto cultural. Es la forma más sencilla y barata de viajar a otra civilización a partir, por ejemplo, de la ruta de las mil kasbashs, por Ouarzazate, Tinerhir, Erfoud, Rissani, ...

Con este nombre se conoce, en el sur del Alto Atlas, a un recorrido por una serie de fortalezas, construidas en adobe con torres almenadas y adornos de ladrillo crudo, en ocasiones, auténticos pueblos fortificados.

8. China repite.

El gigante asiático es tan grande y sobrecogedor que no basta con que 2008 ya haya sido su año, con la apertura al mundo por la celebración de los Juegos Olímpicos de Pekín. China seguirá siendo en 2009 un auténtico tesoro para el viajero.

Desde su Gran Muralla a la Ciudad Prohibida... En cualquier rincón de China, el visitante hallará lugares llenos de misterio y exotismo. El Tíbet, Shanghai, o el mítico desierto de Gobi, nombres que abren en el subconsciente un mundo fascinante, macerado en la mente desde siempre.

9. Alaska, la última frontera.

Rozando casi con Siberia y el Polo Norte se encuentra la fría península de Seward, uno de los pocos lugares en el mundo donde la naturaleza se extiende por cada rincón. Un ejemplo de ello es el Parque Nacional Kenai Fjords, lleno de formaciones rocosas, inmensos glaciares azulados y hasta una colonia de frailecillos.

Sin embargo, este no es el único encanto de esta península, donde se encuentra Resurrection Bay, en la cual no sólo se puede disfrutar de sus paisajes montañosos a la espalda mientras se agita el mar o encontrarte en sus rocosas orillas decenas de focas descansando, sino que se puede navegar hasta el golfo de Alaska acompañado de las ballenas que habitan la zona, entre otros animales que conforman la fauna marina de este territorio.

10. Andorra, el encanto del hielo y la nieve.

Para los amantes de los deportes de invierno qué mejor manera de empezar el año que en Andorra, el país de la nieve. No hace falta viajar al lejano e inhóspito Polo Norte para vivir la experiencia de dormir rodeado de hielo.

Este invierno es posible alojarse en plena montaña a 2.300 metros de altitud en un entorno de nieve y sin la necesidad de hacer un viaje largo. El Iglú-hotel de Grandvalira, en Andorra, es el único del sur de Europa que ofrece la posibilidad de dormir en un iglú, relajarse en iglús-jacuzzi o comer en un iglú-restaurante.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.