Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trotamundos fascinados por Jamaica

Personajes como Marta Sánchez o José Coronado confiesan en EL VIAJERO su devoción por la isla

Algo tendrá Jamaica que fascina al que la pisa, incluidos actores y músicos como Marta Sánchez, Manuel Quijano, José Coronado y David Fonseca. Y no, no es necesario ser mal pensados porque ninguno de ellos reconoce abiertamente haber viajado allí en busca de marihuana, sino más bien con la aspiración de encontrar playas paradisíacas y experiencias irrepetibles.

La cantante Marta Sánchez asegura que Jamaica es uno de sus destinos favoritos en el que ha estado en tres ocasiones. "Las playas son un paraíso y es una isla en la que hay música por todas partes las 24 horas del día", comenta.

El también intérprete Manuel Quijano, del grupo musical Café Quijano, supera esa marca con nueve viajes. "La verdad es que me enganché la primera vez que estuve, en 1990", explica. "En aquella ocasión fui de vacaciones. Y después me ha llevado hasta allí la música, el festival de reggae".

De la capital, Kingston, dice que "es el lugar donde ves al jamaicano auténtico, al rastafari" y añade: "En algunos sitios se respira el racismo hacia los blancos y hay mucha gente con pistola, porque se cometen asesinatos a diario. Sólo si tienes amigos eres respetado. Suerte que teníamos uno que trabajaba para una ONG y era amigo de los Marley".

Manuel Quijano se queda también con las "magníficas playas, sobre todo las de Ocho Ríos". Y hace memoria: "Allí se rodó la película Cocktail, de Tom Cruise. Recuerdo que alquilé una moto de agua y me di una galleta contra las únicas tres rocas que había en medio del agua".

Predilección por Jamaica

El actor José Coronado no tiene tapujos en confesar su predilección por Jamaica, "un lugar donde el tiempo parece congelarse", y al que ha ido en tres ocasiones: "La primera fui con unos amigos, estuve tres semanas y me parecieron diez meses".

Coronado y sus amigos estuvieron en Port Antonio, al sureste de la isla, donde hay una zona de grandes mansiones de alquiler. "Nos metimos ocho en una y nos salió más barato que irnos a Palma de Mallorca", comenta. Sobre las drogas y la música, simplemente sentencia: "Hay reggae y porros por todas partes".

Al margen de la turística Montego Bay, al norte, José Coronado sugiere el sur para "conocer la isla de verdad". También Kingston, aunque matiza: "Es peligroso. Es la ciudad con el índice de criminalidad más elevado del mundo. Yo he estado y notas la intensidad de las miradas".

El músico portugués David Fonseca ha prometido volver a Jamaica. "Me encanta su cultura", afirma. "Es muy musical. Estuve allí casi por casualidad. Un día comiendo con mi mujer dije: Deberíamos ir a Jamaica".

Más que sol y playa les quedó un viaje "muy musical". "Recuerdo a la gente", señala. "Se nos contagió su ritmo: los jamaicanos viven el momento. No planean nada. De pronto por la calle uno se encontraba con un músico, empezabas a hablar y acababas tocando con él... Cuando les decía que era músico profesional, enloquecían. Y quedábamos en algún garito..."

Y en seguida encuentra el vínculo con su tierra: "Los jamaicanos caminan por la acera soleada. Tocábamos por el mero hecho de tocar. Daba igual que hubiera diez personas en un local. Todo era improvisado. Nos salía una canción tras otra, con ese toque reggae o dubb. Le ocurre como al fado portugués: sólo lo puedes tocar bien si lo llevas en la sangre".

¿Tu también sientes devoción por Jamaica? Comparte tu recomendación

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.