Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diez días en Malta

Ruta para descubrir la isla mediterránea y conocerla en profundidad

La recomendación que propone EL VIAJERO sitúa al visitante en torno a la zona de Sliema, la de mayor infraestructura turística y menos enclaustrada que La Valletta, una ciudad muy hermosa pero con enormes dificultades de tráfico por su estructura amurallada.

Desde Sliema, el viajero podrá hacer uso sin ningún problema de los autobuses públicos, que le llevarán a cualquiera de los siguientes rincones de la isla, repartidos en diez días:

- Día 1. Visita a La Valletta, la histórica capital nacida oficialmente en 1571 por voluntad de los caballeros de San Juan, ubicada en una península junto al Gran Puerto de la Orden. Completamente amurallada, los puntos más interesantes en esta jornada serán el Museo de Arqueología; el palacio del Gran Maestre (1570-80), hoy sede de la Presidencia y del Parlamento malteses, con un interesante museo en su interior; el fuerte Sant'Elmo, fortaleza de los caballeros donde se sitúa el Museo de la Guerra (dedicado a la Segunda Guerra Mundial); la Sacra Infermeria o antiguo hospital de la Orden (1574).

- Día 2. Más en La Valletta. Se completa la visita con la concatedral de San Juan Bautista (1573-77), enorme edificio muy vinculado a la Orden y en el que se conserva La decapitación de san Juan Bautista, pintura de Caravaggio realizada para dicho edificio; el interesantísimo Museo de Bellas Artes, con pinturas que abarcan desde el siglo XIV italiano hasta el siglo XX; el albergue de Castilla (siglo XVI-XVII), hoy sede del primer ministerio; el Teatro Manuel y su museo anexo, edificio dieciochesco de gran belleza.

- Día 3. Visita a las Tres Ciudades. Vittoriosa, Cospicua y Senglea, tres poblaciones unidas junto al Gran Puerto. La primera es la más interesante por ser la antigua capital de la Orden, destacando el fuerte de Sant'Angelo, su museo Marítimo y diversos edificios relacionados con la Orden.

- Día 4. Visita a Mdina y Rabat. La antigua capital de la isla se ubica en el interior y también se encuentra completamente amurallada. Debido al terremoto de 1693, que afectó profundamente a los edificios de entonces, casi todo lo que hoy podemos contemplar es posterior. Destacan algunos edificios góticos, como el palacio Inguanez (1370), así como la catedral de San Pablo (1697). El viajero no dejará de perderse por entre sus estrechas y solitarias callejuelas. Rabat, el antiguo arrabal de la ciudad, posee un interesante Museo de Antigüedades Romanas, dos catacumbas paleocristianas (las de San Pablo y las de Santa Ágata) y una hermosa iglesia de San Pablo (siglos XVI-XVII).

- Día 5. Visita por el este de Malta. De interés, los templos megalíticos de Tarxien, las turísticas bahías de Marsaskala y Marsaxlokk, y la cueva y el museo de Ghar Dalam (antiguo yacimiento de animales fósiles, con restos de elefantes enanos, hipopótamos, tortugas, lirones gigantes y aves).

- Día 6. Visita por el sur de Malta. De interés, la Gruta Azul, visitable tomando una barca en el pequeño embarcadero de Wied iz-Zurrieq; los templos megalíticos de Hagar Qim y Mnadjra; los acantilados Dingli; la playita de Golden Bay, muy apta para el baño; el Parque de Ta'Qali, un centro de producción artesanal donde se puede asistir a la fabricación de objetos típicos, como el vidrio, las joyas, la cerámica, piezas de hierro batido y otros (por supuesto, también pueden adquirirse); los jardines del palacio de San Antonio en Attard, originarios del siglo XVII.

- Día 7. Visita por el norte de Malta. De interés por ser la zona más turística de la isla, lugar de compras, restaurantes y demás diversiones. En la pequeña isla de Manoel, a la que se accede por un puente, el fuerte homónimo (1726). En Sliema, Balluta Bay, Saint Julian's Bay, Bahar ic-Caghaq, Salina Bay y Saint Paul's Bay sólo se verán hoteles, tiendas y restaurantes. Llegados a Mellieha Bay puede optarse por el baño en su gran playa y visitar el santuario de la Natividad de la Virgen, obra de siglo XVIII. Cerca se ubica Anchor Bay, con el llamado Popeye Village, escenario de la película Popeye (1979).

- Día 8. Seguimos la visita por el norte. Mosta es famosa por su gran iglesia decimonónica, que imita con su gran cúpula el Panteón de Roma. En Naxxar visitaremos el palacio Parisio, residencia de un rico local datada en el siglo XVIII y famosa por sus jardines.

- Día 9. Visita a Gozo, embarcando en Cirkewwa. Visita a la histórica capital de la isla, Victoria, ciudadela amurallada de origen medieval con la interesante catedral de la Asunción (1697-1711). Las costas ofrecen algunos puntos de interés, como la cueva de Calipso, lugar donde se dice estuvo el mítico Ulises (aquí ya entramos en el mundillo de la leyendas para turistas), la playa de Marsalforn, la pequeña bahía de Xlendi, la llamada ventana Azul (un hermoso fenómeno de erosión marina), con el pequeño Mar Interior a su lado y la vecina Roca del Champiñón (un elevado pedrusco separado de la costa). En el interior, destaca también la enorme basílica de Ta'Pinu (1920), en el lugar donde dicen que la Virgen habló en 1883 a dos campesinos, y los enormes templos megalíticos de Ggantija.

- Día 10. Visita de relax a Comino, para disfrutar de la espléndida Laguna Azul (un espacio entre la isla de Comino y la roca de Cominotto). Puede tomarse desde Sliema cualquier barco que lleva a este lugar y pasar allí el día caminando por la islita y disfrutando de sus límpidas aguas.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.