Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madagascar, un oasis natural

Consejos de alojamiento para el paraíso natural malgache

La isla de Madagascar es una de esas joyas naturales que la Tierra preservó separándola del continente africano. Asombra su rica vida natural, con especies animales y vegetales únicas, como los lémures. Unas 200.000 especies vivas y la cuarta parte de las especies de flora de toda África, invitan a una visita imprescindible.

Sin embargo, Madagascar es tan grande -de un tamaño aproximado al de la península ibérica- que es difícil de abarcar en un solo viaje. La oferta hotelera no es muy amplia y, a no ser que lleguemos con un paquete vacacional contratado, hay que viajar con espíritu abierto, adaptándose a lo que haya.

En la costa es aconsejable dormir en bungalós, más caros cuando están en la playa y casi todos con ducha de cubos de agua. También se puede hacer camping o dormir en las cabañas de los malgaches. El desayuno no suele estar incluido en el precio, y salvo en los hoteles más caros, se puede regatear.

EL VIAJERO recomienda un puñado de hoteles a lo largo del país:

En Antananarivo:

- Hotel Colbert. Tel: (26120) 20202. Situado en el centro, en un edificio rojo moderno. Precios altos y ambiente colonial.

- Sakamanga. Ampasadaminika. Tana 101. Tel: (26120) 2255809. Hotel céntrico y sencillo. WC compartido. Clientela joven. Habitación triple por unos 7 euros. Restaurante aceptable por 1,25 euros.

- Residence Lapasoa. Rue de la Reunión 15. Tel: (26120) 2261140. Hotel céntrico y agradable. Habitación doble por unos 15 euros.

En Antsirabé:

- Hotel La Casa. Antigua casa colonial con habitaciones muy agradables. Restaurante espléndido.

- Hotel des Thermes. Decadente, mal mantenido y sucio. Habitaciones caras.

En Fianarantsoa:

- Tsara Guest House. Tel: (26120) 7550206. Precioso hotelito con jardín. Muy buen restaurante.