Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El rey del verano

El gazpacho triunfa como el plato más solicitado durante la época estival, tanto por españoles como por turistas

Figura, posiblemente, entre las primeras palabras que todo turista aprende cuando recorre la geografía española durante el verano, y es, de hecho, uno de nuestros platos más internacionales. El boom turístico de los sesenta y setenta en la Costa del Sol -playita, paella, toros, cerveza y gazpacho, claro- le dio el empujón definitivo, y actualmente, con cifras en la mano, es el plato más solicitado por turistas y no turistas al sentarse a la mesa en la época estival. Tal es su éxito entre los comensales, que hasta los restaurantes italianos lo ha incluido sin falta entre sus antipastas.

"Nuestra carta varía bastante de invierno a verano, a medida que se acercan las altas temperaturas los propios clientes nos solicitan platos mucho más ligeros y el consumo de ensaladas se incrementa en un 35 por ciento", señala Guillermo de Arcenegui, director general de la cadena de restaurantes 'Pinocchio'. Las sopas y platos al horno ceden su puesto a carpaccios, cremas frías y al "rey indiscutible del verano: el gazpacho", añade.

Las 4.000 raciones semanales que sirve esta cadena de 11 establecimientos actualmente dan buena cuenta del liderazgo de esta sopa fría típicamente andaluza, que triunfa además entre los menús de zonas de oficinas cuando comienza el calor.

Dieta mediterránea

Porque además de internacionalmente conocido, el gazpacho es actualmente sinónimo de comida sana, gracias al auge de la denominada cocina mediterránea. Fuente de vitanimas, fibra y sales minerales, se recomienda incluso a personas aquejadas de estrés, y hasta se incluye, en versiones más ligeras, en las dietas de adelgazamiento también muy propias de estas fechas.

Por ejemplo el pan, uno de los ingredientes que conforman la base del gazpacho clásico, junto a tomate, ajo, aceite de oliva, pimiento y pepino. Después cabe todo (o casi) lo que se quiera añadir, desde uvas a melón, pasado por variaciones más picantes que incluyen guindillas picadas. O bien, derivamos en un salmorejo "rico, rico", que decía aquél. ¡Buen provecho!

No te pierdas la web del gazpacho

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.