Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Andrés Barba

Lágrimas de Eros

La exposición del Thyssen vuelve a poner sobre el tapete que los difusos límites del erotismo y su díscola hermana la pornografía no se resolverán nunca. Dependen de algo tan volátil como la manera de mirar