Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jirafas fotogénicas

La fotógrafa Marina Cano ha recorrido África con su teleobjetivo al hombro en busca de animales que fotografiar

La fotógrafa Marina Cano. Ampliar foto
La fotógrafa Marina Cano.

La fotógrafa Marina Cano, autora del libro Inspiración + Naturaleza (Photo Club, 2017), se ha recorrido África con su teleobjetivo al hombro en busca de animales que fotografiar. Aquí nos habla de los paisajes donde viven los protagonistas de sus retratos.

¿Cómo elige sus destinos africanos?
Busco parques nacionales, porque tienen su propia fauna y fisionomía: algunos más desérticos, otros más húmedos. Pero también elijo por especies: Kenia me trae recuerdos de la migración de los ñus y las cebras en la reserva de Masái Mara. Namibia me hace pensar sobre todo en jirafas.

¿En qué parque viven las jirafas?
Al norte del país, en el parque nacional de Etosha. En un área donde abundan las charcas hice una foto de una jirafa con la que fui finalista del premio BBC Wildlife Photographer. Pero también encontré rinocerontes, leones, elefantes y algunos leopardos, aunque cuesta más verlos.

Echó de menos algún hipopótamo…
En Etosha no hay, porque necesitan mucha agua todo el año y el parque no la proporciona: es una salina desecada y los estratos del suelo son blancos. Cualquier foto que saques allí la distingues enseguida porque los animales toman el color de la tierra.

Cuénteme cómo es un día en Etosha.
El parque está muy acondicionado: hay lodges para dormir, lugares para comer. Me levanto tempranísimo porque a las cuatro de la madrugada los animales están ya despiertos. Pero no me resulta un madrugón porque allí me voy a la cama a las ocho de la tarde.

¿Se cruza con mucha gente?
Pues a veces sí. Estoy en mi todoterreno sacando fotos y viene alguien en otro coche, te mira y te pregunta de dónde eres, y ahí charlas un poco.

Tendrá que alimentarse bien para cargar con su equipo fotográfico…
Los teleobjetivos no pesan tanto como aparentan. A base de hacer fotos he desarrollado unos brazos potentes. Cuando trabajo, la comida pasa a ser algo secundario. En Etosha, por ejemplo, se pueden comer animales cuya caza se permite: kudus, antílopes…, aunque yo soy más de vaca o pollo.

Más información