Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Santa Clara, piedras de marés que hablan

Un agradable hotel con vistas desde la terraza sobre la bahía de Palma de Mallorca

Era cuestión de tiempo que el casco histórico de Palma se cargara de hoteles con encanto, como le correspondía a una ciudad tenida entre las mejores de España para vivir. Santa Clara añade su toque medio gótico, medio vanguardista a esta lista de alojamientos para vivir y ser feliz. No en vano se encuentra a muy pocos pasos de los baños árabes, la Seu levantina y la muralla romana y renacentista que la protegía. Originalmente era un palacete del siglo XVII, propiedad de un aristócrata mallorquín con ínfulas de grandeza que quiso observar el mar por encima de los tejados de sus convecinos, también nobles. El edificio se percibe mal desde la profundidad del callejón, aunque observado a un palmo destila la reciedumbre de sus muros en piedra de marés, típicamente insular.

Puntuación: 6,5
Arquitectura 7
Decoración 7
Estado de conservación 6
Confortabilidad habitaciones 6
Aseos 6
Ambiente 6
Desayuno 6
Atención 8
Tranquilidad 9
Instalaciones 6

Tomeu Escalas, director del hotel, hace lo posible por aliviar el engorro ya obsoleto que es el registro. Aquí la decoración se calla para que hable la piedra. Minimalismo formal y funcional.

El hotelito se resume en poco, aparte del diminuto spa, con chorros múltiples que expiden aromas a azahar, un baño turco, unas camas de piedras calientes y unas cabinas de cromoterapia. Por la mañana, el bufé de desayuno presenta un esmerado aspecto, dentro de lo escueto que es el comedor, con las mesas excesivamente pegadas unas a otras. En cambio, el servicio es atento y se muestra dispuesto a resolver cualquier inconveniente sin demora.

Espacio común del hotel Santa Clara, en Palma. ampliar foto
Espacio común del hotel Santa Clara, en Palma.

Arriba se desperdigan de manera anárquica los dormitorios. Lo propio de una estancia con personalidad. Las camas exhiben unos reales de estándar norteamericano. En tamaño y en suavidad. Lástima que las sábanas no lleguen a cubrir la integridad del colchón. Téngase en cuenta que a las habitaciones de los pisos superiores llega menos el ruido de la calle. Y, entre todas, si hay lo que hay que tener, la suite depara unas vistas aéreas sobre el jardín. Más arriba aún nos espera lo mejor: la terraza en el ático, que brinda una generosa panorámica de la catedral, el castillo de Bellver, el convento de Santa Clara y la bahía de Palma en todo su esplendor.

Santa Clara

  • Categoría oficial: cuatro estrellas. 
  • Dirección: Sant Alonso, 16. Palma de Mallorca.
  • Teléfono: +34 971 72 92 31.
  • Web: www.santaclarahotel.es
  • Habitaciones: 17 dobles, 2 júnior suites, 1 suite.
  • Servicios: algunas habitaciones adaptadas para discapacitados; animales domésticos prohibidos.
  • Precios: desde 68 euros la habitación doble, IVA incluido (solo de domingo a miércoles); desde 103,50 euros fuera de los días limitados si se reserva con una antelación de 30 días; garaje concertado, 20 euros.

Más información