Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asador Astillero, un festín de rodaballos salvajes

Un clásico de los pescados a la parrilla en el puerto guipuzcoano de Getaria

El asador Astillero, en Getaria (Gipuzkoa). Ampliar foto
El asador Astillero, en Getaria (Gipuzkoa).

A pesar de que los hermanos Pedro y Sebastián Lazkano regentan este asador desde hace 47 años, tradicionalmente ha quedado relegado a un segundo plano ante el renombre de otros de tanta fama como Elkano o Kaia-Kaipe. Su comedor, rústico, bullicioso, con cocina y parrillas a la vista, servicio acelerado y sillas incómodas, ocupa el primer piso de una antigua casona sobre la primera línea del puerto de Getaria. Un lugar donde se bordan algunas de las especialidades que tanta fama han dado a este enclave pesquero. En todos los casos, con precios más que razonables en relación con la calidad de sus pescados y mariscos, un lugar poco frecuente, bueno y barato. Una de esas pistas que no pasan inadvertidas a conocedores y expertos.

Puntuación: 7
Pan 6
Bodega 6,5
Café 4
Ambiente 6
Aseos 6
Servicio 6
Cocina 7,5
Postres 6,5

A primera vista, la carta, escueta, en la que abundan productos que se tarifan al peso, resulta menos estimulante de lo que aparece en los platos. Da lo mismo compartir su pastel de merluza, muy suave, semejante al del restaurante Astelena de San Sebastián, en el que años atrás se inspiró Arzak para crear su famoso pastel de cabracho, que disfrutar con su conserva de bonito en aceite de oliva, de las almejas a la plancha o de su salpicón de bogavante.

Recetas sencillas de punto impecable en las que se aprecia el respeto por las materias primas. Son agradables las colas de cigalitas rebozadas, magníficas sus ostras y memorables las cocochas, de rebozo liviano.

Pero los verdaderos hitos de esta casa se centran en sus pescados a la parrilla (rape, besugo, lenguado) y, sobre todo, en los rodaballos salvajes o los cogotes de merluza, bañados por el clásico refrito de aceite, guindilla y ajos. Piezas extraordinariamente jugosas, todas en sazón, cuyo aliño, nada agresivo y con la acidez medida, no enmascara el sabor de los pescados. Conviene saber además que resulta ­inútil acercarse a esta casa pensando en disfrutar de especies concretas, del bonito o de los chipirones (en su tinta o Pelayo) cuando aún no han comenzado sus respectivas temporadas.

Rodaballo a la parrilla en el Asador Astillero, en Getaria. ampliar foto
Rodaballo a la parrilla en el Asador Astillero, en Getaria.

Al final aguardan postres de corte casero que incluyen las tartas de manzana y de queso, ambas recomendables; la desmesurada copa compuesta de la casa, o la panchineta, auténtica perdición golosa.

En la lista de vinos, aceptable para el lugar y su tipo de cocina, no falta el mejor chacolí de Getaria. Al reservar, paso imprescindible, conviene solicitar alguna de las mesas situadas en su galería exterior junto a la cristalera, con vistas a la bahía y, eventualmente, al ajetreo de los barcos.

Asador Astillero

  • Dirección: Portua Kalea, 6. ­Getaria (Gipuzkoa).
  • Cierra: noches de domingos y martes.
  • Teléfono: +34 943 14 04 12.
  • Precio: entre 35 y 50 euros por persona. Pastel de merluza, 9. Cocochas rebozadas, 18. Rodaballo a la parrilla, 50 euros el kilo. Panchineta, 5 euros. 

Más información