Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cita con Elsa y Darth Vader

Disneyland París, que recibió 13,4 millones de visitantes en 2016, celebra su 25º aniversario con nuevos espectáculos y atracciones

Una carroza del nuevo desfile Disney Star Parade, en Disneyland París. Ampliar foto
Una carroza del nuevo desfile Disney Star Parade, en Disneyland París.

Lo llaman “experiencia”, más que una simple “visita”, y es cierto que es difícil no dejarse llevar. Ni las celebrities, como la actriz Paz Vega, invitada al 25º aniversario de Disneyland París, se resisten a sacarse la foto con el Pato Donald. Los clásicos del universo de Disney siguen siendo el alma del gigantesco parque temático (que con 13,4 millones de visitantes en 2016 es un destino turístico europeo imbatible), aunque hay espacio para compartir protagonismo con todo el abanico de personajes más recientes. Entre tradición nostálgica y reinvención constante, el complejo (que cuenta con 5.800 habitaciones en sus siete hoteles) celebra esta primavera su cuarto de siglo por todo lo alto, con nuevo espectáculo de luces, una cabalgata totalmente renovada y la muy esperada nueva versión de la atracción de Star Wars. En palabras de Bob Chapek, presidente de Walt Disney Park & Resorts: “Tenemos todavía mucha magia en reserva”.

“¿Podría Walt Disney haberse imaginado en sus sueños más locos un parque Disney en París?”, se preguntaba Catherine Powell, presidenta de Disneyland París, durante la ceremonia de apertura de las festividades, el pasado 25 de marzo, a los pies del icónico Castillo de la Bella Durmiente. Después de muchas negociaciones, se inauguró hace justo 25 años, el 12 de abril de 1992, trasladando al corazón de Europa el universo mágico de Disney, hasta entonces reservado a Estados Unidos y exportado a Japón. En este tiempo ha acogido a más de 320 millones de grandes y pequeños en los cinco reinos que componen el parque. En 2002 se ha ampliado con la creación del Parque Walt Disney, dedicado al cine y la animación.

Elsa, la protagonista de 'Frozen'. ampliar foto
Elsa, la protagonista de 'Frozen'.

Ahora, las niñas siguen queriendo ser princesas, aunque más que Cenicienta, la Bella Durmiente y Blancanieves la que está de moda es Elsa, la Reina de las Nieves: en la cabalgata su carroza es la más importante, la más llamativa, la más esperada. En los espectáculos, todo lo que toca a la protagonista de Frozen es recibido con grandes aplausos y sonrisas. Y entre la vestimenta, tampoco hay competición: mientras que los más mayores se animan con los disfraces de Pokémon, las orejas de Minnie y las gorras de Pluto, el vestido azul de Elsa y su maquillaje triunfan entre las más pequeñas.

Es ella también la encargada de cerrar la nueva cabalgata, Disney Star Parade: las ocho carrozas son enteramente nuevas, cuatro de ellas son dobles e incorporan nuevas tecnologías. La que abre el baile es Campanilla, acompañada de Mickey y sus amigos. El resto recrean las historietas favoritas del público del universo de Disney y de Pixar, con los personajes de El Rey León, El libro de la selva, Peter Pan, el mundo de Buscando a Nemo y las clásicas princesas. También encontramos a la pandilla de Toy Story, en una de las carrozas más llamativas. Lleva además sello español, el de la empresa Rocas & Design, que ha creado la atracción en sus talleres de Orihuela en Alicante. Mide unos 15 metros de largo por unos 7 de altura y pesa unas 22 toneladas, que han tenido que ser trasladadas pieza por pieza desde España.

Cita con Elsa y Darth Vader

Naves espaciales

El universo colorido de Pluto, Mickey y Donald, quienes se dejan ver por todo el parque, dejan paso al ambiente futurista de Star Wars (La guerra de las galaxias) en el reino de Discoveryland. A los pies del Star Tours: The Adventures Continue, el renovado simulador de vuelo que invita a embarcar a bordo de una nave de la Alianza Imperial por los diferentes sistemas de la saga, uno se cruza en un momento con un discreto R2-D2 y, si tiene suerte, con un Chewbacca tamaño natural. Como en las grandes atracciones de Disneyland lo habitual es hacer cola, todo el recorrido de espera simula las etapas del embarque a bordo de la nave espacial, con animaciones y mucho humor para mantener entretenido al visitante. Para la película proyectada en 3D se han seleccionado escenas que se mezclan de forma aleatoria para sumar más de 70 guiones diferentes. Para completar la “experiencia” no hay que olvidarse de visitar el lado oscuro, en el pabellón que se encuentra junto a la atracción: allí nos recibe en persona y a solas un muy imponente Darth Vader, para interrogarnos —se puede elegir si en francés o en inglés— sobre nuestra posible complicidad con la Alianza. “Anda que sí impresiona…, esto da más miedo que la casa de los horrores, ¿eh?”, bromea una madre española con su hija después de la entrevista.

Al caer la noche vuelve la magia de Disney con el nuevo espectáculo de luces, el Disney Illuminations, que convierte el Castillo de la Bella Durmiente en un lienzo en el que entre fuegos artificiales y efectos especiales se recorren los clásicos de Disney y Pixar. Por primera vez incorpora también imágenes de acción real que cambian radicalmente el tono, como una batalla naval a bordo del legendario Perla Negra de Jack Sparrow, y por supuesto imágenes de La guerra de las galaxias.

Más información