Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Viñas de Lárrede, el hotel más romántico de los Pirineos

El encanto de un chalet de aires alpinos y suaves edredones en el Pirineo aragonés

Dejamos San Sebastián porque queríamos vivir de otra manera”, confiesan los propietarios de este hotelito con diseño alpino en el valle de Tena. En las puertas que abren paso a las cumbres blancas de Formigal y Panticosa, Joaquín del Rincón y Adriana Ribera han materializado un sueño. Tras una intensa búsqueda, el matrimonio se afincó en una ladera próxima a Sabiñánigo con una panorámica envidiable del río Gállego y el trasfondo montañoso del Pirineo aragonés.

Puntuación: 8,5
Arquitectura 8
Decoración 9
Estado de conservación 9
Confortabilidad habitaciones 9
Aseos 8
Ambiente 9
Desayuno 8
Atención 10
Tranquilidad 10
Instalaciones 7

Al amparo de la iglesia románica de San Pedro de Lárrede, del siglo X, el edificio emergente en madera de alerce procedente de Siberia denota a través de su estampa navideña (hilaturas iluminadas a lo largo de los aleros, molduras decorativas, ménsulas de volutas, balconadas en línea con paramentos calados de lises, chimenea de leña…) la nostalgia de los propietarios por sus esquiadas invernales en el Tirol o en los Alpes saboyardos. El acento contemporáneo lo instruye una idea sostenible de provisión energética mediante aerotermia, la procedencia pluvial del agua de riego y la eficiencia energética lograda con la implementación de bombillas de led.

Adriana y Joaquín reciben a sus huéspedes, llegados unas veces por el reclamo del esquí, otras veces por el excursionismo de montaña y, las más, por la vida muelle que imprimen sus interiores. Además de la terraza, la piscina estival, el pequeño spa y el huerto que abastece un comedor —nunca mejor dicho— de altura culinaria a cargo del chef Toni Polca, la experiencia vacacional raya el lujo en sus 17 habitaciones todas distintas, abrigadas con edredones nórdicos de tacto irresistible, largos cortinajes de techo a suelo, duchas de lluvia fina y, siempre, el aroma persistente y cálido del alerce en el mobiliario, en la viguería y en las paredes. Todas con nombre de mujer: Anita, Patricia, Paula, Teresa y Dolores (las dobles sencillas); Nora, Concha, María, Leonor, Vicenta, Rosalía, Emilia, Emma y Ascensión (las dobles premium); Ana, Inés y María Luisa (las suites).

Habitación del hotel Viñas de Lárrede, en el Pirineo aragonés. ampliar foto
Habitación del hotel Viñas de Lárrede, en el Pirineo aragonés.

Al filo de la tarde, el sanctasanctórum de Adriana, Joaquín y sus dos hijos se ve rutilante desde el caminito de acceso a Lárrede. El vehículo se aparca en un lugar reservado en la parte baja con la intención de ocultarlo a la vista de las montañas. Arriba, con sus candilejas navideñas, nos espera el hotel probablemente más romántico de los Pirineos.

Viñas de Lárrede

  • Categoría: 4 estrellas.
  • Dirección: San Juan de Busa, 12. Lárrede, Huesca.
  • Teléfono: +34 974 94 80 00.
  • Web: www.hotelvinasdelarrede.es
  • Instalaciones: aparcamiento, jardines, terraza con porche, piscina, spa, sala de reuniones para 15, restaurante.
  • Habitaciones: 14 dobles, 3 suites.
  • Servicios: algunas habitaciones adaptadas para discapacitados; no admite animales.
  • Precios: desde 100 euros la doble, IVA incluido; desayuno, 15 euros.

Más información