Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Larga vida a la casa de huéspedes

Los 'bed and breakfast', pequeños alojamientos familiares que brindan cama y desayuno, sobreviven a todas las modas turísticas

Habitación de Casa Matilda, en Corçà (Girona).

Más allá de modas y nuevas fórmulas de alojamiento turístico, los bed and breakfast (literalmente, cama y desayuno) sobreviven al paso del tiempo. Se trata de un concepto que incluye establecimientos de tamaño reducido como hostales, caseríos, casas rurales, pensiones y hasta pequeños hoteles. Sobreviven porque su fórmula continúa siendo familiar, asequible, cómoda y llena de encanto. “Lo que redondea la experiencia de alojarse en un b&b es que te estás quedando en una casa típica. Si es en Euskadi puede ser un caserío; si es en Francia, incluso un castillo”, dice el portavoz de la central de reservas Bedandbreakfast.com, Jean-Pascal Dal Colletto. “¿Quién no quiere vivir como los autóctonos cuando visita un lugar?”.

Habitación de la hospedería Bajo el Cejo, en Alhama de Murcia. ampliar foto
Habitación de la hospedería Bajo el Cejo, en Alhama de Murcia.

¿Por qué gustan tanto a los usuarios?

Tres usuarios destacados de Tripadvisor nos dan algunas claves sobre por qué los b&b tienen tanto tirón. “Son equipamientos modestos, pero se ajustan a todos los presupuestos y los establecimientos lo suplen con la calidez humana”. Marta Rodríguez define así su experiencia como huésped. Rodríguez es una de las usuarias con mayor influencia en Tripadvisor. Cuando viaja, se decanta por estos establecimientos por “precio y cercanía para estancias cortas”. Se alojó en un b&b en su última visita a Ibiza: “Fue la mejor elección por la cercanía al puerto”, explica. “Un gran hotel no va a poder estar así de bien ubicado. Además, el trato es personalizado y suelen recomendarte cosas para hacer más concretas y locales”.

Mariano Goikoa tiene una opinión parecida, pero en su caso, incluye otro argumento en auge: el turismo responsable. Para él, alojarse en un b&b significa “arrimar el hombro hacia una economía responsable, personalizada y cooperativa”. También destaca el trato personalizado. En su lista de destinos favoritos para este tipo de turismo están “los establecimientos nórdicos, en especial los de  Estonia e Islandia, y las pensiones de Eslovenia”.

Habitación de Casa Portagioia, en Castiglioni Fiorentino (Italia).
Habitación de Casa Portagioia, en Castiglioni Fiorentino (Italia).

Estados Unidos es, junto a Reino Unido, uno de los países con mayor oferta. Y son, precisamente los estadounidenses los que más viajan alojándose en b&b, según apunta el portavoz de Beadandbreakfast.com. No en vano, en la clasificación de los Travellers’ Choice Hoteles de Tripadvisor, la mayoría de los b&b galardonados se localizan al otro lado del Atlántico. “Es parte de su cultura”, señala Dal Colletto. La viajera Raquel Teixera así lo confirma. Ella encontró en los b&b de Argentina y Estados Unidos un sitio donde quedarse y volver. Además del ahorro, elige esta forma de viajar por “conocer a gente nueva más fácilmente”. Asimismo, cree que “la vida cotidiana de los países se conoce mejor a través de esta fórmula que en un gran hotel, mucho más impersonal”. Del otro lado, hablando de carencias, Teixeira considera las pensiones un lugar poco idóneo para familias, “dada la poca extensión de las habitaciones” y destaca la dificultad para reservar en línea, pues muchos locales no tienen esa opción.

Desayuno en la hospedería Bajo el Cejo, en Alhama de Murcia. ampliar foto
Desayuno en la hospedería Bajo el Cejo, en Alhama de Murcia.

¿Qué se considera un 'b&b'?

No todos los sitios que cumplen con el requisito de casa que sirve desayunos y tiene varias habitaciones son un bed and breakfast. Cada país tiene una legislación concreta sobre ello y la diferencia está sobre todo en el número de habitaciones. El portavoz de Bedandbreakfast.com (empresa de Home Away recién adquirida por Expedia) habla de los países en los que ellos trabajan: en España pueden tener hasta cuatro habitaciones, en Francia hasta cinco, en Italia hasta seis y en Alemania no está limitado.

Junto al número de habitaciones, se evalúa el desayuno. "No solo porque lo dé el nombre, sino porque suma o resta viajeros”, apunta Dal Colletto. Y aquí, según explica, “España, especialmente el País Vasco, y Francia brillan por encima del resto de países”. Otro de los puntos que ayudan a los viajeros a decantarse por este tipo de alojamiento es “la facilidad con la que se adaptan a gustos, alergias y opciones alimenticias”, explica. “Un vegano, un alérgico al gluten o un huésped con cualquier otra intolerante podrá tener un menú más cuidado en estos sitios”.

Comedor del hotel Pura Vida, en Valgañón, La Rioja.
Comedor del hotel Pura Vida, en Valgañón, La Rioja.

Las peculiaridades de España

En España hay establecimientos que cumplen los requisitos para denominarse bed and breakfast (algunos muy populares, en Andalucía, País Vasco y Cataluña, se encuentran en cortijos, caseríos y casonas), sin embargo, su denominación es otra. Es un caso similar al de la Toscana, en Italia, donde los b&b son en muchos casos granjas de lujo. “Está más vinculada al agroturismo”, explica Dal Colletto, “a un desayuno con tomates del huerto, de consumo ecológico, donde se hace aceite y el vino y se cogen los huevos de las gallinas…”. Según explica este experto en márketing, está costando trabajar el concepto en España. “Es difícil dejar de llamar casa rural a lo que nosotros llamamos bed and breakfast, porque tiene unas implicaciones muy concretas, culturales”, dice.

Terraza de Casa Matilda, en Corça (Girona).
Terraza de Casa Matilda, en Corça (Girona).

La historia: remontándonos al siglo XVIII

La propia Airbnb no lo esconde, lo cuenta abiertamente en todas las entrevistas que conceden sus directivos: “Nacimos inspirados por los bed and breakfast”, repiten. El concepto es tan antiguo como natural. Son casas de huéspedes, y esas han existido siempre, en los cinco continentes. La Inglaterra del siglo XVIII sería, posiblemente y según el portal Bedandbreakfast.com, la primera en empezar a tratarlo como un establecimiento, siendo que ofrecían sitio para los viajeros y sus caballos y comidas para recuperarse de los trayectos. Eran casas modestas, de pocas habitaciones pero con los servicios básicos. Así ha llegado a nuestros días; no en vano, los primeros pasos de Airbnb fueron el alquiler de habitaciones dentro de pisos y casas. En el resto de países de Europa, sin embargo la evolución ha venido desde la casa familiar, típica, para viajeros de paso, que buscan dormir en un sitio cómodo, desayunar rico y tener buenos guías locales.

Algunos de los 'b&b' mejor valorados en los Travelers’ Choice Awards de Tripadvisor

Fachada de la hospedería Bajo el Cejo, en Murcia.

En España

Casa Matilda, de Girona.
Hospedería Bajo el Cejo, Alhama de Murcia, Región de Murcia
Posada Terra Santa, Palma de Mallorca
Pura Vida Hotel, Valgañón, La Rioja
Pensión Rodri, Granada
B&B Guesthouse Casa Don Carlos, Alhaurín el Grande, Málaga
Artistic B&B, Madrid

En el resto de Europa

Bindon Bottom (Lulworth Cove, Reino Unido)
Southlodge Bridlington (East Yorkshire, Reino Unido)
The swallows rest (Brigstock, Reino Unido)
Mondello Resort (Mondelo, Palermo, Italia)
Thornleigh Guest House (Keswick, Reino Unido)
West by Five (Cornwall, Reino Unido)
Locanda dell’ Artista (San Gimignano, Toscana, Italia)
Casa Portagioia B&B (Castiglioni Fiorentino, Italia)
Minna Mosfell Guesthouse (Mosfellsbar, Islandia)

Más información