Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Banda sonora en Los Ángeles

El compositor gallego Octavio Vázquez fue invitado a la California Summer Music y ahí comenzó su historia de amor con la Costa Oeste estadounidense

El compositor Octavio Vázquez. Ampliar foto
El compositor Octavio Vázquez.

Lleva media vida en Nueva York, pero su acento delata, para bien, sus orígenes gallegos. Por algo es el compositor del Concierto para gaita y orquesta dedicado a Cristina Pato. El pasado verano, Octavio Vázquez fue compositor invitado en la California Summer Music y ahí comenzó su historia de amor con la Costa Oeste estadounidense.

¿Qué ciudad le sorprendió?
Sin duda, Los Ángeles. No esperaba que me gustase tanto. Yo estoy acostumbrado a ciudades a la europea: caminables, con un casco antiguo o zona histórica, y sabía que eso no lo iba a encontrar allí. Los Ángeles consiste en diversos barrios, casi pequeños pueblos, unidos por autopistas.

¿Aceptó desplazarse en coche a todas partes?
¡Qué remedio!, pero decidí no alquilar uno. Me funcionó muy bien Uber. Todos los conductores que conocí eran gente interesantísima, con muchos proyectos en marcha. Fue casi como hacer contactos.

¿Qué buscaba en Los Ángeles?
Principalmente conocer el ambiente de los músicos que trabajan en la industria del cine. Los Ángeles es perfecta para esto.

Entonces, no tiene tan mala opinión de la ciudad, al contrario que Woody Allen.
En absoluto. Vi que allí están pasando muchas cosas. Por ejemplo, el festival Song Fest, donde se dan cita cantantes de música clásica de todo el mundo. Por suerte llegué al concierto de clausura.

¿Se topó con alguna celebridad?
El director de cine Andrés Rosende, paisano mío y profesor en Estados Unidos, me llevó a ver con sus alumnos una charla en directo con el equipo de la serie 12 Monkeys. Allí había un montón de actores y actrices, todos espigados y con muy buen aspecto.

Mucho palmito por las calles. ¿Se puede pasear por alguna?
Por Rodeo Drive, que es una peatonal de Beverly Hills. En aquel momento estaba adornada con esculturas de Dalí. También me gustó mucho el ambiente de Santa Mónica, donde hay zonas para caminar.

Más información