Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Rutas Urbanas

La nueva vida de Las Salesas

Una ruta por las novedades del barrio madrileño, entre diseño, antigüedades, galerías y piezas de coleccionista

La galería de arte Échale Guindas, en el madrileño barrio de Las Salesas. Ampliar foto
La galería de arte Échale Guindas, en el madrileño barrio de Las Salesas.

Las Salesas no es lo que parece. Tras su noble y aparente calma se esconde una zona de tendencias que ha conferido una nueva identidad a este barrio madrileño. Galerías de arte, tiendas de objetos imposibles, estudios, talleres y algún que otro anticuario han encontrado acomodo en sus angostas calles, que reúnen ya a medio centenar de locales artísticos en los que merodear y hacerse con alguna rareza. Sofás de época, sillas y lámparas, vajillas, bisutería, modernas ilustraciones y fotografías seducen desde los escaparates, entre fachadas clásicas. A un paso de Chueca, entre galerías ya consagradas, como las de Juana de Aizpuru, Elba Benítez o Max Estrella, nuevos artistas abren sus locales. Restaurantes, animadas tabernas, floristerías y pastelerías redondean esta invitación a un recorrido de arte y diseño por el corazón de Las Salesas y sus aledaños.

Un rincón de Caotics, en el barrio de Las Salesas. ampliar foto
Un rincón de Caotics, en el barrio de Las Salesas.

1 Fotografías y cojines africanos

Mondo Galería

En 2012, Diego Alonso abrió Mondo Galería (San Lucas, 9; +34 913 08 23 25), un espacio diáfano y luminoso que acoge exposiciones temporales. Desde ilustres fotógrafos como el norteamericano Terry O´Neill hasta artistas emergentes. “Este barrio bohemio invita a soñar”, apunta Marta Valea, arquitecta de interiores madrileña y pareja del marchante argentino, que lleva meses dando forma a Madrid Design District, una propuesta artística que ya existe en Londres, Miami o Dubái y quiere implantar en el barrio. Tienen ya referencias de unos 30 comercios y estudios (incluyendo al vecino Colegio Oficial de Arquitectos) y buscan financiación para editar un “mapa ilustrado”, delimitado por las calles de Hortaleza, Fernado VI, Santo Tomé y Piamonte. “Queremos fomentar el comercio y concienciar a particulares y empresas de la importancia del diseño, y promocionar el diseño joven español”, asegura. Además, la pareja se ha puesto manos a la obra y ha abierto Caotics (Travesía de Belén, 3; +34 658 911 166), una nueva tienda complementaria a su galería en la calle perpendicular, con diseños, esculturas y art toys españoles. Ofrecen servicios de interiorismo, asesoría y comisariado. Encontramos aquí desde prototipos de sillas de Noviembre Estudio a cojines de Vanessa Soria Lima con forma de jirafas o elefantes africanos.

Galería 6mas1, en Las Salesas.
Galería 6mas1, en Las Salesas.

2 Espacio industrial con libros

Galería 6mas1

Hace siete años, el italiano Davide Ridenti y el español José David Pérez, pusieron en marcha, en una calle vecina, Galería 6mas1 (Piamonte, 21; +34 915 21 62 68), desde la que llevan a unos veinte creadores internacionales (seis de ellos, estables). Para ello, recuperaron la esencia de este local de 70 metros con una reforma que apostó por el ladrillo visto y las estructuras de madera originales. El resultado es un espacio retro industrial –dos salas, un pasillo y un estudio al fondo– donde han celebrado eventos con público alternativo. Trabajan en varias disciplinas (pintura, escultura, fotografía) y con propuestas “creativas y arriesgadas”, entre ellas las de algunos artistas españoles como Julio Falagán, Sara Landeta o Mar Cuervo. También editan libros (que venden desde 20 euros), como el de la fotógrafa Nancy Coste, y participan en eventos como PhotoEspaña, Casa Leibniz o Just Mad.

3 Arte para llevarse puesto

Échale Guindas

Una de las últimas galerías en llegar al barrio ha sido Échale Guindas (Pelayo, 47; +34 911 44 85 33). Lo hizo el pasado mes de octubre por “las ganas de rodearse de cosas bonitas, acercarlas a los amantes del arte, y a los que aún no saben que lo son”, dicen sus creadoras, las hermanas Laura y María Porro, historiadora del arte y decoradora, respectivamente. El local fue un estudio de fotografía y ahora, al otro lado de los portones, se descubre un cuidado cubículo que combina ladrillo visto, paredes de yeso y madera. La primera zona acoge muestras temporales, como la Sally Muir, hasta el 25 de marzo. Al fondo, cuenta con una sección de “arte para llevar”, con bisutería de Circo o Colindante (desde 30 euros) y vajillas de Nuria Blanco o Monika Leiden.

Interior de Batavia, tienda de diseño alojada en una antigua ferretería. ampliar foto
Interior de Batavia, tienda de diseño alojada en una antigua ferretería.

4 Un museo del diseño

Batavia

Un ejemplo de la renovación comercial del barrio es Batavia (Mejía Lequerica, 2; +34 915 94 22 33), tienda y estudio de diseño asentada en un flamante esquinazo que fue una antigua ferretería con almacén. Los propietarios comentan que es su carta de presentación en el barrio. Mantienen abierta también su tienda original en Serrano Anguita, 4, donde comenzaron hace dos décadas. Batavia es casi un museo (unos 400 metros cuadrados) donde adquirir o deleitarse con piezas rehabilitadas y de diseño contemporáneo, especialmente de procedencia danesa. Entre las firmas colaboradoras figuran Andrew World, Moooi, Moroso, Nanimarquina, Poliform, Vitra, Zanotta… Al frente de Batavia está Carlos Alonso, partícipe del estudio de arquitectura Ábaton de Pozuelo. Su pasión por Indonesia explica algunas de las rarezas expuestas, como una robusta pieza de madera concebida como cabecero de cama. Restauran muebles de muchos países y acuden a ferias continentales en París (Maison & Object), Milán, Colonia o Frankfurt. El equipo de este doble proyecto (unas 30 personas) cuenta con varios diseñadores, así como estudiantes del Instituto Europeo de Diseño (Flor Alta, 8). Realizan proyectos públicos, vivienda privada o, por ejemplo, el del vecino restaurante Sexto (Fernando VI, 6; +34 608 56 61 04). En la antesala de Batavia, en la denominada Sala Objeto, se encuentran desde las artísticas gafas de Nina Mûr a los irresistibles accesorios del británico Tom Dixon.

5 Diseño romántico a medida

Decolab

En Las Salesas el tiempo avanza lento y se cuida el detalle, como la rehabilitación del edificio Lamarca, en Fernando VI. A pocos metros de Batavia, en un antiguo paso de carruajes de la calle Hortaleza cuelga un retrato de grandes dimensiones de Benito Pérez Galdós. Al parecer, el novelista desarrolló en la entreplanta alguna actividad literaria. Aquel taller lo ocupa ahora el estudio Decolab (Hortaleza, 104; +34 913 76 66 04), que además es una luminosa tienda con vigas vistas de madera y finas cómodas, cerámicas, cojines, alfombras y monumentales lámparas de hoja de palmera traídas de Túnez. El estudio proyecta reformas integrales y diseños personalizados. “Salesas es un barrio con gusto que se está rehabilitando con todo lo mejor”, comenta el trío fundador, “das con gente que busca piezas únicas”. Han proyectado estands, una farmacia o una bodega, entre otros encargos. El más peculiar fue de un londinense: un trono tapizado en rosa. Justo al lado, encontramos Luciolé (Hortaleza, 104; +34 911 38 42 01), una tienda con miles de casquillos de colores, bombillas y cables. Incluso un kit para construir una lámpara en tu propia casa.

Escaparate de Doméstico Shop. ampliar foto
Escaparate de Doméstico Shop.

6 Firmas y delirios de mobiliario

Doméstico Shop

Doméstico Shop (Hortaleza, 102; 692 91 59 35) permite empaparse de firmas de mobiliario clásico y contemporáneo, como Vitra y Santa & Cole, o las españolas Sancal y Punt Mobles. Hay alguna silla mítica de Charles y Ray Eames, diseños del danés Arne Jacobsen y de Carl Hansen. También alguna lámpara de Louis Poulsen y de Le Corbusier. O los wooden dolls, 24 figuras de abeto de madera maciza creadas por el norteamericano Alexander Girard en 1952, que simulan paisanos y profesiones de la época. “Tenemos clientes del barrio, mayormente arquitectos y decoradores. Los turistas entran a ojear”, aseguran. El interiorismo de la tienda, abierta en 2015, es obra del estudio Zooco y suena música ambiental envolvente. “Hay clientes con gusto a los que no les importa gastar dinero en mobiliario, les gusta el diseño y mirar”.

Espacio Brut, en Las Salesas. ampliar foto
Espacio Brut, en Las Salesas.

7 Mobiliario y espacio de arte

espacioBrut

Braulio Rodríguez y José Cámara, alma del espacioBrut (Pelayo, 68; +34 910 25 89 63), son tienda, estudio de diseño e interiorismo y galería de arte. Cuentan con una divertida línea propia de mobiliario –muebles, sillas y cómodas– que se mezcla en la tienda (primer espacio del local) con estilosos flexos y lámparas de pie, una vajilla finlandesa de iitala o las solicitadas estanterías String. Dicen ser pioneros en incorporarlas a su catálogo. El estudio (segunda estancia) está presidido por una litografía-retrato del autor francés Jean Genet, realizada por Javier Pividal. La tercera zona de este espacio es galería de arte, donde exponen artistas y piezas de su propia colección.

Galería Guille García-Hoz. ampliar foto
Galería Guille García-Hoz.

8 De vajillas y animales

Guille García-Hoz

No es cerámica al uso suelen comentar quienes visitan a la galería de Guille García-Hoz (Pelayo, 43; +34 910 22 47 45), que expone originales y delicados diseños de vajillas. Dibujos de osos, elefantes, caballos, ciervos, cebras y demás animalario en platos, mesas y estanterías. Hay juegos de cerámica, loza y porcelana antigua francesa traída de algún mercado de pulgas. Y todas las criaturas tienen nombre: la elefanta Maribel (una champanera), la ballena María Cristina (un amplificador para el móvil), el mono Eliso (un soporte de pared) y el ciervo Gerardo, símbolo de la firma, un adorno de pared que es florero o revistero, exaltando la funcionalidad del diseño y el surrealismo. La serie Spanish food lleva dibujos de lo más típico de la cocina española: paella, churros, tortilla, cocido o huevos fritos. La galería expone piezas de otros artistas como Abraham Menéndez (Abe the Ape), Rubenimichi o Aitor Saraiba. Tiene catálogo en la web y ha hecho interiorismos y sesiones para revistas.

Interior de la tienda de diseño Schneider Colao.
Interior de la tienda de diseño Schneider Colao.

9 Piezas de coleccionismo

Schneider Colao

Una espectacular lámpara de araña de diseño italiano de Stilnovo da la bienvenida a este insólito museo del diseño. El estudio y tienda de Jesús Colao y Úrsula Schneider expone auténticas y exclusivas piezas de coleccionismo (entre 3.000 o 4.000 euros), que reúnen en un espacio de unos 80 metros. Colao, arquitecto, dice que Las Salesas es “un mini soho” en su momento más dulce, “que va camino de la explotación”. Asegura que los alquileres son medianamente asequibles, en comparación a otras ciudades. Tras media vida en Nueva York, abrió Schneider Colao (Belén, 2; +34 915 28 80 62) en el corazón del barrio en 2009, donde disfruta adquiriendo piezas de diseño italiano, alemán, danés o norteamericano, como la lámpara de cristal de Murano de Alessandro Mendini o una silla de los Eames de 1943. “Empecé trayendo diseño asequible, pero cada vez busco cosas mejores”, cuenta. Cree que la demanda del mueble se divide en “ultra lujo o ultra eficiencia”, cosas baratas de bazar. La tendencia es que “no haya un punto medio”, asegura.

The Interiorlist*, en Las Salesas.
The Interiorlist*, en Las Salesas.

10 Un estudio urbanita del mundo

The Interiorlist*

Un gabinete de curiosidades con más pinta de dúplex habitado por un ciudadano del mundo que de tienda. Así se define The Interiorlist* (Santo Tomé, 4; +34 911 26 54 93) en su web. La tienda del arquitecto mexicano Jean Porsche, de 80 metros y doble altura, mezcla colores, ambientes y muebles de medio mundo. Combina “elementos clásicos y líneas modernas”. También, accesorios: desde un set de velas a pingüinos de resina o butacas. Son distribuidores del diseñador americano Jonathan Adler y casi todas sus creaciones se pueden adquirir en la tienda, desde cajas de cerámica hasta joyeros y posavasos. También elaboran proyectos de hoteles, oficinas e instalaciones efímeras.

Una de las fotografía expuestas en YellowKorner, de Laurent Dequick.
Una de las fotografía expuestas en YellowKorner, de Laurent Dequick.

11 De Madrid a Nueva York

YellowKorner

En este local acristalado se eleva la fotografía a categoría de arte; ediciones limitadas que, cuanto más grande es el formato, más restringida es la tirada. Sus imágenes, de ocho temáticas diferentes, se distribuyen en mostradores y paredes. Paisaje urbano (como las del Centro Pompidu parisino), moda, sueños, celebridades, viajes y hasta imágenes deportivas. Las fotos de YellowKorner (Belén, 2; +34 917 02 65 72) parten de un formato básico de 43 x 53 centímetros (desde 60 euros) y llegan a los 2,25 x 1,80 (y 1.000 euros). Desde el mítico artista y retratista Man Ray a imágenes de la fotoperiodista Dorothea Lange. Entre los autores españoles, paisajes naïf de Luis Mariano González, y de la India de Sergio Villaquirán. Cerca, está el veterano estudio de fotografía CaprilePhoto (Argensola, 2; +34 913 10 44 18), de Pasquale Caprile (hermano del diseñador Lorenzo), experto en fotografía analógica, donde todavía se puede conseguir una lomo.

Interior del espacio Do, en Las Salesas. ampliar foto
Interior del espacio Do, en Las Salesas.

12 Tentaciones caseras

Do

El concepto de Do (Fernando VI, 13; +34 913 10 62 17) va más allá de la compra. Se trata de “un espacio en el que poder vivir una experiencia, pasear, tomar un café o simplemente observar e inspirarse”, detallan en su página web. Arte, moda y diseño conviven en 200 metros cuadrados diáfanos de aire industrial. Cerámicas, vajillas, mantelería, bisutería, zona expositiva, de gadgets, utensilios de cocina y papelería, zona de café y revistas. Una rara fórmula con éxito. Otra interesante y cercana tienda de accesorios es Ecomanía (Belén, 4; +34 913 19 00 90), abierta en 2000, donde se pueden encontrar desde papel reciclado hasta productos de comercio justo y sostenible, como un libro-lámpara o figuritas africanas.

Barra del bar Pinkoco.
Barra del bar Pinkoco.

13 Geles, cojines y quiches

Pinkoco

El italiano Piero Furia, de 33 años, llegó de Verona y abrió el pasado mes de septiembre esta doble propuesta de cosmética y decoración, además de un fino bar a unos 50 metros (abierto de 18.00 a 1.30). Conserva el suelo de baldosas hidráulicas. El concepto de Pinkoco (Santo Tomé, 8; +34 658 71 53 85) se basa en todo lo que tenga que ver con el estilo de vida, sumado al cuidado corporal, en un moderno local con dos estancias, articulado por una mesa central. A un lado, hay una estantería con espejos. También vemos velas, mikados, cojines… El cercano y bucólico bar (del mismo nombre), presenta una línea vegana de quiches salados y dulces traídos de Italia. Recomiendan las patatas con trufa y las tartas artesanas.

Espacio de 'coworking' La Cochera.
Espacio de 'coworking' La Cochera.

14 El señuelo del 'coworking'

La Cochera

Las Salesas es una caja de sorpresas donde la originalidad conlleva experiencias insólitas, como La Cochera (Hortaleza, 108, bajo 2; 913 10 05 88), el espacio de coworking del arquitecto Pedro Feduchi. Arriba está el estudio, y en la parte baja, seis plazas que alquila a creadores: directores de arte, interioristas, programadores… “La zona se está llenando de trabajo creativo, y los barrios se potencian a base de creatividad”, señala Feduchi, seguidor de algunas teorías del teórico estadounidense Richard Florida, reflejadas en el libro Las ciudades creativas. “Entre un sector creativo y otro productivo, ha salido adelante el barrio”, concluye.

Tienda y taller de joyas Lalabeyou.
Tienda y taller de joyas Lalabeyou.

15 Labrando joyas

Lalabeyou

No se trata solo de una pequeña tienda y taller de joyería, que ofrece clases de orfebrería. Lalabeyou también acoge exposiciones y en la entrada exhibe las cajoneras con diseños de la firma y de los alumnos de sus talleres. Piezas únicas de diversos materiales metálicos. El taller está al final del local, donde los esmerados aprendices se vuelcan sobre sus creaciones en una mesa compartida, bajo los flexos. Y en el local vecino, Popurridefua (Travesía de Belén, 2; 913 19 12 09), de la artista Paola Caprile (hermana también del diseñador Lorenzo Caprile), es tienda, galería y taller de pintura desde hace siete años. Trabaja con pintura ecológica inglesa y se orienta hacia el “tuneado de muebles”, según la propietaria.

Una de las mesas de La Europea, en Las Salesas. ampliar foto
Una de las mesas de La Europea, en Las Salesas.

16 Muebles franceses y suecos

La Europea

Un chaise longue, una mesa de época, lámparas y un espejo reciben al cliente en La Europea (San Gregorio, 17; +34 913 66 63 09), espacio dedicado a muebles del XVIII y XIX, principalmente franceses y suecos. No son partidarios de la palabra “vintage”, sino del diseño “antiguo y elegante”. Hace dos años que se mudaron del Rastro a Las Salesas. La dueña de este local, de unos 120 metros y aire romántico, es Eugenia Mateo. Su fuerte son las mesas. En la perpendicular está Mestizo (Piamonte, 4; +34 917 95 88 99), otra tienda de muebles con interiorismo de Luis Puerta y Juan Luis Medina (del estudio Madrid in Love, autores de otros locales) que exhibe muebles contemporáneos de la colección Mestizo. Ambos comercios, entre otros, se referencian en la web Salesas Village.

Piezas de la tienda de antigüedades Time Capsule.
Piezas de la tienda de antigüedades Time Capsule.

17 Antigüedades con historia

Time Capsule

El reducido espacio de Time Capsule (Belén, 7; 915 99 01 81) invita a un viaje al pasado. Su propietaria ha estado yendo durante los últimos años a mercados europeos en busca de “piezas que emocionen”. Se deja llevar por la intuición y sus conocimientos adquiridos a base de la lectura. Del escaparate cuelga una bombilla sobre una palabra en el cristal: “Vintage”. Todo aquí tiene más de 100 años, principalmente piezas de la época de Napoleón III (que reinó entre 1852 y 1870), el último monarca francés. Incluso más antiguas, como una caja de música de 1850. Hay porcelana y bisutería de 1882, y polveras de 1920. También, un broche esmaltado francés de 1930. “Todo pasa un registro”, asegura la propietaria, en relación a su autenticidad. Su clientela suele ser fija y funciona, asegura ella, por el boca a boca. “Detrás de cada objeto hay una narración”, cuenta, “es otra forma de revivir la Historia y los objetos”.

18 Butacones de época

El Anticuario de Belén

El Anticuario de Belén (Belén, 11; 913 10 15 61) lleva doce años abierto y fue de los primeros negocios en establecerse en la zona. Predominan las antigüedades francesas, para vender o alquilar en sesiones de moda o rodajes de películas. También hay sofás, lámparas, espejos, butacas art-déco. La dueña es propietaria, además, de la pastelería vecina Pomme Sucre (Barquillo, 49) y Oíta Café (Hortaleza, 30), dos referencias del barrio que aportan un toque dulce para finalizar este recorrido. 

Más información