Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las Tapas de Gonzalo, una pista en la plaza Mayor de Salamanca

Raciones, ensaladas, carnes y platos fríos y calientes para compartir

Ampliar foto
Comedor del restaurante Las Tapas de Gonzalo, en la plaza Mayor de Salamanca.

De entrada, no resulta fácil calificar este lugar, uno de los más concurridos de la hostelería salmantina. Aunque se trata de un bar de tapas dotado de un angosto comedor en la planta alta, puede entenderse como un restaurante contemporáneo, con barra y terraza a distintos niveles frente a la torre del reloj de la plaza Mayor de Salamanca. A partir de 2013, cuando cambió de nombre y su actual propietario, Gonzalo Sendín, reorientó las especialidades de su carta, quedó en evidencia su papel como hermano menor del emblemático Mesón de Gonzalo, en manos de la misma familia. Lugar desenfadado que no cierra ningún día y cuyas cocinas trabajan a todas horas, en particular los fines de semana.

Puntuación: 6,5
Pan 7,5
Bodega 6,5
Café 6,5
Ambiente 7
Aseos 6
Servicio 6,5
Cocina 6,5
Postres 6

A pesar de que en la barra y en su comedor, con capacidad para 30 personas, rigen cartas diferentes, sus especialidades, sencillas, pensadas para compartir, se sirven indistintamente en sus tres espacios según el día y los volúmenes de ocupación de la casa. Tapas frías y calientes, raciones, ensaladas, asados y carnes a la parrilla.

Destaca el pan, candeal, mediocre en tantos lugares, pero espléndido aquí, que proviene de un obrador del vecino municipio de Arapiles, complemento del gran AOVE (aceite virgen extra) de la casa y de varios aperitivos, en especial el lomo ibérico. Es magnífico el jamón, que en un lugar que defiende la cultura del ibérico debería ofrecerse con indicación de la campaña, su fecha de añada. Son notables las croquetas de jamón, sabrosos los callos, correctos los calamares a la andaluza y también las mollejas de lechal encebolladas.

Otra de sus especialidades son las patatas bravas, aunque ganarían si se sirvieran solo con la auténtica salsa que ocupa el fondo del cuenco, humilde, deliciosa, elaborada con caldo de cocido, harina y pimentón picante, sin el alioli que las cubre.

ampliar foto
'Steak tartar' del restaurante Las Tapas de Gonzalo (Salamanca).

La devoción de Sendín por los productos locales incide de pleno en las carnes. Merecen la pena las manitas de cerdo sobre crema de boniato, y cumplen con lo esperable la hamburguesa, el steak tartar y el entrecot de vaca morucha, raza rústica salmantina. Por el contrario, el secreto de cerdo ibérico se presenta incomprensiblemente reseco.

Entre los postres, resulta aceptable el flan de leche condensada, y muy conseguida la torrija con helado de yogur al chocolate blanco.

Al hacer la reserva conviene tener en cuenta que, al fondo, junto a la barra, existen tres mesitas para dos comensales muy disputadas. En el comedor nada mejor que sentarse en alguna de las dos mesas junto a la ventana, con vistas excepcionales sobre la plaza Mayor.

Las Tapas de Gonzalo

  • Dirección: Plaza Mayor, 23. Salamanca.
  • Teléfono: +34 923 27 13 53.
  • Cierra: ningún día
  • Precio: entre 40 y 50 euros por persona. Menú, 18 euros. Croquetas, 10,80 euros. Callos, 10 euros. Cochinillo asado, 21 euros. Torrija con chocolate blanco, 5,50 euros.

Más información